Ante México, con ilusión renovada

El actual líder mexicano en la eliminatoria de la Concacaf siempre ha salido victorioso o ileso del Estadio Rommel Fernández. Hoy Panamá se enfrenta ante la escuadra azteca tratando de repetir una velada difícil de superar como las de 2005 (1-1), 2013 (0-0) y 2016 (0-0); y en el fondo con la ilusión renovada del encuentro, ¿por qué no? – con el día en que la alegría sea plenamente panameña.

Para algunos jugadores del equipo canal, entre los que se encuentran Alberto Quintero y Aníbal Godoy, sería la última oportunidad de probarlo en una eliminatoria mundialista jugando en casa con su afición en la grada porque solo la tendrían de frente, en la evento que ocurrió. , para la Copa del Mundo 2030; México, al igual que Estados Unidos y Canadá, están clasificados de antemano como países anfitriones del Mundial tripartito de 2026 y lógicamente no jugarán esa eliminatoria.

Como toda pretensión, ante un gran rival, se requerirá un alto nivel de fútbol, ​​exigencia física y mental para llegar a la portería, porque México juega bien, con regularidad o «por debajo de su nivel», como tienden algunos de sus comentaristas deportivos. para describir. Cuando no están contentos con su actuación, ha llegado a los seis puntos disputados hasta el momento y desde el Mundial USA 94 lleva siete ediciones sin perderse la máxima cita entre selecciones.

Credenciales de hoy

Panamá firmó su mejor partido colectivo del ciclo Christiansen contra Costa Rica, por lo que el resultado final 0-0 se sintió más amargo que agradable porque no hubo mayor premio para quien se expresó mejor en el campo de juego. El fútbol suele ser indolente con quienes no ejercitan la eficiencia.

Contra Jamaica lució más asertivo porque el partido se abrió temprano con el impecable gol de Andrés Andrade, a los 14 minutos, que le permitió administrar los tiempos de juego a favor temprano, evitando el desgaste adicional que implicaba insistir en abrir o igualar un largo. término marcador adverso.

Y quizás la frase que mejor resumió los cuatro puntos sumados en los dos partidos es la del técnico Thomas Christiansen con su definición de «Panamá fue un equipo solidario». Es cierto, el esfuerzo de todos los jugadores que intervienen en el terreno de juego para conseguirlo fue notorio. Esto les permitió un mejor desempeño defensivo con las líneas más juntas, moviéndose ofensivamente al unísono y encogiéndose cuando la pérdida del balón fue un crack como contra Costa Rica, que jugó «agachado» esperando un error específico nuestro.

También es cierto, sin desmerecer los méritos de la selección, que la estrategia de la Costa Rica de Luis Fernando Suárez le permitió jugar más a Panamá, dándole la posesión del balón y la iniciativa del juego, especialmente en la segunda parte.

Asimismo, a Jamaica le tomó tiempo salir de su propia confusión, que se vio agravada por el segundo gol, el “sello” de Rolando Blackburn, y cuando los caribeños lograron reencontrarse en el último cuarto del partido, provocando peligro en la portería. defendido por Luis Mejía, el desgaste físico reveló algunas inexactitudes. El marcador de Cecilio Waterman enterró, con el 3-0 definitivo, los temores de la llegada del gol de descuento jamaicano. Habrá que ver cómo responden los panameños sintiéndose más incómodos, si la iniciativa desde el inicio con mucha presión es asumida por los mexicanos.

La escalera es larga

Los resultados positivos en el fútbol tienden a encenderlos y exagerarlos rápidamente; Un par de malos resultados futbolísticos también arrojan suficiente agua helada para sacar una montaña y pasar rápidamente al otro extremo, el de la crítica implacable y desproporcionada.

Tras la victoria por 3-0 ante Jamaica, se ha escuchado alguna voz en los medios exagerando lo logrado, como si ya se marcara una diferencia a favor de la Selección de Panamá para sentirse con un pie en Catar 2022.

El objetivo es llegar ahí, eso es indiscutible en la finalidad, pero los resultados hasta el momento, donde los empates han prevalecido más que las victorias, están sugiriendo que la disputa, sobre todo por el tercer puesto y la opción de disputar los playoffs será más difícil. y cambiante en la clasificación de lo esperado. Por tanto, llegar con la opción abierta a la calificación en la última fecha, 30 de marzo de 2022, también debe verse como un viaje que también merecería un reconocimiento.

La escalera es larga y cada escalón que se pise dependerá del acierto de los jugadores y de la lectura adecuada que realice el cuerpo técnico del oponente y del momento particular de cada partido. Por ejemplo, se notó en el partido contra Costa Rica que los técnicos tardaron en entender que Roberto Blackburm era tan conocido por los defensores costarricenses – había jugado en su liga profesional – que era controlado y predecible en sus movimientos todos. el tiempo a los defensores, obligándolos a lateralizar y dejando el juego panameño sin penetración directa en la línea de ataque.

Su sustitución hasta los 80 minutos de juego, sumada al dominio panameño del momento, contribuyó a pisar con más frecuencia el área costarricense, desalojándolos y anotando frente a Keylor Navas. De confiar en los detalles, o aprovecharlos puntualmente, el fútbol también vive.

Mantener el nivel competitivo

Para consolidar el buen nivel competitivo que ha presentado la selección nacional en estos dos partidos iniciales, es importante que hoy deje sus acciones en su lugar, como un mensaje positivo hacia lo interno y externo, desde lo psicológico y deportivo al propio grupo, la afición, rivales etc., que han recuperado su faceta de equipo «complicado» de enfrentar en Concacaf, que se desvanece desde 2019 bajo la dirección de Rubén ‘Tolo’ Gallego.

Una faceta que alcanzó picos de alto rendimiento durante la dirección técnica de Julio Dely Valdés, destacando los dos únicos triunfos de Panamá sobre México, en 83 años de enfrentamientos, tanto en la Copa Oro 2013 como por idéntico marcador de 2-1; más los dos partidos de clasificación 0-0 para la Copa del Mundo en Rommel Fernández y una estrecha derrota por 2-1 en la Ciudad de México.

Un dato para no restar mérito ya que México vivía un momento particular en su fútbol con la obtención de la medalla de oro en fútbol en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y el técnico José Manuel ‘Chepo’ de La Torre daba señales de tener un equipo consolidado por alcanzar. Brasil 2014 sin dificultad. Panamá comenzaría a torcer su camino desde esa Copa Oro y luego estaría a minutos de dejarlos afuera en la última fecha de la eliminatoria.

Con el técnico colombiano Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez, Panamá obtendría su máximo logro, como asistir a su primer Mundial de Rusia 2018, además de mantener ante los mexicanos, tanto en partidos oficiales como amistosos, una estadística de reñido y reñido. resultados cuya mayor exposición internacional sería el vergonzoso triunfo 2-1 de México en la semifinal de la Copa Oro 2015, impulsado por el descarado árbitro estadounidense Mark Geiger.

Esta noche en Rommel Fernández el equipo mexicano será, como siempre, un gran favorito para ganar. Ni las ausencias de algunos jugadores ni la de su entrenador principal, ‘Tata’ Martino -con tres partidos y tres victorias ante Panamá- disminuyen su poderío.

Pero eso será lo de menos si los jugadores alimentan su espíritu competitivo recordando los mejores momentos panameños en los anteriores duelos recíprocos, exponiendo nuevamente hoy, junto a su talento, el cuerpo de “equipo solidario” que se ha manifestado como un plus en los dos anteriores. partidos. Esto hace que sea más posible dar el siguiente paso con firmeza nuevamente.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *