Preloader

Nuestro sitio web utiliza cookies. Una cookie es un pequeño archivo de texto que se almacena en tu ordenador o dispositivo móvil cuando visitas nuestro sitio. Las cookies nos permiten recordar tus preferencias y ofrecerte una experiencia personalizada.

Bellingham redibuja al Real Madrid

El verano aún es joven y el fútbol de pretemporada, desinhibido y lento al compás de la vida en julio, poco se asemeja al competitivo. Sus tiempos de prueba y error donde por vez única en la campaña los resultados no alarman al personal; tiempos de mil sustituciones sobre estadios de béisbol al otro lado del Atlántico, excéntricas variaciones tácticas, fichajes, despedidas e ilusiones canteranas. Las plantillas son inciertas, bocetos simples de la obra final pero, aunque la rueda apenas ha comenzado a girar, algunas evidencias parecen ser innegables. Algunas de ellas afloran en el Real Madrid, quien con la llegada de Jude Bellingham -y las renovaciones de Kroos, Modric y Ceballos- amasó un sinfín de hombres importante en la medular. Ante este amontonamiento centrista, Carlo Ancelotti reaccionó con un cambio de sistema en el primer amistoso del curso ante el Milan: El clásico 4-3-3 con el que el Real Madrid labró sus éxitos recientes viró hacia un 4-4-2 con los cuatro mediocampistas en formación de rombo.

En esta victoria blanca en el Rose Bowl de Pasadena, secundado por Kroos desde el pivote, y Camavinga allá Valverde desde ambas alas, Bellingham activó una buena primera hora como jugador del Real Madrid desde la mediapunta, una posición que, como dijo su entrenador en la rueda de prensa posterior al encuentro, le permite vivir cerca del área. “Para el sistema que hemos usado, él será el número diez; Pero si jugamos con un 4-3-3, será interior por la derecha. El equipo debe acostumbrarse a la calidad de Bellingham”, confirma el italiano desde California. Precisamente desde el interior diestro brilló un Valverde que, al margen de su doblete, que cuando demuestra un nivel físico superior al restaurante es un futbolista realmente determinante. Por otra parte, en comparación con los últimos tiempos, este nuevo dibujo también está sujeto a la escasez de opciones en el punto de ataque. Ante el Milan, Ancelotti probó de inicio a Joselu, como delantero posicional, junto a brahim diaz (este sí, con libertad absoluta de movimientos). Y más, frente al equipo donde ganó el regreso al Santiago Bernabéu, la alegría entre líneas del enganche malgache fue uno de los alicientes principales de un partido irrelevante.

Sin embargo, mientras el futuro de Kylian Mbappé vuelve a teñirse de una tediosa incertidumbre, los dos actores principales del 14 veces campeón de Europa son Vinicius allá Rodrygo. El primero, autor en la madrugada del lunes del gol de la victoria tras una bella asistencia de Modric, partá desde la izquierda tanto en la hipotesis ofensiva de dos delanteros como en la de tres. In cambio, el caso de Rodrygo es distinto. Al margen de ser el extremo derecho habitual en el 4-3-3, la marcha de Benzema ha propiciado que el polivalente ataque brasileño se haya considerado por Ancelotti como el nueve referencia: “Si jugamos 4-3-3, el delantero referencia debe ser Rodrygo y por fuera tenemos a Valverde, Guler… Tenemos opciones . También tenemos la opción de jugar con mediapunta y delantero, y en este caso Bellingham-Rodrygo es la mejor opción”, comentó el técnico de Pasadena.

Tampoco descarta el italiano la opción de jugar con double pivote para acomodor al joven inglés a la mediapunta y seguir abrazando una línea ofensiva de tres hombres.

By Samuel Suarez

Relacionados