Preloader

Nuestro sitio web utiliza cookies. Una cookie es un pequeño archivo de texto que se almacena en tu ordenador o dispositivo móvil cuando visitas nuestro sitio. Las cookies nos permiten recordar tus preferencias y ofrecerte una experiencia personalizada.

Consecuencias del teletrabajo en la salud mental

Consecuencias del teletrabajo en la salud mental

El cansancio, la fatiga mental y física, así como la incertidumbre del futuro de las diversas industrias en un contexto post-pandémico, ha impactado en el aumento de casos de estrés laboral en diferentes países, incluido Panamá. Según la encuesta de ‘Condiciones de trabajo y salud’ (julio de 2021), elaborada por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y la Confederación Sindical de Comisiones Obreras (Ccoo) de España en la que participaron 25 mil 100 personas, el 23 , El 9% de los trabajadores utilizan sedantes y han sufrido altos niveles de estrés laboral desde el inicio de la pandemia.

El miedo a la pérdida del empleo, las pocas vacantes en diversas empresas para obtener un puesto y la necesidad de un mejor salario para los gastos personales / familiares, así como los problemas para un descanso saludable se convirtieron en las principales alertas en las personas que sufren estrés. labor. Más allá de la salud física, que fue atacada en el último año, el 60% de los encuestados indicó que la salud emocional había sido la más afectada durante la pandemia y las largas jornadas de trabajo a distancia. Este porcentaje crece diez puntos más en el caso de los trabajadores jóvenes.

El número de trabajadores en alta tensión también estuvo en aumento durante los primeros meses de 2021. El estudio realizado definió el término «alta tensión» en el contexto laboral como «altas exigencias en el trabajo, es decir, tienes más trabajo que tú». puede permitírselo. puede hacerlo en el tiempo asignado ”. Los autores del estudio señalaron que al no tener un plan preventivo para riesgos laborales específicos, aumentan los porcentajes de padecer problemas físicos y psicológicos, como enfermedades del corazón (34% más frecuentes) , infarto cerebral (24% más frecuente), asimismo, padecen ansiedad y depresión (82% más frecuente), según recopila el diario El Periódico.

Se prevé un escenario de aumentos de enfermedades mentales y baja salud psicoemocional en América Latina, según el medio internacional DW, donde entre el 50% y el 70% de la población no tiene acceso a los servicios públicos de salud mental. El psiquiatra y profesor de la Universidad del Rosario en Colombia Rodrigo Córdoba señaló a DW que se puede prever una “cuarta ola”, es decir, “que después de todo esto, aparecerán cifras más altas de depresión, con los desenlaces que pueden implicar como suicidio; trastornos de ansiedad, como el trastorno de estrés postraumático y el trastorno de ansiedad generalizada y, sin duda, lo que algunos no llaman enfermedad sino problemas, como el aumento del consumo de sustancias y el aumento de la violencia ”.

En mayo de 2020, la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt) publicó una Guía para el manejo del estrés laboral frente al covid-19, que destaca la detección de síntomas de estrés laboral: Irritabilidad, enfado, adopción de una negación, incertidumbre, ansiedad. , falta de motivación, sentirse abrumado, sobrecargado o mentalmente agotado; también tristeza o depresión, dificultad para dormir o concentrarse.

Entre las medidas para tratar estos síntomas, Senacyt señaló: Comunicar a sus jefes o compañeros de trabajo directos las inquietudes y miedos que siente, con miras a encontrar soluciones a los indicadores de estrés; Asimismo, realizar una “pausa de trabajo activa”, que consiste en una serie de movimientos que incluyen estiramientos y calentamiento. Su práctica ayuda a reducir la tensión muscular, prevenir lesiones musculoesqueléticas, reducir el estrés, la sensación de fatiga, mejorar la atención y concentración, así como mejorar la postura.

Sin embargo, el aumento del estrés laboral también requiere una mayor inversión en programas de prevención de la salud mental en los países de América Latina, como dijo a DW Santiago Levin, presidente de la Sociedad Argentina de Psiquiatras. “La mayoría de los países invierten muy poco en salud y menos aún en salud mental”, dijo, “los fondos para la salud a menudo quedan atrapados en intereses políticos. La inversión en salud tiene efecto mucho después de que finalicen los mandatos presidenciales, por lo que se dejan de lado las políticas estructurales y de largo plazo ”.

El ‘burn-out’ y la búsqueda de apoyo

Para el psicólogo panameño Alejandro Carrasquilla, este fenómeno se deriva de esa lección: «todo en exceso es malo». En medio de meses de cambios intermitentes en las industrias laborales y en el sector económico, el burn out ha cobrado protagonismo, aunque muchos trabajadores no lo detectan al principio.

Este «fenómeno ocupacional», categorizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se caracteriza como un «síndrome conceptualizado por el estrés laboral crónico que no se resuelve con éxito», y se divide en tres partes: sensación de falta de energía o fatiga, mayor distancia mental del trabajo, negatividad o cinismo sobre el trabajo; y reducción de la eficiencia profesional.

Carrasquilla dijo a este diario que dada la «nueva normalidad», la gente «se ha ido al extremo de la locura, y no necesariamente por su propia voluntad». “Ha habido muchos abusos por parte de empresas y trabajadores también, al no reconocer la diferenciación del lugar de trabajo con el hogar dentro del trabajo remoto”, señaló, “y la palabra ‘cuarentena’ fue llevada a un extremo malsano, restringiendo las actividades sociales inútiles. contacto. Además, las redes sociales y sus mensajes tóxicos se han convertido en la principal fuente de socialización para muchos en este momento ”.

«En caso de hacer ‘home office’, es recomendable cambiar de ubicación física (…) o volver a la oficina al menos dos días a la semana para empezar a compartir con compañeros»
LILIANA MORONI,
MÉDICO COORDINADOR

Con un panorama cada vez más inclinado hacia un formato híbrido o mixto (blended), la psicóloga enfatizó que esta no será la “solución directa” para quienes ya padecen estrés laboral, sino que “medidas cómodas para trabajadores y empleadores, sin afectar el desempeño profesional ”. Pero esto no se ha realizado correctamente, como explicó Carrasquilla: “De nada sirve tener un formato mixto si hay un jefe que no respeta los horarios ni la cantidad de tareas asignadas; Además, el estrés nos puede ayudar si se maneja correctamente, pero si no, puede ser perjudicial para la persona a nivel mental y emocional ”.

En medio del aumento de los casos de estrés laboral, se habilitó la línea telefónica 169, a través del Senacyt, que promovió el apoyo a personas con estrés o que requirieran ayuda psicológica profesional. Carrasquilla participó de este programa, quien indicó que estaba «subutilizado» y las llamadas «disminuyeron por falta de promoción de la línea. En Panamá hay una subcultura de buscar apoyo profesional para temas de salud mental que no maduran», señaló. , “Se busca más al vecino, a los amigos o familiares para cubrir necesidades que de esta forma no se pueden cubrir, mientras que los profesionales se ven como una alternativa a evitar”.

Y ante la falta de programas de apoyo a la salud mental pública, la psicóloga destacó que el «chip cultural» debe cambiar y moverse de «la zona de confort para detectar la raíz subyacente de los problemas psicológicos y emocionales» que han surgido con la pandemia debido a el nuevo coronavirus. «Panamá es una ciudad marcada por la evasión emocional y personal, normalizando la locura mental o emocional y sin prestar atención a diversos problemas que pueden derivar en síntomas depresivos y, en el peor de los casos, suicidio».

«Somos muy dados a las soluciones ‘firewall’, que impactan, pero no se resuelven y se vuelve a lo mismo», agregó, «hay políticas públicas, manuales, instructivos y capacitaciones para profesionales, pero hay No hay conexión entre la preocupación y un seguimiento concreto para terminar con este círculo vicioso. Además, hay memorias generacionales de nuestro país que nos han hecho pensar que ser fuertes significa ignorar nuestras necesidades y deficiencias emocionales y de salud mental ”.

Medidas para contrarrestar el estrés

La estigmatización ante la presencia de profesionales de la psicología en las áreas de trabajo aún se percibe en algunas empresas, según la firma One Poll encontrada en su reciente estudio realizado en países como Chile, Brasil, México y Argentina. Si bien la muestra recogió las opiniones de más de 2.000 trabajadores, los resultados indicaron que: “Casi 3 de cada 5 trabajadores afirman que sigue existiendo un estigma en torno a la búsqueda de ayuda por un problema de salud mental en el lugar de trabajo. ”.

¿Por qué? Pues según el informe ‘Panorama 2021: el impacto en la salud mental que nos deja el COVID-19’ del técnico superior de higiene y seguridad en el trabajo Federico Guillán, el 62% de los encuestados afirmó que sus superiores “los juzgarían si fuera necesario tiempo para tratar problemas de salud mental ”y el 54% argumenta que“ los problemas de salud mental no son razones suficientes para ausentarse del trabajo ”.

El apoyo de los gerentes de la empresa es necesario para redefinir la cultura y las costumbres en el lugar de trabajo, prevenir el desgaste de los empleados y apoyar programas de ayuda psicológica para quienes lo requieran. «Se necesita tiempo para el ocio, porque eso nos permite reestructurar nuestro cerebro, y si no se alimenta de una pausa podría provocar un» cortocircuito «, apuntó Carrasquilla,» que deteriora las funciones desde el centro cerebral, y lo haría «. agravar el estrés. «.

También sucede que algunas empresas están ‘enfermas’ de los pisos superiores de la jerarquía, lo que afecta a los pisos inferiores, y estas no aceptan conversaciones sobre el cambio en su cultura, lo que provoca una brecha entre lo necesario para los empleados y los límites. de la demanda ”, agregó.

Además de incluir equipos de gestión psicológica dentro de las empresas, Liliana Moroni, coordinadora del Equipo de Psicopatología del Centro Médico Fitz Roy, destacó al portal de investigación UniDiversidad: “se recomienda ir a un gimnasio, tomarse un tiempo para disfrutar de un almuerzo saludable , salir a caminar, entre otras cosas. Bajar las expectativas o metas propuestas para que sean realistas y acordes con las verdaderas posibilidades ”.

Asimismo, enfatizó la práctica de la autoevaluación en el trabajo: “Notar los pequeños logros, darles visibilidad, no minimizarlos, sino resaltarlos y pensar que merecen ser celebrados para compartirlos con compañeros, amigos y familiares es clave. En este momento cuando se abren las restricciones, es recomendable, en caso de oficina en casa, cambiar de lugar físico, ir a un bar, a la casa de un familiar o regresar a la oficina al menos dos días a la semana para empezar a compartir con compañeros. ”.

Moroni también enfatizó que junto a las medidas de vacunación adoptadas por empresas multinacionales como Google o Facebook para la modalidad de trabajo híbrido, las empresas locales “deben implementar diversas herramientas como charlas, talleres, capacitaciones guiadas por los líderes de los sectores más afectados, entre otros. ”, Para minimizar el aumento de trabajadores estresados ​​o al margen de los problemas de salud mental.

By Samuel Suarez

Relacionados