La llorona del 25 de agosto de 2021

«[…] debemos entender la diferencia entre el éxito de la «televisión» y el de la «vida real», porque si no lo hacemos, muchos crecerán creyendo que la vida es como un programa de televisión «

Hay muchas historias de profesionales, artistas o innovadores, que lucharon durante años antes de lograr el éxito. ¿Es esto «suerte» o, más probablemente, un proceso de superación personal y trabajo duro hasta alcanzar la calidad suficiente para poder estimarlo adecuadamente? El éxito a menudo viene después de muchos fracasos. Por ejemplo, Edison realizó más de mil pruebas para crear una bombilla que no se quemara. ¿Y si, después de cien pruebas, se hubiera rendido, todavía estaríamos viviendo bajo una vela?

En los últimos años, los programas de juegos de televisión se han vuelto populares, ya sea cantando, cocinando, bailando, ninja o cualquier otro talento excéntrico que pueda traer «ratings». En general, este tipo de contenido de «realidad», popular en todo el mundo, se puede ver de manera positiva: exponiendo talentos que de otra manera no se descubrirían, así como negativamente: creando una generación de jóvenes que sobrevalora el «talento natural», Creer que es el único ingrediente para alcanzar el éxito, que debe llegar rápido, de lo contrario “nunca llegará” ¿Podría esta cultura de la instantaneidad, basada en el mérito, reducir el valor del trabajo duro y la superación personal?

En mi opinión, esta cultura ya ha contribuido negativamente a nuestra sociedad al dividirnos en tres grupos de personas:

Primero los «ganadores»: aquellas personas «juzgadas», sin criterio profesional, sin preparación y esfuerzo, creyendo que para triunfar no es necesario esforzarse, porque la fama les ha sido dada en «bandeja de plata». Hacer frente al éxito también requiere un proceso de desarrollo del carácter y la integridad. Para muchos es tan abrumador que conduce a la depresión, al consumo de drogas e incluso al suicidio.

En segundo lugar, los «perdedores»: los cientos, incluso miles, de rechazados que creen que no son lo suficientemente buenos y tienen que lidiar con la frustración de que simplemente no fueron aceptados. Estos «perdedores» no tienen en cuenta consideraciones no del todo puras, como la subjetividad y la suerte. Los programas de talentos se basan en «ratings» y menos en el talento, incluso siendo influenciados por sus patrocinadores o quizás por una agenda social o política. Entonces se desarrolla una cultura de darse por vencido, porque pensarán: «Lo intenté y estos jueces, que tienen éxito y saben de lo que están hablando, me han dicho, después de juzgarme por unos segundos, que no soy lo suficientemente bueno». «

Y finalmente, el grupo más grande e importante, su audiencia: esos millones de personas que desarrollan paradigmas erróneos como: «perder» es un fracaso personal, la fama es lo más importante, el talento es necesario para «ganar» y lo más popular y perjudicial: no es necesario trabajar duro para tener éxito.

¿Realmente queremos vivir en una sociedad que no promueva el valor del fracaso y la perseverancia? Y si una persona se rinde, no importa cuánto lo intente, ¿nuestra sociedad debería aceptarla como un perdedor para siempre? El refrán popular dice que «el éxito es un 1% de inspiración y un 99% de transpiración». Si esto es cierto, el talento tiene muy poco que ver con el éxito de una persona. ¿Queremos formar una generación de niños que, cuando se les pregunta qué quieren ser de mayores, responden “ser famosos”, como si se tratara de una profesión?

Es nuestro deber como sociedad cambiar esta percepción. Debemos educar a nuestros jóvenes para que aspiren al éxito, pero también para enfrentar el fracaso, como un boxeador aprende a golpear, pero también a recibir y levantarse cuando se cae. Debemos inspirarlos a seguir su pasión y no necesariamente esas profesiones popularizadas por la televisión. Debemos enseñarles lo que es el trabajo duro y la perseverancia, la superación constante, sin atajos, y que está bien fallar de vez en cuando, porque así es como mejoramos. Al no promover estos valores, corremos el riesgo de crear una generación frustrada y deprimida por no lograr un éxito rápido. Además, debemos entender la diferencia entre el éxito de la «televisión» y el de la «vida real», porque si no lo hacemos, muchos crecerán creyendo que la vida es como un programa de televisión.

Arquitecto

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *