El primer vuelo chárter para impulsar el

“Según el Minsa, en 2020 se reportaron 1.844 embarazos más que en 2019, entre los 10 y los 19 años. Todavía no asistimos a educación sexual en el sistema escolar”.

“En este Día Internacional celebramos y honramos a los millones de niñas de todo el mundo que rompen las barreras de la desigualdad y logran romper los prejuicios en los que con demasiada frecuencia desean encerrarlas”, Audrey Azoulay, directora ejecutiva de la Unesco, con motivo del Día Internacional de la Niña.

El 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 66/170 en la que declaró el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña, con el objetivo de reconocer los derechos de las niñas y los problemas extraordinarios. que enfrentan las chicas de todo el mundo.

Van a la escuela, ayudan en casa, trabajan en fábricas, hacen amigos, cuidan de parientes mayores y más jóvenes y se preparan para asumir las responsabilidades de la vida adulta. Las niñas desempeñan una variedad de roles en el hogar, la sociedad y la economía.

Si bien la vida de las niñas está mejorando constantemente, muchas de ellas todavía sufren prácticas horribles, como la mutilación genital femenina, la preferencia por un hijo varón, que a menudo resulta en infanticidio femenino, así como el matrimonio infantil, la explotación y el abuso sexual. Además, las niñas son más propensas a sufrir discriminación cuando se trata de recibir alimentos o atención médica y, a menudo, los niños las superan y las desplazan en todos los ámbitos de la vida.

La Niña fue una de las 12 áreas de enfoque principales destacadas en la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing de 1995, que concluyó con nueve objetivos estratégicos identificados como un medio para hacer que los gobiernos rindan cuentas por los derechos de las niñas. .

“Si bien la vida de las niñas mejora constantemente, muchas de ellas todavía sufren prácticas horribles, como la mutilación genital femenina, la preferencia por un hijo varón. […]»

La educación de las niñas no se trata solo de lograr que asistan a la escuela. También se trata de garantizar que aprendan y se sientan seguros en la escuela; completar todos los niveles de educación, adquiriendo las habilidades necesarias para competir eficazmente en el mercado laboral; adquirir las habilidades socioemocionales y para la vida para funcionar y adaptarse a un mundo en constante cambio; tomar decisiones sobre su propia vida y contribuir a sus comunidades y al mundo en general.

Las niñas de todo el mundo exigen una vida libre de violencia de género, así como acceso a la salud, desarrollo de habilidades, reconocimiento e inversión como líderes del cambio social.

Paradójicamente, en Panamá las niñas, niños y adolescentes son más pobres (33,6%) que la población en general (19%), según el Índice de Pobreza Multidimensional. Probablemente porque nacen más bebés en hogares pobres que en aquellos con ingresos más altos. Sin embargo, como sociedad debemos preocuparnos por la calidad de vida de la generación de reemplazo. Se supone que son el futuro del país.

Al mismo tiempo, el embarazo precoz, que afecta a niñas a partir de los 10 años, es sumamente preocupante. Hay niñas menores de 15 años que ya han tenido más de un hijo. Según el Minsa, en 2020 se reportaron 1.844 embarazos más que en 2019, entre los 10 y los 19 años. Seguimos descuidando la educación sexual en el sistema escolar. Algunos argumentan que esto depende de la familia. Pero resulta que la dimensión con mayor aporte a la pobreza multidimensional es el indicador de cuidados, actividades infantiles y recreación. Estamos haciendo algo mal en Panamá.

Directora del Instituto de la Mujer de la Universidad de Panamá.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *