El conocimiento científico se traduce en salud

La panameña Karen Courville es una especialista en medicina interna y nefrología -especialidad que se dedica a la evaluación de la función renal- que ha encontrado en la investigación clínica un espacio para profundizar en el conocimiento de la enfermedad renal crónica (ERC) y ofrecer tratamientos innovadores a los pacientes.

Como director del programa de nefrología y diálisis y jefe de la unidad de hemodiálisis y diálisis peritoneal del Hospital Dr. Gustavo N. Collado de la Caja del Seguro Social (CSS), en Chitré, Herrera, y miembro del Instituto de Ciencias Médicas (ICM). ) de Las Tablas, la Dra. Courville busca respuestas a sus preguntas a través de la investigación clínica sobre ERC y covid-19.

Hasta la fecha, ha sido autora y coautora de 23 investigaciones publicadas en prestigiosas revistas científicas indexadas. “Trabajar en equipo hace posibles los proyectos y me ha permitido desarrollar mi curiosidad científica para que nuestras ideas de investigación dejen de ser sueños y se materialicen. Al investigar podemos mejorar o protocolizar un tratamiento que pueda beneficiar al paciente y al sistema de salud ”, dice el médico, quien, desde ayer jueves 2 de septiembre, se desempeña como presidente de la Sociedad Panameña de Nefrología e Hipertensión (SPNH). .

Recientemente, el Dr. Courville ganó convocatorias de la Dirección de Investigación y Desarrollo de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación para desempeñarse como investigador principal de dos proyectos. Uno se titula “Covac Diálisis Panamá”, que analiza los efectos adversos relacionados con la aplicación de las vacunas covid-19 y su eficacia en pacientes en hemodiálisis y diálisis peritoneal en las 14 unidades de diálisis de la CSS durante 2021.

Este proyecto es coordinado por la SPNH, y en él participan 21 investigadores, entre ellos nefrólogos, una especialista en enfermedades infecciosas (Dra. Maydelin Pecchio) y una epidemióloga (Dra. Virginia Núñez-Samudio), y el equipo de enfermería de cada unidad de hemodiálisis.

Para el estudio se han reclutado 1.300 pacientes que tienen al menos una dosis de vacuna contra el covid-19, y los resultados parciales del proyecto se comunicarán en breve una vez hayan cumplido seis meses desde la aplicación de la primera puesta. Es una investigación prospectiva y requiere consentimiento informado.

Cerca de 850 millones de personas en el mundo padecen algún grado de insuficiencia renal crónica, y más de 50 millones en América Latina y el Caribe padecen esta afección, según la Organización Mundial de la Salud. En Panamá, uno de cada diez adultos recibe este tipo de diagnóstico.

Frente a la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, la investigación internacional muestra que las personas con ERC tienen tres veces más probabilidades de tener síntomas graves de covid-19 que otras, y que tienen una mayor prevalencia de hipertensión y diabetes, las cuales son condiciones asociadas con una mayor mortalidad por covid-19

Debido a la alta carga de la ERC, el impacto del covid-19 en personas con enfermedad renal crónica será grave, menciona la investigación “Carga mundial, regional y nacional de la enfermedad renal crónica, 1990-2017: un análisis sistemático para la carga mundial of Disease Study 2017 ”, publicado en The Lancet el año pasado. De ahí la importancia de que esta población esté vacunada para prevenir el covid-19, enfatiza el Dr. Courville.

Provincias centrales

Los riñones se consideran los filtros del cuerpo porque son los órganos encargados de reabsorber los nutrientes y excretar sustancias de desecho en la orina. Todos los días, la sangre pasa por el riñón unas 40 veces. Estos dos órganos mantienen el equilibrio ácido-base, controlan el estado del calcio y el fósforo, producen hormonas que ayudan a la producción de glóbulos rojos, regulan la presión arterial y determinan el volumen corporal, explica el Dr. Courville.

UNA MUJER EN CIENCIA
La Dra. Karen Courville es doctora egresada de la Universidad de Panamá, y tiene una especialidad en medicina interna y una subespecialidad en nefrología realizada en el Complejo Hospitalario de la Caja del Seguro Social. Realizó estudios de investigación en nefrología en el Instituto de Investigaciones Farmacológicas Mario Negri en Bérgamo, Italia.

Cuando un riñón se ve afectado, todos estos procesos se interrumpen, alteran o detienen. Por tanto, prosigue el especialista, si las enfermedades que afectan al riñón se pueden tratar de forma precoz, se puede detener o reducir el daño.

La causa número uno de ERC es la diabetes, seguida de la hipertensión, la obesidad y, en menor medida, las enfermedades inflamatorias (como el lupus), infecciosas (VIH, hepatitis B), hereditarias, entre otras, enumera el médico.

La incidencia de ERC en Panamá es mayor en las provincias centrales, siendo Coclé la provincia que registra más casos nuevos, seguida de Veraguas, Los Santos y Herrera.

El Dr. Courville agrega que el número ha aumentado con el tiempo debido al aumento de la obesidad, la diabetes, así como la falta de atención de enfermedades crónicas en los últimos 18 meses desde que se declaró la pandemia Covid-19 en el país.

Un segundo estudio liderado por el Dr. Courville, realizado en conjunto con el ICM, se centra en pacientes con ERC no tradicional o Nefropatía Mesoamericana -que provoca una pérdida progresiva de la función renal- para evaluar si tienen alguna predisposición genética a desarrollarla. El proyecto está siendo revisado para su publicación en una revista internacional. “Ese estudio encontró que la prevalencia de ERC no tradicional en Herrera y Los Santos es del 14%.

Nuestra segunda fase, que es el estudio de ERC no tradicional, está en el reclutamiento. Se trata de una investigación de casos y controles, cuyo objetivo es evaluar si existen factores genéticos predisponentes que, en un escenario con factores externos (como la deshidratación y la exposición continua al sol) favorezcan el daño renal ”.

Innovación

Cuando los riñones fallan, los nefrólogos siguen a sus pacientes con una terapia de reemplazo conocida como hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante de riñón.

Estos tratamientos, todos disponibles en el istmo, requieren innovación e investigación continua para poder seguir ofreciendo tratamientos que ayuden a mejorar la calidad de vida de los pacientes, opina el Dr. Courville.

En Panamá, alrededor de 2.500 pacientes se encuentran en tratamiento de diálisis a nivel nacional, de los cuales 170 son atendidos en el Hospital Dr. Gustavo N. Collado, en Chitré. En total, el país cuenta con 33 nefrólogos. “Todos nos conocemos, y aunque no es fácil investigar porque requiere un esfuerzo y dedicación extra, la ciencia nos ha permitido estar en contacto y trabajar en equipo, lo cual es muy importante para terminar cualquier trabajo de investigación.

La nefrología en Centroamérica tiene muchas cosas por investigar, y el conocimiento que podamos producir se traducirá en mejoras en la atención de la salud, y esto impactará positivamente en la calidad de vida de los pacientes, y por ende, de sus familias y del país. Las enfermedades crónicas generan altos costos para la salud, por lo que es importante prevenirlas a tiempo ”, reflexiona el Dr. Courville.