el debate fuera de la mesa

Es una popular educadora, economista e investigadora feminista. Fue directora del Centro Panameño de Estudios y Acción Social

Negociar un contrato minero: el debate fuera de la mesa

Mariela ArceEconomista

Nadie en su sano juicio entenderá si el resultado de una negociación es que el país renuncia a sus derechos constitucionales como propietario de estos territorios.

Esta semana se iniciaron formalmente las negociaciones del contrato con Minera Panamá. ¿Cuál es tu análisis?

Primero que nada quiero aclarar que como ciudadano y defensor de los derechos humanos, soy anti minero a cielo abierto, aquí en Panamá y en cualquier parte del mundo. Ahora, hablando de este escenario real de negociación, es importante recurrir al sentido común de los ciudadanos y recordar que Panamá tiene una vasta experiencia en negociaciones internacionales. Pudimos desarrollar estrategias para recuperar el Canal de los gringos; posteriormente hicimos una exitosa negociación para la construcción del tercer juego de esclusas; En cada caso, supieron manejar los conflictos y litigios que surgieron de cada uno de estos escenarios. También debe tenerse en cuenta que en Panamá existen expertos en recursos humanos en este campo y en los derechos e intereses del país; Con estos dos elementos presentes: experiencia y capacidad técnica jurídica, nadie en su sano juicio entenderá si el resultado de una “supuesta” negociación permite al país renunciar a sus derechos constitucionales como propietario de estos territorios y de sus bienes naturales, y recibir migajas de los miles de millones que gana una empresa minera, dejando contaminación y destrucción del patrimonio ambiental del país.

¿Qué espera de estas negociaciones?

Espero un milagro, aunque parezca irónico, no lo es. En serio, espero un milagro que haga reaccionar al Presidente y armar de manera urgente un equipo interdisciplinario con integridad profesional y visión estratégica que le permita ver este tema de la minería en Panamá como uno de los peores errores de la historia panameña. Si bien la minería se desarrolla como un enclave industrial, sus impactos en el resto del país serán malignos a corto y largo plazo, e irreversibles. La discusión es ¿qué modelo de sociedad queremos, en qué Panamá queremos que crezcan nuestras familias? Y para ello, ¿qué tipo de economía se debe impulsar? Actualmente se mantiene el enfoque de economía vs. derechos humanos, se piensa en: «atraer dinero, inversiones, pero no qué tipo de impactos tendrán estas inversiones en los derechos de las personas y su calidad de vida». Tenía la esperanza de que la pandemia abriera los ojos de nuestras autoridades y empresas y vieran que se abría un portal para repensar nuestro modelo de economía y sociedad hacia una sociedad solidaria y una economía verde.

Desarrollo minero o país libre de minas. ¿Qué opinas y por qué?

Panamá debe ser declarada libre de minería en todo su territorio, y al mismo tiempo ser un referente de buenas prácticas de desarrollo humano sostenible para una economía verde. Nuestro vecino Costa Rica lo tiene así consignado por ley, es un país libre de minería, que con menos recursos que nosotros ha diseñado un modelo de economía de servicios ambientales, turísticos y tecnológicos que genera miles de miles de empleos permanentes y bien remunerados. Costa Rica es un ejemplo a seguir. ¿Qué nos está pasando? ¿No amamos a nuestro país? Somos menos inteligentes, pero ¿si somos cobardes y corruptos? No soy torrijista, pero me imagino lo que haría Torrijos con las mineras y sus compinches: ¡los mandaría lejos, por abusadores y corruptos! Ojalá este gobierno que se autodenomina torrijista recuerde la valentía innegable de su líder.

¿Puede la minería ser ambientalmente sostenible en un país tropical como Panamá?

No soy un experto, pero los estudios y las malas prácticas aquí en Panamá han demostrado que no es posible. Tampoco ayuda la ineficacia de las veinte instituciones que se supone vigilan el contrato y su funcionamiento industrial. Nadie responde por las denuncias presentadas por grupos ambientalistas sobre corrupción y conflicto de intereses de funcionarios públicos; Nadie dice nada sobre la endogamia y el cambio de roles entre los funcionarios de las empresas mineras que luego se convierten en funcionarios de los ministerios que aprueban y facilitan todo; Nadie hace nada ante la indolencia de las autoridades y las denuncias de reiteradas violaciones por parte de las empresas mineras, con efectos ambientales en las comunidades aledañas. Las empresas mineras transnacionales prefieren gastar una fortuna en estrategias y narrativas publicitarias engañosas, en lugar de ser responsables, no solo reparando el daño, sino también cambiando su tecnología y su sistema de prevención de daños ambientales. Es hora de responsabilizar a sus gobiernos y donantes, aplicando las cláusulas sociales.

¿Análisis final del tema?

Mientras que otros países de Europa, y América como Costa Rica, han visto estratégicamente la sustentabilidad ambiental y del planeta, y están apostando por economías verdes; aquí nuestras autoridades nos conducen en una narrativa engañosa de generar empleos pospandémicos, nos llevan a convertir nuestro país en un gran vertedero tóxico. Nuestro nombre Panamá, que según los expertos significa, «abundancia de peces y mariposas», será un recuerdo, ya que nuestros nietos solo los conocerán a través de fotografías e imágenes digitales. Mientras estén en las casas del país corrupto y vendedor, tendrán mariposas y peces de oro en sus paredes.

Es el Director Ejecutivo de la Cámara Minera de Panamá y es miembro del Grupo Latinoamericano del Sector Extractivo, iniciativa impulsada por el BID.

Zorel MoralesIngeniero de minas

Es un paso necesario desde todo punto de vista, ya que estas negociaciones ofrecen posibilidades de llegar a acuerdos que mejoren las condiciones de ambas partes.

Esta semana se iniciaron formalmente las negociaciones del contrato con Minera Panamá. ¿Cuál es tu análisis?

Como expresó la Cámara Minera en su comunicado adjunto a este correo electrónico, es un evento positivo para el país ya que es una ocasión única para demostrar al mundo que somos un país serio donde se respetan los derechos de los inversionistas y demostrarle al Frente al país que ahora que más se necesita la inversión extranjera para la recuperación económica, actúa responsablemente en esta coyuntura para generar confianza, no solo de los inversionistas mineros, sino también de otros sectores económicos. Sin duda, es un paso necesario que se debe dar si lo miramos desde todos los puntos de vista, ya que estas negociaciones ofrecen amplias posibilidades de llegar a acuerdos y puntos de encuentro, donde se mejoren las condiciones que rigen la relación entre las partes, hoy dentro de de un marco muy diferente al que existía en el momento de la firma del contrato en 1997.

¿Qué espera de estas negociaciones?

Confiamos en la voluntad de las partes para llevar a cabo un proceso win-win cuyo objetivo final es maximizar los beneficios para los panameños. El gobierno y la empresa, trabajando en base a acuerdos y puntos de encuentro de acuerdo con las leyes y normativas vigentes que rigen en nuestro país.

Desarrollo minero o país libre de minas. ¿Qué opinas y por qué?

La tesis del apocalipsis ambiental que generaría una mina a cielo abierto en Panamá ha sido desmentida por los hechos: hoy opera en nuestro país la decimoquinta mina más grande del mundo y contribuye de manera innegable y muy importante al desarrollo sustentable de nuestro país. país en su dimensión económica, social y ambiental, generando mejoras sostenibles en todos los índices de desarrollo sostenible de la zona donde opera y del país en general. Esto se debe básicamente a que el proyecto fue concebido desde un inicio como una plataforma para el desarrollo sostenible en todas sus dimensiones, teniendo en cuenta las experiencias de muchas décadas en otros países, utilizando los más altos estándares, procedimientos y tecnologías modernas, y asumiendo más de 370 compromisos ambientales, económicos y sociales a través de su Estudio de Impacto Ambiental y Social, y generando desarrollo económico sustentable, promoviendo el desarrollo social sustentable y promoviendo el desarrollo ambiental sustentable. Es posible ver y sentir todo este aporte con solo visitar el entorno de la mina y comparar la situación actual con la anterior, donde la población y el medio ambiente fueron abandonados a su suerte, sin oportunidades de educación, salud y mejoras en su calidad de vida, sin planes de conservación de la biodiversidad de especies, ni atención a la salud de los ecosistemas ni a la calidad de los recursos hídricos. Cualquier actividad humana realizada con la mayor responsabilidad posible genera beneficios en su entorno y un impacto neto positivo o nulo. La minería ha sido declarada por la ONU como una actividad que contribuye en gran medida al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

¿Puede la minería ser ambientalmente sostenible en un país tropical como Panamá?

Dado que toda actividad humana genera impactos en el medio ambiente a mayor y / o menor escala, el concepto de desarrollo sustentable de ninguna manera establece que esta o cualquier otra actividad sea sustentable o no. Sin embargo, establece muy claramente que para lograr el llamado desarrollo sostenible, todas las actividades deben cumplir una serie de requisitos que permitan alcanzar un estado de equilibrio entre la economía, la sociedad y el medio ambiente. Es decir, toda actividad debe asumir y promover las mejores prácticas y estándares en su relación con el país y los territorios, las comunidades, el medio ambiente, el sistema productivo y el Estado y actuar de manera colaborativa para reducir los riesgos y potenciar los beneficios. genera. Ya tenemos el ejemplo en Donsoso con la operación de la 15ª mina más grande del mundo.

¿Un análisis final del tema?

No es posible, y mucho menos en las condiciones actuales de la economía, que las personas más necesitadas se vean privadas de las posibilidades de mejorar sus condiciones de vida y acceso al empleo digno, el medio ambiente en general y las áreas protegidas de los programas. conservación, protección y monitoreo de la biodiversidad y el país de la generación de dinámicas económicas virtuosas en el medio humano y las comunidades nacionales. El desarrollo sustentable no se logra dejando de lado las actividades económicas que brindan los recursos, mecanismos y condiciones para promover este desarrollo, tomando decisiones basadas en supuestos, medias verdades y tergiversaciones lanzadas al calor de una oportunidad mediática. Para tomar las mejores decisiones, existen espacios de discusión seria e informada de acuerdo con los conocimientos científicos y técnicos y sobre todo en hechos reales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *