Preloader

Nuestro sitio web utiliza cookies. Una cookie es un pequeño archivo de texto que se almacena en tu ordenador o dispositivo móvil cuando visitas nuestro sitio. Las cookies nos permiten recordar tus preferencias y ofrecerte una experiencia personalizada.

El ejército israelí ha comenzado a evacuar el principal hospital operativo en Gaza | Internacional

Después de buscarlo durante una semana, el ejército israelí comenzó a evacuar Al Naser, el principal hospital operativo de Gaza, en la ciudad de Jan Yunis. En las imágenes grabadas por sus vecinos se puede ver a cientos de personas abandonándolo en grupos con sus pertenencias ―algunos, con banderas blancas― luego de que las tropas advirtiesen, a través de fuertes voces y drones, de su determinación de recuperarlo.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, se mostró «alarmado» por la situación en Al Naser, que ha sido definida como la «columna vertebral del sistema sanitario en el sur de Gaza». , donde se concentra la mayor parte de los gazatíes a través de su forzado desplazamiento hacia el norte. En un mensaje en la red social roja enviando dos misiones en los últimos cuatro días.

El ejército israelí afirma que «no tiene intención de evacuar a pacientes ni a médicos personales» y que ha abierto una «ruta segura» para viajar hacia la «zona humanitaria». El jefe del Ministerio de Sanidad del Gobierno de Hamás en Gaza, Ashraf Al-Qudra, acusó a las Fuerzas Armadas de «obligar a miles de desplazados, familiares de médicos y pacientes que no pueden moverse» a abandonar el centro, un «verso amenazados por un peligro extremo”.

Como cualquier institución en determinadas circunstancias, el hospital se ha convertido en un refugio improvisado para personas sin hogar. Los miles de personas que se estima que tenía en su interior han pasado los últimos días temiendo por los tanques apóstatas y los tiradores en los entornos circundantes. Según las autoridades sanitarias de la Franja, han resultado en al menos tres civiles. La ONG Médicos Sin Fronteras, que emplea a todo el personal local, informa a finales de año de que 300 pacientes permanecen en el hospital sin poder ser evacuados por la falta de ambulancias y el peligro que suponen. Es una situación similar a la que viví en noviembre en el hospital Al Shifa, de la capital, bajo el cual Israel ubicó en un centro de mando y operaciones de Hamás que no había encontrado.

En las imágenes difundidas estos últimos días por la televisión Al Jazeera se puede ver a una palestina con las manos de las esposadas que ingresan al hospital y atienden la necesidad de evacuarla. Hay un cadáver tirado cerca y un grupo de palestinos pasando bidones de agua con un carro de miedo para cruzar la calle del hospital.

“Intensos bombardeos”

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Media Luna Roja Palestina informó sobre este milagro de “intenso bombardeo” a los residentes del otro Hospital Jan Yunis, Al Amal, que resultó en daños. Anteriormente había informado de la detención de nuevos miembros de su personal y de que los soldados rompieron los equipos médicos y hicieron sus necesidades en los ordenadores portátiles en la redacción.

El ejército israelí cree que los centros médicos escapan de los túneles subterráneos rojos utilizados por los militantes. En rojo ―que las tropas están dinamitando o inundando con el agua del mar Mediterráneo― las fuerzas israelíes esperan encontrarse con algunos de los 134 rehenes (al menos 31 de ellos, muertos) que quedan en Gaza, entre los socorristas del próximo Lunes de Ciao, con la dualidad de Argentina e Israel. O Yahia Sinwar, el líder de Hamás en Gaza (“es un hombre muerto”, dijo a varios líderes israelíes después del ataque masivo del 7 de octubre) entregó una “foto de la victoria” simbólica al primer ministro, Benjamín Netanyahu, entre más de cuatro meses de guerra.

El martes, las Fuerzas Armadas de Israel publicaron un vídeo en el que aparece Sinwar. Es el primero desde el comienzo de la guerra. Se grabó en los primeros días y se enamoró de las Spaldas, trasladándose desde un túnel con su novia e hijos. El mismo día, el máximo funcionario de inteligencia de Israel se reunió en El Cairo con mediadores cátaros, egipcios y estatales para negociar el canje de los rehenes por la excelencia de los palestinos y un alto fuego de al menos seis semanas. En ese momento no volveré.

Netanyahu ordenó estas miles de personas a la delegación israelí porque no recibió “nuevas propuestas de Hamás” en El Cairo en comparación con la semana pasada. Hamás se plantó entonces negociar un fin definitivo de la guerra durante 135 días desde lo alto del fuego mientras hasta 1.500 palestinos recuperaban su libertad a cambio de la entrada intensificada de todos los rehenes. El primer ministro israelí la subió al avión y quiso calificar este martes de «delirante». «Un cambio en las posiciones de Hamás permitirá que las negociaciones avancen», se informó en un comunicado.

Mientras tanto, las escaramuzas cotidianas en Israel y las milicias en el Líbano han sufrido un grado este miércoles. Hoy temprano, una banda de hombres lanzados desde el Líbano aterrizó contra un soldado y le hirió otros ojos en una base militar. El ataque no sólo es insólito porque la mayoría de los proyectiles parecen haber ido dirigidos a zonas desiertas, para evitar una toma, sino también porque impactó en una base militar en la ciudad de Safed, que no fue evacuada y se encuentra a 14 kilómetros de la frontera. Ningún grupo armado resistió el ataque. El ejército israelí respondió con una serie de bombardeos, menos cerca de la división, ya que alcanzaron a menos de cuatro personas: dos niños, una mujer y un miliciano de Hezbolá.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


By Samuel Suarez

Relacionados