Anoche en el Parlamento, el Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu, empezó a decir: “Doy la bienvenida a los diputados, incluidos los de cargo, que han aprobado al enorme alcalde que nos propone que digamos la creación unilateral de un Estado palestino… «. En ese momento, Ahmad Tibi, líder del Partido Árabe Taal, la interrumpió inmediatamente: “¡Crearemos un Estado palestino! ¡Pose a tus palabras, se creará!”. Después de dos advertencias, fue expulsado.

En este entorno, la Kneset dio luz verde a un texto, presentado por Netanyahu y aprobado por unanimidad por su gobierno de concentración, que responde tanto a las «dictaduras internacionales sobre un acuerdo permanente con los palestinos» como al reconocimiento unilateral del Estado de Palestina. , de la que la Asamblea General de la ONU se convirtió en país miembro observador en 2012. «Una declaración así en medio de la masacre del 7 de octubre pagaría enormes dividendos al historial del terrorismo e impediría cualquier paz futura», escribe. De los 120 diputados, 99 distinguidos representantes políticos votaron a favor de su resolución y sólo uno nuevo de los partidos árabes votó en contra.

Netanyahu explicó el lunes la importancia de su iniciativa: “En los últimos días, ha visto una nueva forma de presidencia internacional: una intención de forzar unilateralmente el establecimiento de un Estado palestino”. El previsible resultado positivo y aventurero quedará claro para el mundo que tiene un consenso muy amplio dentro de Israel contra las intenciones internacionales de obligarnos a formar un Estado palestino que pondría en peligro la existencia del Estado de Israel. Retirémoslo por completo». El Ministro de Asuntos Exteriores palestino emitió un comunicado en el que valoró la decisión como «inválida, ilegítima e ilegal» y subrayó que el reconocimiento del Estado de Palestina por otros países o su membresía plena «no requiere el permiso de Netanyahu».

Si la Kneset ha abrazado el tema de estas millonarias, una década después de la votación en las Naciones Unidas, es precisamente porque la guerra en Gaza ha reconstruido el armamento de estas dos ideas: la necesidad de dar impulso a la solución de dos Estados, a lo largo de los años de defensa en la hoja de la comunidad internacional; y «con más timidez» el reconocimiento del Estado palestino, que tiene una dimensión principalmente simbólica. Israel lo llama unilateral porque no puede producirse dentro del alcance de un acuerdo negociado pacífico.

Actualmente, 139 de los 193 estados miembros de Naciones Unidas reconocen al Estado de Palestina, con una clara división entre Occidente ―que por lo general no lo lo hace― y el resto del mundo, incluidos dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad. : China y Rusia. Palestina tiene estatus de observador porque la mayoría de los miembros dependen del sí del Consejo de Seguridad. Nadie se vio obligado a votar ante la certeza de que el menos estadounidense sería veterinario.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Varios parlamentos nacionales de países de la UE, como el español, aprueban por ello movimientos para reconocerlo. Al final, Suiza fue el único país de la UE que le permitió ingresar a la Unión, pero no generó el efecto de dominación que se esperaba. Si lo dio solo y el impulso se absorbió diluyéndolo.

Ahora, España quiere emularlo en solitario. “Nos gustaría hacerlo con el mayor consenso posible dentro de la UE, pero, de ahí en adelante, no rechacemos nada […]. España es un Estado soberano y sus decisiones se rigen por sus decisiones”, afirmó el mes pasado en el Parlamento el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares.

bulo

Lo que realmente me preocupó, sin embargo, de este milagro en la Kneset fue la información, luego desmentida, de que el gran aliado había sido vetado el martes por un tercero en lugar de una propuesta intensa en Gaza en la ONU por más de cuatro meses de guerra. – si Planteaba reconociera al Estado palestino como parte de un plan para promover la paz en la región. Se puede comprobar en el discurso en el Parlamento del anterior primer ministro y líder de la oposición, Yair Lapid, explicando su posición a Netanyahu: “No tengo ningún problema en votar a favor. Estamos en contra de las medidas unilaterales, [pero] inventaste un chiste que no existe. […] Mi trato con la administración estatal es mejor que el tuyo y es un agujero. No hay ningún actor oficial en el mundo que proponga el reconocimiento unilateral del Estado palestino».

La otra idea que tiene fuerza a Cobrado es la necesidad de tomarse en serio la solución de dos Estados para poner fin al conflicto de Oriente Próximo. El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, afirma también que «hay que imponer desde fuera». La búsqueda de Netanyahu, como consta en el pasado de Luna, de jactarse de haberla frenado durante su carrera política, aunque la Legase defensora de la palabra, presidida por el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama: “El mundo entero sabe que estás aquí durante décadas ha bloqueado la construcción de un Estado palestino».

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_