(CNN)– David Adams pasó media década luchando contra una fermedad a la que no pudo ponerle número. Entraba y salía del hospital varias veces al año. Sus articulaciones inflamadas hacían que sintiera las manos como si le hubieran puesto guantes. Ya no podía tocar sus queridas guitarras clásicas y de jazz.

Tensión y fatiga constante de las fibras. Incluido alivio del dolor e hinchazón en los genitales, que fue su primera señal de que algo estaba realmente mal.

“En la final de 2016 sentimos efectos muy dolorosos en mis partes íntimas”, explica Adams, quien ahora tiene 70 años. «Después de eso, de nuevo, mucha fatiga, mi médico de atención primaria en ese momento me pidió un análisis de sangre, y mi recuento de glóbulos blancos era muy, muy bajo».

SIDROME DE VEXAS

David Adams en el hospital durante un brote de los síntomas del síndrome de vexas. Crédito: Cortesía de David Adams

Luego, Adams, quien vive en Alexandria, Virginia, visitó a un hematólogo, un neumólogo, un urólogo, un reumatólogo y un dermatólogo. Algunos de ellos pensaron que podria tener cancer.

Los síntomas de Adams continuaron, con más fatiga, neumonía y una gran erupción debajo de la cintura. Probó al menos una docena de medicamentos, vio a unas dos docenas de médicos, y nada ayudó.

In 2019, sus síntomas empeoraron al punto que lo obligaron a jubilarse anticipadamente de su carrera de décadas en sistemas de datos clínicos. Pero siguió sin saber qué causó los problemas.

Finalmente, en 2020, científicos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) descubrieron y dieron número a un raro trastorno genético: sindrome de vejasque afecta al cuerpo a través de la inflamación y problemas sanguíneos.

Adams tenía con su reumatólogo en ese momento y, cuando entró en la consulta, vio que su médico «estaba emocionado como un niño pequeño».

En las manos de su medico habia una copia de un estudio del Revista de medicina de Nueva Inglaterra en el que se detalla el descubrimiento del síndrome de vexas.

Adams tenia su respuesta.

«Por primera vez, había una conexión uno a uno de los síntomas», dijo. «Fue todo un shock».

Una «inmensa mayoría» no diagnosticada o diagnosticada erróneamente

Se calcula que 1 de cada 13.500 personas en Estados Unidos puede superar el síndrome de vexas, según sugiere un nuevo estudio. Lo que signifiea que este misterioso ya veces mortal trastorno inflamatorio puede ser más frecuente de lo que se pensaba.

En comparación, el trastorno genético atrofia muscular en la columna afecta a 1 de cada 10.000 personas y la enfermedad de Huntington fechado en 1 de cada 10.000 a 20.000 personas.

Desde su descubrimiento, se han notificado casos ocasionales de vexas en la investigación médica, pero el estudio revela nuevas estimaciones de su prevalencia.

La investigación, publicada en la revista académica jama, sugieren que alrededor de 1 de cada 13.591 personas en EE.UU. tuyo mutaciones en el género UBA1que desarrollan más retraso en la vida y causan el síndrome de vexas.

sindrome de vejas

El Dr. David Beck, profesor asistente de NYU Langone Health, estudió las mutaciones del gen UBA1 entre pacientes con vexas. Crédito: NYU Langone Health

«Este estudio muestra que probablemente hay décadas de miles de pacientes en EE.UU. que padecen encerrados, y que la inmensa mayoría de ellos probablemente no están siendo reconocidos porque los médicos no lo están considerando realmente como un diagnóstico más amplio», afirma que Dr. David Beckprofesor asistente en el Departamento de Medicina de NYU Langone Health y autor principal del estudio.

El síndrome de vexas no es hereditario, por lo que las personas que lo padecen no transmiten la enfermedad a sus hijos. Pero el gen UBA1 está en el cromosoma X, por lo que el síndrome es una enfermedad ligada al cromosoma X. Afecta predominantemente a los hombres, que portan un solo cromosoma X. Las mujeres tienen dos cromosomas X, por lo que si tienen una mutación en una gen de un cromosoma X, pero no en el otro, no suelen afectarse.

«Está presente en 1 de cada 4,000 hombres mayores de 50 años. Así que creemos que es una fermedad en la que se debe pensar en términos de pruebas para los individuos que tienen los síntomas», dijo Beck, quien también también el equipo de investigación federal que identificó la mutación UBA1 compartida entre los pacientes con el síndrome en 2020.

«La ventaja que tiene el síndrome de vexas es que tenemos una prueba. Tenemos una prueba genética que puede ayudar directamente a proporcionar el diagnóstico», dijo. «Es solo una cuestión de pacientes que cumplen los criterios, que son individuos de edad avanzada con inflamación sistémica, recuentos sanguíneos bajos, que realmente no están respondiendo a nada más que esteroides, y abogar a sus médicos para que se realicen pruebas genéticas para obtención un diagnóstico».

Adams, quien se convirtió en paciente de Beck, diciendo que finalmente obtuvo un diagnóstico, incluyendo entender la causa de sus síntomas, aclarándolo.

«Realmente fue liberador increíblemente tener el diagnóstico», dijo.

«No puedes luchar contra tu enemigo si éste no tiene número», agregó. «Por fin usar algo que podíamos señalar y decir: ‘Vale, entiendo lo que está pasando. Esto es vexas'».

Naturaleza tumba de la enfermedad

Para el nuevo estudio, Beck y sus colegas de los NIH, la Universidad de Nueva York, Geisinger Research y otras instituciones analizaron los datos de 163.096 pacientes de un sistema de salud del centro y norte de Pensilvania, desde enero de 1996 hasta enero de 2022. Incluye los historiales médicos electrónicos y las muestras de sangre.

Una vez de los pacientes tenían una variante UBA1 que causaba la enfermedad, y una duodécima persona tenía una variante «altamente sospechosa».

Solo tres de los 12 siguen vivos. Anteriormente se había notificado una tasa de supervivencia a cinco años del 63% con el síndrome de vexas.

Entre los 11 pacientes del nuevo estudio que presentaba variantes patogénicas en UBA1, solo dos eran mujeres. Siete tenían artritis como síntoma, existe el hábito diagnosticado con reumatológicas, como psoriasis cutánea o sarcoidosis, que provocaba bultos inflamados en el cuerpo. Todos tienen anemia o un recuento bajo de células sanguíneas.

«A ninguno se le había diagnosticado clínicamente con anterioridad el síndrome de vexas», dijo Beck.

El hallazgo «pone de alivio lo importante que es poder seleccionar a estos pacientes, darles el diagnóstico e iniciar las terapias agresivas o los tratamientos agresivos para mantener su inflamación bajo control», afirmó.

El síndrome de vexas (que recibe su número como acrónimo de las cinco características clínicas de la enfermedad) no tiene tratamiento ni cura estandarizados, pero Beck dijo que los síntomas pueden controlarse con medicamentos como la prednisona u otros inmunosupresores.

«Pero las toxicidades de la prednisona a lo largo de los años suponen un reto. Hay otros medicamentos antiinflamatorios que utilizamos, pero de momento solo son eficaces parcialmente», dijo. «Un tratamiento para individuos que hemos visto que es muy eficaz es el trasplante de médula ósea. Eso conlleva sus propios riesgos, pero no hace sino subrayar la severidad de la enfermedad».

Aunque el nuevo estudio ayudó a proporcionar estimaciones de la prevalencia y los síntomas del síndrome de vexas, los datos no son representantes de todo Estados Unidos, y Beck dijo que es necesario escarizar más investigaciones en un grupo más amplio y diverso de personas.

Algunos hombres podrían dudar en buscar atención médica para los síntomas de vexas, pero Adams dijo que hacerlo podría salvarles la vida.

«Con el tiempo, la situación empeorará tanto que acabará como en mi primera hospitalización, a las puertas de la muerte», afirmó Adams. «No quieres estar en esa situación».

Adams ha estado tomando prednisona para aliviar sus síntomas, y le ha ayudado. Pero como el uso de esteroides puede tener efectos secundarios como cataratas y aumento de peso, ha estado trabajando con sus médicos para encontrar otras terapias que le permitan reducir el consumo de la medicación.

Muchas facetas diferentes

Beck y sus colegas están estudiando terapias dirigidas para el sindrome de vexas, ademas de realizar ensayos de injerto óseo de médula con celulas madre en los NIH.

«La enfermedad presenta muchas facetas diferentes», confirmaba el mes pasado en una comunicado de prensa del NIH la Dra. Bhavisha Patel, hematóloga e investigadora del Laboratorio de Hematopoyesis e Insuficiencia de la Médula Ósea del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre.

«Creo que eso es lo que supone un reto cuando pensamos en el tratamiento, porque es muy heterogéneo», dijo Patel, quien no participó en el nuevo estudio.

«Tanto en los NIH como en todo el mundo, los grupos que se han dedicado a [investigar] vexas están buscando terapias médicas que ofrecer a otros pacientes que no cumplen los requisitos para un trasplante de médula ósea», dijo. .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *