'Es irracional pensar que con una intención punitiva vamos a solucionar los problemas de la infancia'

Alonso Ramos, sociólogo y catedrático universitario, quien realizó la investigación de campo que reveló maltrato físico y emocional a menores detenidos en albergues controlados por la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf) reitera la obligación de investigar a personas de «alto perfil» que tenían conocimiento de las irregularidades que se estaban cometiendo y que omitían sus responsabilidades.

«Creo que él (Eduardo Ulloa) se vio incapaz en el futuro inmediato de poder impulsar un proceso que garantizara la reparación de la justicia y prefirió renunciar», advirtió el sociólogo, refiriéndose a los obstáculos políticos que enfrentaría el exprocurador para llevar a cabo conocer los procesos judiciales relacionados con la gestión de albergues.

Ramos enfatiza que los temas de niñez y adolescencia deben ser evaluados y respondidos desde el contexto social, no con una visión jurídica punitiva, como se viene haciendo hasta el momento. En este sentido, critica los nombramientos de un abogado y un policía de carrera en las direcciones de la institución encargada de la protección de la niñez y la adolescencia. ¿Qué hace un oficial de policía de carrera retirado como gerente de Senniaf? Él se pregunta.

El sociólogo insiste en la necesidad de despolitizar el Senniaf, invertir recursos para proteger a menores y familias y cambiar el modelo de subcontratación de albergues.

“Ahora mismo la infancia se encuentra en un estado de excepción. Las instituciones para la niñez y la adolescencia en el país están falladas ”, concluye.

¿Qué avances y logros se han logrado en las investigaciones de abuso y maltrato físico y emocional en los albergues?

Cabe recordar que la Comisión de la Mujer, la Niñez, la Juventud y la Familia de la Asamblea Nacional de Panamá realizó una investigación con alcance específico, la cual fue para demostrar si una serie de denuncias sobre posibles maltratos en albergues supervisados ​​por Senniaf estaban fundamentadas. Los resultados permitieron comprobar que la tesis era cierta. El informe del trabajo investigativo fue enviado a la Fiscalía General de la Nación, entonces encabezada por Eduardo Ulloa. Además, se presentó en los medios y en la faz del país. Días después, Ulloa dimitió. La carta que dejó a su partida sigue siendo un documento con enorme claridad cristalina del alcance del problema de los albergues, del sistema de protección y derechos humanos de la niñez. En una línea, sostiene que una de las cosas que lo llevó a tomar esa decisión fue la impotencia de trabajar en un sistema incapaz de garantizar los derechos de la niñez.

El ex abogado Eduardo Ulloa. ¿Cree que no pudo hacer justicia en este caso?

Creo que estaba consciente de lo que tenía que hacer para que hubiera justicia. Y, lo que tenía que hacer era no poder cumplirlo porque seguramente había demasiados obstáculos de carácter político partidista que lo iban a impedir. Y lo dejó claro. Volvamos a esa carta: palabras más palabras menos dijo: ‘Estoy frustrado porque las instituciones que deben garantizar el bienestar de los niños no están en condiciones de hacerlo’. Eso es lapidario. Lo que dijo Ulloa es serio. Entonces sí creo que en el futuro inmediato se vio incapaz de impulsar un proceso que garantizara una compensación judicial y prefirió renunciar.

Pero, concretamente, ¿qué resultados hay?

El presidente nombró a (Javier) Caraballo como abogado interino. Sabemos que hay 25 casos abiertos, tres sentencias finales, en torno a la investigación. Esa es otra prueba de que el problema existió y existe. Sin embargo, no se ha investigado ni llamado a declarar a figuras políticas de alto perfil. Me refiero a ex directores y ex miembros de las juntas directivas de Senniaf. Una de las cosas que se demostró en la investigación es que la situación no era nueva, que al menos existían denuncias oficiales que daban cuenta de múltiples irregularidades que venían sucediendo, las cuales se habían cometido en los llamados albergues y centros de protección. Creo que figuras políticas de alto perfil han y deben ser llamadas a una investigación para que se despeje el grado de culpabilidad, que puedan tener en cuenta que los funcionarios públicos no solo pueden ser señalados por una infracción administrativa o por un delito porque cometerlo sino también por omisión.

Han aparecido nuevas quejas. ¿No han dado los correctivos para evitar nuevos casos?

Creo que los ajustes que se han hecho son de forma. Tras la renuncia de Mayra Silvera, quien también presentó una carta reveladora al poner a disposición su puesto, se abre la brújula para la selección de nuevos ejecutivos de Senniaf. Así cumplió con esa formalidad. En este punto hay una cosa que se destaca. Independientemente del nivel educativo que tenga (Graciela) Mauad, abogada, seguimos con ese añadido legal punitivo en materia de infancia, que es de carácter social, que se entiende, explica y responde desde el punto de vista social. Creo que eso también es parte del problema.

En la selección de directores, nos llama la atención el hecho de que Marlin Tello, licenciado en defensa nacional y seguridad pública, fuera nombrado subdirector. Eso para mí es preocupante porque no entendemos del todo que los temas de la infancia son sociales y que no se van a resolver con una visión irregular, punitiva y autoritaria. ¿Qué hace un oficial de policía de carrera retirado como gerente de Senniaf? Aparentemente (Tello) va a renunciar y unirse a otra fuerza policial. ¡Eso es preocupante!

“Lo que dijo Ulloa es serio. Entonces sí creo que en el futuro inmediato no pudo impulsar un proceso que garantizara la compensación de la justicia y prefirió renunciar ”.

El Legislativo está impulsando algunos cambios. Cuentame sobre ellos.

Aparte de eso, se han presentado varios proyectos de ley en la Legislatura. Uno es reformar la Ley de Senniaf. También se ha discutido la construcción del sistema de protección integral a la niñez y adolescencia, que fue una de las cosas que sufrió un país con tanta prosperidad y riqueza. Y, que muchos de los interlocutores vinculados a los sectores de élite venden al país como la gran panacea, pero somos incapaces de tener el marco institucional que garantice los derechos de la niñez. Somos incapaces de erradicar la pobreza en la infancia.

Se han presentado proyectos de ley. Estos son los principales, sin embargo, creo que la raíz del problema es la institucionalidad de la infancia que se ve socavada por vaivenes políticos porque simplemente cada cinco años los puestos son una especie de bingo o lotería del partido que llegué al poder. No hay planes, políticas y proyectos porque es simplemente una institución socavada por el mecenazgo político.

Senniaf es una institución que trabaja con un presupuesto reducido. ¿Es otro tema que afecta el desarrollo de la estructura institucional?

Es un presupuesto pírrico. Somos el segundo país que menos invierte en temas sociales. Ahora la directora de Senniaf estaba en la Asamblea apoyando la audiencia presupuestaria para 2022. Solicitó entre $ 14 y $ 15 millones. Entre recortes, esto será de $ 9 millones, $ 3 más de lo que tenía en 2021. Es un presupuesto pírrico, que se traga el funcionamiento de la institución. Entonces, es muy difícil que haya cambios sustanciales si no vemos el problema de raíz.

Hay otro elemento que es un modelo de subcontratación del cuidado de los niños, niñas y adolescentes que llegan a los albergues y centros de protección. Para mí, ese modelo de subcontratación que se instaló en la última década es un profundo fracaso. Hay alrededor de mil niños protegidos. ¿El Estado de Panamá es incapaz de atender a mil niños? Somos capaces de construir un nuevo juego de esclusas, de gestionar un Canal, pero incapaces de garantizar el bienestar mínimo de 1.000 niños.

¿Hay alguna intención detrás de la introducción de expertos en seguridad pública en Senniaf?

Tengo información de que ha habido nuevos nombramientos internos en Senniaf. Se están transmitiendo a ex policías y ex miembros de las instituciones de seguridad del Estado. Es totalmente irracional desde la lógica de la infancia pensar que con una intención punitiva, autoritaria y represiva vamos a solucionar los problemas de la niñez y la adolescencia. Eso no se resuelve así, señor presidente. Se resuelve con inversión social infantil. Se resuelve con instituciones sólidas. Se resuelve con planes y proyectos a largo plazo, con instituciones con el personal adecuado, que no sucumban al mecenazgo político. .

Las estadísticas del MP indican que han aumentado las denuncias de maltrato y abuso a niños y adolescentes. ¿Qué debemos hacer para evitar que esto suceda?

El aumento sistemático de denuncias de violencia contra niños, niñas y adolescentes, la gran mayoría, ocurren en el ámbito familiar y eso no es actual. Al menos lleva una década. En los últimos diez años se han triplicado los casos de maltrato y violencia contra esta población. Y, con la pandemia, estas situaciones anómalas han vuelto a aumentar. La pregunta que debemos hacernos tú como periodista y yo es ¿cuál es la política pública de este país en materia de violencia? Y, dentro de esa política pública, ¿cuáles son los objetivos que se ha marcado el gobierno para reducir la violencia contra la niñez y la adolescencia? La respuesta es que no existe una política pública para prevenir la violencia. Puedes preguntarle a cualquier ministro del gabinete cuál es la política social para prevenir la violencia, simplemente no tenemos una política para prevenir la violencia.

¿Cómo afectan la violencia y el abuso a los niños y adolescentes en la sociedad?

Hay tres instituciones sociales que están involucradas en el desarrollo infantil: la familia, la escuela y los medios de comunicación. En Panamá no se invierte en la familia. Aquí no hay planes para fortalecer a la familia. Hombres y mujeres que intentan establecer una unidad familiar encuentran enormes obstáculos, como poder acceder a una vivienda digna, tener un trabajo digno, con los recursos necesarios para poder garantizar la canasta básica alimentaria de los niños. Si quisiera fortalecer a la familia, tendría que considerar los temas de salud, vivienda, educación. Aquí no pasa.

Sobre el tema de la escuela, ni siquiera lo digas. El sistema escolar panameño es un desastre. Hay una estadística que creo que es la más fuerte que dice que el 50% de los niños que ingresan al primer grado no terminan el sexto año. El sistema panameño es una gran máquina de expulsión de niños y niñas.

También están los medios de comunicación. Cuando se analizan las campañas políticas hay todo un discurso elaborado en torno al futuro de la infancia, pero en la práctica no lo estamos haciendo. No estamos cumpliendo con lo que el artículo 56 de la Constitución de la República dice que el Estado garantizará el bienestar de los niños. Ahora mismo la infancia se encuentra en un estado de excepción. Las instituciones de la niñez y la adolescencia en el país están falladas. El futuro no es nada halagador y se ve gris … se ve mal.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *