Preloader

Nuestro sitio web utiliza cookies. Una cookie es un pequeño archivo de texto que se almacena en tu ordenador o dispositivo móvil cuando visitas nuestro sitio. Las cookies nos permiten recordar tus preferencias y ofrecerte una experiencia personalizada.

Estados Unidos promete venganza contra el Estado Islámico por los ataques en Kabul con trece soldados muertos

Estados Unidos promete venganza contra el Estado Islámico por los ataques en Kabul con trece soldados muertos

Estados Unidos prometió venganza contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), que se atribuyó la responsabilidad del doble ataque del jueves al aeropuerto de Kabul, donde entre las decenas de víctimas hay 13 soldados estadounidenses muertos y otros 18 heridos.

Visiblemente afectado, el presidente Joe Biden prometió en un discurso a la nación desde la Casa Blanca que su país no perdonará ni olvidará estos ataques.

Y endureciendo su tono de voz, gritó contra ISIS: «Los perseguiremos y haremos que paguen por ello».

Para ello, ordenó a sus comandantes militares que desarrollaran planes operativos para atacar objetivos del EI en Afganistán, sus líderes y sus bases para responder «con fuerza y ​​precisión».

«Estos terroristas no ganarán», dijo. «Rescataremos a todos los estadounidenses, eliminaremos a nuestros aliados afganos y nuestra misión continuará. Estados Unidos no se dejará intimidar».

Por ello, las fuerzas estadounidenses continuarán con sus planes y continuarán con su misión en el aeropuerto de la capital afgana para sacar a estas personas del país y completar la retirada de tropas hasta el plazo fijado, el próximo 31 de agosto.

TODAVÍA HAY AMERICANOS Y AFGANOS QUE LOS ESTADOS UNIDOS QUIEREN EVACUAR

Biden recordó que todavía hay estadounidenses y afganos que Estados Unidos quiere evacuar de Afganistán, antes de la retirada total de sus soldados para esa fecha.

Para evitar más ataques, el mandatario afirmó que está dispuesto a ordenar el envío de refuerzos militares a Afganistán, pero que sus comandantes militares le han dicho que prefieren seguir con sus planes y terminar la misión antes del 31 de agosto.

Desde el Pentágono, el jefe del Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM), el general Kenneth McKenzie, explicó en una rueda de prensa, en la que intervino telemáticamente, que un terrorista suicida del EI hizo explotar un chaleco bomba en una de las entradas del aeropuerto de Kabul, el la llamada puerta de la abadía.

«Había un atacante suicida que entraba por la puerta y era registrado por personal estadounidense cuando detonó su chaleco explosivo», dijo McKenzie.

Poco después, un segundo atacante suicida activó una bomba similar cerca del Hotel Baron, cerca del aeropuerto.

En ese momento, había miles de ciudadanos afganos en las cercanías del aeródromo, tratando de ingresar para salir del país en vuelos de evacuación internacional.

Desde Kabul, fuentes oficiales dijeron a Efe que hubo más de 60 muertos y otros 140 heridos por el doble atentado.

Según McKenzie, después de los dos brotes «los combatientes del EI abrieron fuego contra civiles y fuerzas militares» en la zona.

Para evitar más ataques, el jefe de CENTCOM reveló que las Fuerzas Armadas de Estados Unidos han estado compartiendo información con los talibanes, enemigos acérrimos del EI, y que pretenden seguir «coordinando».

UN «PROPÓSITO COMÚN» ENTRE ESTADOS UNIDOS Y LOS TALIBANES

El general argumentó que Washington y el grupo insurgente comparten un «propósito común», que es completar la misión estadounidense en Afganistán antes del 31 de agosto.

«Ellos (los talibanes) tienen una razón práctica para querer que salgamos antes del 31 de agosto. Quieren recuperar el control del aeropuerto. Nosotros también queremos irnos en esa fecha, si es posible, así que compartimos un propósito común». afirmó.

Por su parte, Biden remarcó que no hay evidencia, hasta el momento, de que haya habido algún tipo de «connivencia» entre los talibanes y el EI para llevar a cabo estos ataques.

Es la primera vez que las fuerzas militares estadounidenses mueren en Afganistán desde febrero de 2020, cuando murieron dos soldados estadounidenses.

BIDEN ASUME SU RESPONSABILIDAD

Biden asumió la responsabilidad de lo sucedido, dado que las autoridades estadounidenses venían advirtiendo durante días de la «posibilidad real» de un ataque del EI, pero defendió que su «única alternativa» era sacar las tropas estadounidenses de Afganistán.

«Soy fundamentalmente responsable de todo lo que ha sucedido últimamente», reconoció Biden.

Recordó que su antecesor Donald Trump (2017-2021) llegó a un acuerdo en febrero de 2020 con los talibanes para retirar a los soldados estadounidenses de Afganistán antes del 1 de mayo de 2021, a cambio de que los insurgentes no acojan a terroristas y no ataquen a tropas extranjeras.

Así, al llegar a la Casa Blanca, Biden descubrió que solo tenía «una alternativa»: continuar con el acuerdo de Trump de sacar a los soldados estadounidenses de Afganistán.

«Nunca», dijo, «he opinado que las vidas estadounidenses deben sacrificarse para tratar de establecer un gobierno democrático en Afganistán, un país que nunca ha sido una nación en su historia y eso está hecho, y yo no lo soy». diciendo esto de una manera despectiva, «de un conjunto de tribus diferentes que nunca, nunca se han llevado bien. «

Aunque Biden mantuvo el acuerdo de su predecesor con los talibanes, retrasó la fecha de retirada de mayo a septiembre, pero luego la llevó hasta el 31 de agosto.

By Samuel Suarez

Relacionados