Estados Unidos se despide de importantes intervenciones militares en el aniversario del 11 de septiembre

En el vigésimo aniversario del 11 de septiembre, Estados Unidos puso fin a la era de importantes intervenciones militares en otros países, con el fin de la guerra en Afganistán, para entrar en la era de la «disuasión integrada» contra sus grandes competidores, China y Rusia. .

El propio presidente de Estados Unidos, Joe Biden, lo dijo tan pronto como se completó la retirada de Afganistán: se terminó para rehacer o reconstruir otras naciones; Estados Unidos no quiere enviar grandes contingentes militares a otros países para luchar contra el terrorismo o proteger la democracia, porque es para otra cosa.

Sin embargo, la retirada estadounidense de Afganistán ha sido tan desastrosa que queda por ver si afectará los planes de Washington. La profesora de la Universidad de Syracuse, Kristen Patel, experta en inteligencia y programas analíticos, asegura a Efe que aún es pronto para saberlo.

Los talibanes han regresado al poder en Afganistán 20 años después de la invasión estadounidense, e incluso tomaron Kabul cuando los estadounidenses ni siquiera habían completado su retirada.

VARIAS RAZONES DEL ERROR DE CÁLCULO EN AFGANISTÁN

Para Patel, existen varias razones para el error de cálculo de Washington: «Parece que la administración subestimó la estrategia de los talibanes, sobrestimó en gran medida la capacidad de las fuerzas de seguridad (afganas) y desestimó la importancia de la corrupción generalizada en el gobierno. Afganistán y su ejército «.

A ello se sumó la determinación de la Administración Biden y de los comandantes estadounidenses de mantener el plazo para salir de Afganistán para el 31 de agosto, «sin considerar la importancia de la nueva información de diplomáticos y militares sobre el terreno que hubiera afectado esa decisión», recuerda el. experto.

A pesar del espantoso cierre de la guerra más larga en la que se ha embarcado EE. UU., El Ejecutivo de Biden está decidido a enfrentar los desafíos de hoy con una receta diferente a la que se usó hace 20 años.

Sus desafíos prioritarios, según la Evaluación Anual de Amenazas de 2021 de la inteligencia estadounidense, son China, Rusia, Irán, Corea del Norte, la pandemia, la crisis climática, los ciberataques y el terrorismo global, contra los cuales el establecimiento militar propone adoptar el «estrategia de disuasión».

El concepto fue utilizado por primera vez por el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Lloyd Austin, en su primer discurso político importante a fines de abril en un entorno simbólico, la base de Pearl Harbor en Hawai, sede del Comando del Indo. -Tranquilo.

Austin explicó que la estrategia implica usar «las capacidades existentes y construir nuevas, y usarlas todas de manera interconectada, de la mano de aliados y socios».

El Gobierno quiere utilizar todas las herramientas militares, económicas y diplomáticas para disuadir a adversarios como China de buscar la agresión, dijo a Efe Bryan Clark, director del Centro de Conceptos de Defensa y Tecnología del Instituto Hudson.

Al final, sigue siendo una adaptación a los tiempos, dado que es poco probable que Pekín o Moscú lancen una invasión o ataque militar a gran escala, y se espera que se centren más en lo que los expertos denominan «ataques de Gray». zona».

Estos consisten en ataques limitados o agresiones no militares, como piratería, desinformación o prácticas comerciales subversivas, que ocurren en un área gris donde no hay guerra, pero no paz.

RIVALIDADES EN «LA ZONA GRIS»

En un artículo del pasado mes de mayo, el director de Foreign Policy Research del think tank Brookings, Michael E. O’Hanlon, dio el ejemplo de un caso hipotético en el que Rusia o China toman el control de una isla en disputa en el Mar Báltico o en Occidente. Pacífico.

Ante esta situación, una respuesta a gran escala de Estados Unidos y sus aliados podría ser desproporcionada, advirtió O’Hanlon, pero la falta de acción no sería coherente con los compromisos y obligaciones adquiridos por Washington.

Aquí, entonces, entraría en juego la disuasión integrada, con la que Estados Unidos podría utilizar componentes militares reubicando sus fuerzas durante y después de la crisis, enviando refuerzos para su defensa y quizás algún ataque contra el enemigo, pero posiblemente en un lugar diferente a ese. del asalto.

Y también instrumentos económicos, como la imposición de sanciones o restricciones a un sector específico.

Como dijo Austin en un editorial publicado en The Washington Post en mayo: «Cualquier adversario que piense en impulsar una ventaja en un dominio debe saber que responderemos no solo en ese dominio, sino también en muchos otros».

«El poder de disuadir», agregó, «reside en nuestra capacidad para responder a la agresión en el momento y en la forma que elijamos».

MÁS OPERACIONES CIBERNÉTICAS E INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Según Clark, la tendencia en las operaciones militares es más hacia «obtener una ventaja al tomar decisiones que (hacia) simplemente tratar de destruir al enemigo».

“Las operaciones futuras también incorporarán más elementos de alta tecnología, como sistemas autónomos, inteligencia artificial, operaciones cibernéticas y guerra electromagnética”, detalla.

Y predice que cuando las naciones entren en guerra, estas tecnologías permitirán que cada bando se concentre más en confundir y alterar la estrategia del oponente, «como ocurre en la zona gris», con efectos ofensivos más letales.

Como señala Patel, los desafíos en los que la Casa Blanca ha decidido enfocarse no son nuevos, pero ya existían y ahora son más prioritarios.

«El gobierno de Estados Unidos está enfocado en asegurar que Estados Unidos sea económicamente competitivo, particularmente frente a las amenazas de China contra los marcos económicos y financieros. Las amenazas cibernéticas contra las empresas e infraestructura estadounidenses también son una prioridad», comenta.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *