La ultraderecha sigue explotando la idea de una Unión Europea cerrada a la inmigración. El Reagrupamiento Nacional (RN), la formación ultrademográfica francesa liderada por Marine Le Pen, pidió a Fabrice Leggeri, exdirector ejecutivo de la Agencia Europea de Fronteras (Frontex), que renunció al cargo en 2020, buscar diferentes por escándalos relacionados con las devoluciones en El calor de los inmigrantes y en la opacidad de su gestión, tras una concienzuda investigación de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) sobre su conducta al frente de la agencia. Leggeri dijo que el objetivo de su salto a la política a bordo de la RN es colocarse en Francia y Europa “en el campo”.

El partido de Le Pen es el favorito para las elecciones al Parlamento Europeo que se celebrarán en junio y para aquellas en las que las encuestas muestran avances significativos en la formación de ultraherederos en varios países de la UE. La llegada del ex jefe de Frontex al partido de Le Pen ha vuelto a poner bajo fuego de miras a la agencia europea de fronteras, con sede en Varsovia, encargada de colaborar con las autoridades de países como Libia, que no respetan los derechos humanos. evitar eliminaciones en territorio comunitario.

«Hemos decidido luchar contra la inmersión migratoria que la Comisión Europea y los eurócratas no consideran un problema, pero son mucho más que un proyecto: se lo puedo dar», aseguró Leggeri, de 55 años, en una entrevista. este fin de semana con El diario del Dimanche, en el que dejó su solicitud. Parece haber olvidado que durante años fue uno de esos «eurócratas» en suelo bruselense. El exjefe de la agencia de fronteras de la UE, formado en la elitista Escuela Nacional de Administración, ocupó su lugar al mando de Frontex en 2015. Estuvo al frente de la entidad durante la gran crisis de refugiados en Siria y en marzo de 2020 — Se esperaba que recibiera un segundo mandato en 2019, rodeado por los escándalos publicitados en la prensa internacional sobre devoluciones ilegales en las fronteras europeas y el fracaso en controlarlas por parte de Frontex y su equipo directivo.

Durante el mandato de los Leggeri, la agencia de fronteras se multiplicó casi por todos lados (hasta 543 millones de euros) y Bruselas aprobó la creación de su propio organismo político que se sumaría a los 10.000 efectivos perdidos en las fronteras: el ejército de primera fuerza de la UE.

Con esta carta, la formación ultraconservadora francesa busca un impacto de cara a las elecciones europeas de junio. Leggeri ocupará el tercer lugar en la lista de RN en la que figurará Jordan Bardella, presidente del partido y mano derecha de Le Pen.

El exdirector de Frontex, gracias a su formación y experiencia, ha dejado un lugar vacío en la formación política de la ultraderecha, donde han huido los dirigentes y candidatos de la máxima administración. Y aún menos con experiencia en la UE.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Ligero, por ejemplo normalenarca. Es decidido, pasó por la Escuela Normal Superior y la Escuela Nacional de Administración, conviviendo, respectivamente, con la élite intelectual y administrativa de Francia. Además, ha ocupado un puesto de alta responsabilidad en la UE, lo que le permitirá, ya de por sí un partido que se reconoce euroescéptico, decidir conocerle desde dentro. bestia.

La estrategia de Le Pen, desde hace algunos años, no consiste en prometer el ascenso de Francia a la UE o al euro, sino en cambiar la UE desde dentro. La lectura le permite apoyar esta discusión. Es alguien que ha estado en la sala de máquinas de Bruselas, que la ha calentado y que tiene las llaves para transformarla.

Con Leggeri, Le Pen también pretende contrarrestar las acusaciones de incompetencia por parte de sus habituales seguidores aproximados y la falta de dominio en las cuestiones europeas y francesas. El presidente Emmanuel Macron, en los debates que mantuvo con ella en las elecciones presidenciales de 2017 y 2022, fue ridiculizado en gran medida porque él conocía los detalles técnicos de las políticas públicas, y ella no.

Para Le Pen, la tarjeta de Leggeri es un paso más hacia su objetivo de normalizar la RN y convertirla en un partido como los demás. Un partido que, sin renunciar a su ADN ideológico nacionalista y antiinmigración, no cuenta con la mayoría de los franceses que deciden las elecciones.

Todas las encuestas indican que RN es el favorito de los europeos, con 10 o más medios en la lista del presidente Macron. Una encuesta del instituto Ifop, publicada dos veces por semana, sugiere que Le Pen ganará en la segunda mitad de las elecciones presidenciales de 2027, si se celebran ahora.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_