La llorona del 25 de agosto de 2021

“Somos de la opinión que el Código Electoral es antidemocrático, por eso lo planteamos en 2014, además, las reformas electorales anteriores también han sido antidemocráticas […]»

La Asamblea Nacional sigue demostrando la falta de debate y consulta sobre las leyes que se aprueban en esa cámara. Hoy, en Comisión, se encuentra el proyecto de ley 544 que reformará el Código Electoral para las elecciones generales de 2024, presentado por los magistrados del Tribunal Electoral (aprobado por la Comisión Nacional de Reforma Electoral, CNRE).

Como señalará el Frente Amplio por la Democracia (FAD), “lo que estamos presenciando en la Asamblea, con el tema de las reformas electorales, no es nada nuevo. El retroceso en materia electoral se ha ido profundizando período tras período. Salvo algunos cambios cosméticos y el interés por favorecer las denominadas candidaturas “independientes”, pero que responden al poder económico, los partidos tradicionales deciden según sus propios intereses y sus diputados ”.

Somos de la opinión que el Código Electoral es antidemocrático, por eso lo planteamos en 2014, además, las reformas electorales anteriores también han sido antidemocráticas. Los diputados siempre han modificado lo que viene de la CNRE y legislan según sus intereses. Hoy los magistrados deciden retirarse de la discusión, pero les decimos que lo que pasa hoy es lo mismo que sucedió en el pasado. Una vez más, los diputados hicieron una camisa a su medida.

Por ejemplo, en la aprobación de las últimas reformas electorales en las que se basaron las elecciones de 2019, argumentamos que fueron: inequitativas, excluyentes, clientelistas, antidemocráticas, inconstitucionales, ilegales, brindaron blindaje a políticos corruptos, les permitieron evadir responsabilidades y sanciones. Fortalecieron el partido, no incentivaron la participación real de mujeres ni jóvenes. Asimismo, brindaron cuantiosos recursos de fondos privados a los políticos tradicionales, mantuvieron las puertas abiertas al narcotráfico y a los empresarios que pasan factura después de las elecciones, permitieron que los partidos tradicionales monopolizaran el financiamiento público (94%), promovieron la negociación de los dueños. de los grandes medios de comunicación y publicidad, acordaron la reelección de funcionarios y autoridades corruptas, bloquearon la participación de candidatos populares y siguieron haciendo de las elecciones una guerra de chequeras y no un debate de ideas.

Hoy, hay que decir que, aunque se aprueben las reformas que emanan de la CNRE, la mayoría de las cuales son definidas por los partidos tradicionales y los magistrados de la Corte Electoral, las situaciones que fueron objetadas por el Frente Amplio por la Democracia (FAD ) no se resolverá.

No se abordan las cuestiones electorales de fondo: cómo se nombra a los magistrados del Tribunal Electoral y de la Fiscalía Electoral; cómo se constituye la propia CNRE; clientelismo; financiamiento público, tanto pre como postelectoral, este último lo consideramos inconstitucional; financiamiento privado que no debería existir; el voto emitido y la forma de distribución de escaños por cociente, medio cociente y residual a favor de los partidos tradicionales; el papel de los medios de comunicación y el tema de las encuestas amañadas para manipular la opinión pública y la impunidad a su alrededor; la revocación del mandato; la recogida de firmas de los partidos en formación y candidatos a libre nominación; “paridad” de género que aún no brinda el rol protagónico que merecen las mujeres y los jóvenes. Además, no se abordan las sanciones para los candidatos populares. Como no se debatieron en la CNRE, los magistrados dejaron su decisión en la Asamblea. Ahora buscan la exclusión del proceso electoral de partidos que no se han formado prácticamente dos años antes de las elecciones.

¿A dónde nos llevan? ¿A otro fraude electoral anticipado? A medida que se aprobaron las últimas reformas electorales, advertimos sobre el fraude anticipado, y esto ha sucedido y volverá a suceder. Además, el FAD fue despojado del 2% para su subsistencia. Todo esto quedó plenamente documentado en un informe presentado a la Fiscalía Electoral hace más de dos años, sin obtener aún respuesta. Este fraude fue encubierto por acuerdo entre los líderes de los principales partidos tradicionales, el poder económico y el Tribunal Electoral.

Si así fue en 2019, más lo será en 2024 con las reformas electorales, cuya decisión final queda en manos de una Asamblea y un Gobierno marcado por la corrupción y el desprecio por los sentimientos del pueblo y con un Introducción cada vez más notoria de la narcopolítica y las pandillas y mafias detrás de partidos, candidatos y autoridades electas.

Secretario General de Conusi-Frenadeso.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *