Jacobsen consigue un doblete de la Manga del Mar Menor, Roglic sigue liderando

El holandés Fabio Jacobsen, sacó un merecido doblete de La Manga del Mar Menor ganando el sprint en la octava etapa

El piloto holandés de Deceuninck Fabio Jakobsen (3i)

El holandés de Deceuninck, Fabio Jakobsen (3i), celebra su victoria en la octava etapa de la Vuelta a España.Manuel Bruque | EFE

El holandés Fabio Jacobsen (Deceuninck Quick Step), el mismo ciclista que le salvó la vida hace un año tras sufrir un grave accidente en el Tour de Polonia, hizo un merecido doblete en La Manga del Mar Menor ganando el sprint en la octava etapa , Un día caluroso que el esloveno Primoz Rogic salvó con su maillot rojo intacto.

Jakobsen (Gorinchem, 24 años) renació en Molina de Aragón el pasado martes, y en La Manga confirmó su feliz regreso al ciclismo y a la vida personal. Ganó con autoridad en un duelo con el italiano Alberto Dainese (DSM) y el belga Jasper Philipsen (Alpeccin-Fenix), todos con el tiempo de 3h.36.05 en el recorrido de 173,7 km.

Segunda victoria de Jakobsen en esta edición, cuarta en la Vuelta, ya que en 2019 acabó con éxito en El Puig y Madrid. De esta forma empató a 2 con el belga Philipsen, y de paso le arrebató por puntos el maillot verde de líder.

En el negocio de los favoritos, sin novedades. Todo rodado para pasar página sin contratiempos, pasando el protagonismo a los velocistas, y esperando la montaña almeriense el domingo. Roglic vive tranquilo en rojo. Les sigue en el podio el austriaco Felix Grosschartner (Bora-Hansgrohe), ocho segundos por detrás; y el español Enric Mas (Movistar), a los 25.

TRES CESTAS DESAFÍAN EL CALOR

El sol caía a plomo en Santa Pola, punto de partida de la etapa costera. Un día llano, ideal para que los velocistas luchen, una oportunidad para los que aún no han levantado los brazos, y un día de tregua para los favoritos, pensando en la ascensión del domingo a Velefique.

Calor húmedo de pánico. Algunos, como el jersey blanco de Egan Bernal, improvisaron una ducha con agua helada. ¿Quién dijo miedo ?. los valientes nunca faltan en el camino. Partieron tres ciclistas vascos: el vizcaíno barbudo Ander Okamika (Burgos-BH) y los guipuzcoanos Bagües (Caja Rural) y Mikel Iturria (Euskaltel-Euskadi). Los habituales.

Los rebeldes sabían que no iban a llegar a La Manga con opciones, pero los equipos invitados se entregan en las fugas para hacerse ver y justificar su presencia; y si suena la flauta, hecho improbable, tanto mejor. Los tres terminaron su recorrido con 35 kilómetros para el final, reducidos por un pelotón que ya se estaba calentando para el sprint.

JAKOBSEN TIENE 2 GANANCIAS CON PHILIPSEN

El pelotón se lanzó a la lengua de tierra de La Manga del Mar Menor, donde hubo ruido de protesta, de indignación social por la contaminación de las aguas marítimas que en algunas zonas está exterminando a los peces. «SOS Mar Menor», reían las pancartas de ciudadanos y veraneantes indignados.

La Vuelta les puso un altavoz por el problema ecológico, para unos consecuencia del calor de los últimos días, para otros es culpa de la anoxia, una falta de oxígeno en el agua del mar provocada por la contaminación de las aguas que viene del aguas de drenaje de cultivos intensivos del Campo de Cartagena, que llegan a la laguna cargadas de nitratos.

Con el grafiti al respecto retirado antes de la llegada de los ciclistas, el pelotón llegó a La Manga, con los incentivos intactos. Philipsen quería el triplete, Jakobsen el doble y otros, como el francés Demare y el colombiano Molano, suspiraban por su estreno.

El Deceuninck montó su «tren» azul desde lejos, detuvo un intento efímero de Jetse Bol (Burgos) y controló los movimientos de los Bora y Groupama. Jakobsen solo tenía que esperar el momento oportuno. Cuando vio salir a Philipsen, puso el directo. El que lo llevó a levantar los brazos nuevamente. Una gran victoria en el Mar Menor, una joya a pesar de todo.

Este domingo se disputa la novena etapa entre Puerto Lumbreras y Alto de Velefique, con un recorrido de 188 km, una jornada de montaña con cuatro pasos y un desnivel acumulado de 4.500 metros. Favoritos en el escenario. Las principales dificultades serán el Alto Collado Venta Luisa (1º) y el final en Velefique, un puerto de categoría Especial de 13,2 km al 6,4 por ciento.

Carlos de Torres

TXT

Copiar texto sin formato

Contenido de la noticia:

>

Jacobsen saca un doblete de la manga del

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *