La nueva caravana de migrantes avanza desde el sur de México tras los atentados

Un migrante haitiano identificado como Luis dijo que si el Gobierno quiere retener a los migrantes en territorio mexicano, debe ofrecer oportunidades o, de lo contrario, debe permitirles viajar.

Migrantes en México

Migrantes en MéxicoEFE

La nueva caravana de unos 600 migrantes que emergió esta semana partió este martes desde el municipio mexicano de Huixtla, en el sureste del estado de Chiapas, luego del ataque de la Guardia Nacional (GN) que detuvo a un primer grupo.

Los cientos de niños, hombres y mujeres de Haití, Venezuela, Cuba, Honduras y otros países salieron de Huixtla alrededor de las 3.00 (8.00 GMT) a pesar de estar cansados, enfermos y con ampollas en los pies.

«Nos dieron dos panes y un poco de café. Es lo que hemos comido, y agua dos veces, no es justo, no queremos estar en esa situación», dijo a Efe un viajero, que prefirió omitir su identidad por miedo a la deportación.

La región está experimentando una ola migratoria récord, con más de 212,000 inmigrantes indocumentados detenidos en julio en la frontera de Estados Unidos, mientras que el Instituto Nacional de Migración (INM) de México reporta casi 382,000 «entradas irregulares» desde 2019 a la fecha.

  • Una caravana de unos 600 migrantes centroamericanos, haitianos y venezolanos partió este sábado de la ciudad mexicana de Tapachula, en el sureste del estado de Chiapas, en la frontera con Guatemala, rumbo a Estados Unidos.

    Una caravana de unos 600 migrantes centroamericanos, haitianos y venezolanos partió este sábado de la ciudad mexicana de Tapachula, en el sureste del estado de Chiapas, en la frontera con Guatemala, rumbo a Estados Unidos.EFE

Esta segunda caravana avanza luego de las imágenes de esta semana que muestran a elementos de la GN, un cuerpo con entrenamiento militar, mientras golpean y amenazan a los migrantes de una caravana en Chiapas, en el sureste del país.

Luego del hecho, el Instituto Nacional de Migración (INM) suspendió a dos agentes federales por sus acciones, pero los migrantes han expresado que la persecución persiste.

“Nos tratan super mal, no somos delincuentes y queremos preguntarle al director de migración por qué nos quieren tener encerrados en México, porque no hemos encontrado esta situación en los nueve países que hemos circulado”, uno de ellos. informó a Efe.

Mientras tanto, médicos y enfermeras de la Secretaría de Salud de Chiapas atendieron a migrantes haitianos, centroamericanos y de otro tipo que han caminado más de 70 kilómetros desde Tapachula a Escuintla, Chiapas.

Pese al panorama, los extranjeros han contado que no renunciarán a su viaje en caravana porque en Tapachula ya no hay condiciones para esperar a que las autoridades tramiten sus solicitudes de asilo, por lo que han optado por viajar en masa.

Algunos de ellos incluso han pedido al Gobierno de México que les cobre un impuesto para viajar al norte del país.

Un migrante haitiano identificado como Luis dijo que si el gobierno quiere retener a los migrantes en territorio mexicano, debe ofrecer oportunidades o, de lo contrario, debe permitirles viajar.

«Por ejemplo, si quisiera quedarme en México, lo haría por mi hijo y por mi madre y por mí, y haría lo que fuera necesario para trabajar, pero no hay forma de quedarme y no nos dejan mudarnos Adelante «, se lamentó.

Por ahora, esta segunda caravana de migrantes continúa su recorrido por toda la carretera costera en el tramo Acacoyagua-Mapstepec, unos 36 kilómetros donde la Guardia Nacional dispersó este martes la primera caravana.

En Mapstepec, fuerzas federales ingresaron al centro del municipio en busca de migrantes que se escondían en casas.

Recién el viernes pasado, la secretaria de Defensa Nacional (Sedena) admitió que uno de sus principales objetivos en la frontera sur es «detener toda migración».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *