La Policía Federal de Brasil tocó la puerta de la casa donde Jair Bolsonaro se reunió por segunda vez en dos semanas. Si a su hijo Carlos le preguntaron a finales de año, estaban jugando a agentes que buscaban a su expresidente (2019-2022) por su supuesta relación con el fallido intento de golpe de Estado de hace un año. El ultraderechista, tres militares que fueron ministros con él y varios asesores de su círculo íntimo son los objetivos de un operativo policial que incluye uno 30 registros y cuatro órdenes de aprehensión contra asesores. Los agentes fueron presentados en la casa de Bolsonaro en Angra dos Reis, a 170 kilómetros de Río de Janeiro, con una orden que obligaba al patriarca a presentar su pasaporte y le prohibía salir del país y entrar en contacto con el resto de sospechosos, segundo Oh globo. Su portador ha sido informado de que tomará la decisión y enviará el documento.

La investigación judicial en torno al padre de Bolsonaro se inició desde el momento en que perdió su inmunidad, pero nunca antes el expresidente había sido abordado directamente por los investigadores del caso más grave en su contra, el intento de abolir el Estado de Derecho. Supone también un salto cualitativo que entre los cazadores tiene en reserva a tres generales: Walter Braga Netto, que fue ministro de Defensa y candidato a vicepresidente en las últimas elecciones, su sucesor como ministro Paulo Nogueira Batista, y Augusto Heleno, que encabezó una Ministro crítico hacia la seguridad institucional. Entre las señales de la policía también se marcharon el exjefe de la Marina Almir Garnier y Waldemar Costa Neto, presidente del Partido Liberal, en la militancia del padre de Bolsonaro.

La operación en curso se destaca en las investigaciones sobre el intento de golpe de Estado perpetrado por miles de bolsonaristas el 8 de enero de 2023, semana en la que Luiz Inácio Lula da Silva asumió el poder para ganar las elecciones.

La policía acusa a los sospechosos, según una nota oficial, de «pertenecer a una organización criminal que pretendía perpetrar un golpe de Estado» que mantiene a Bolsonaro en el poder y obtiene con sus ventas políticas. Los investigadores pretenden organizarse en células para difundir un supuesto fraude en las elecciones de 2022 con el objetivo de legitimar la intervención militar. Durante dos meses, miles de personas acamparon frente a cuarteles militares en todo el país exigiendo un golpe de estado contra Lula. Sólo después de la canción fueron desmantelados.

El presidente Lula se refirió a la actualidad del día en las primeras horas del operativo político. «Creo que [el intento de golpe] no te preocupes si te quedas solo [Bolsonaro]”, dijo según Efe durante una entrevista con una emisora ​​de radio. El izquierdista dejó constancia de que, entre la derrota, su rival de extrema derecha, “se quedó en casa llorando y se fue a Estados Unidos. Debo haber participado en la construcción de este intento de gol. Vayamos a ver qué dicen las investigaciones».

Los casos juzgados contra el padre de Bolsonaro obedecieron a supuestos coloridos, desde el intento golpista hasta intentar ganar con las alegrías que le regaló la familia real saudita cuando era presidente de Brasil. O el más reciente, abusar sexualmente de una bailarina de jorobada durante un viaje en moto de agua. Desde que el Tribunal Supremo anunció, poco después de la fracasada assonada, que investigaba a Bolsonaro por incitar al ataque a las sedes de las tres granjas, el caso contrario ha traído pocas noticias relevantes, pero varios peones de su entorno han ido cayendo. Lo busco si se ha estirado paso a paso.

En primer lugar, la policía detuvo y se apoyó en un comisario de policía que era Ministro de Justicia. La siguiente detenida fue su secretaria privada, una militar que lo acompañaba constantemente y levantaba su celular. Posteriormente, el 29 de enero, agentes se dirigieron a la casa real de Bolsonaro en busca de Carlos Bolsonaro, escondido en Río de Janeiro, mientras investigaban el espionaje ilegal por kilómetros y kilómetros de los opositores de su padre. Ahora es el líder de la derecha brasileña y algunos de los generales y asesores retirados que lo acompañaron al Gobierno son los que están en la mira de la política y la justicia.

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en el nuestro boletín periódico.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_