Trabajadores de TDK-EPC, fabricante de sistemas electrónicos, en el Parque Tecnológico de Andalucía, en Málaga, en Mayo.Daniel Pérez (EFE)

La automatización y la inteligencia artificial destruyen habilidades laborales y crean nuevas habilidades que requieren una formación especializada, el talón de Aquiles de España, ¿cuáles son los trabajadores que están a la cola de Europa en formación continua y con deficiencias en comprensión lectora, aptitud para las matemáticas, conocimiento de idiomas o digital? habilidades. Así, Bruselas no solo ha dado un tirón de orejas al Gobierno español, sino que le ha provisto de fondos ―50 millones de euros en el marco del Plan de Recuperación, Transformation y Resiliencia― para que desarrolle un plan de microcredenciales universitarios (cursos de Specialized formación en un ámbito de conocimiento de menos de 150 horas y no solo dirigido a graduados) entre enero de 2024 y junio de 2026. el Plan Microcreds de microcredenciales universitarias; pero este es solo el primer paso.

Menos de un 5% de estudiantes de grado y menos del los de los de máster de las universidades públicas presenciales tiene más de 30 años, y el ministro del ramo, Joan Subirats, insiste en todos sus discursos en la necesidad de conquistar a los alcaldes . «Hay que atraer a la universidad a gente entre los 25 y 64 años con estudios más flexibles que los grados y los posgrados», ha subrayado este lunes Subirats desde la Universidad de Málaga. Al acto han acudido representantes de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) y asociaciones de pymes. “Esto no es algo que España va a hacer de manera autónoma, sino que es una estrategia europea de formación a lo largo de la vida. .

Esta intervención de Bruselas garantiza que la formación proseguirá más allá del 2026, también aunque este julio hubiera cambiado de Gobierno. Previsiblemente, las empresas en las que se formen estos empleados invertirán y otros lo harán a título personal para no quedarse rezagados.

La intent, aunque no se ha abordado en el acto, no es solo recualificar a los trabajadores ―esencial en la sociedad del conocimiento―, sino que las aulas no se vacíen con la crisis de natalidad. Con los 50 millones pretende poner en marcha en los dos años microcredenciales, otorgar becas para quien no pueda pagarlas por su vulnerabilidad social y actividades de intermediación entre la universidad y los sectores productivos.

«Las microcredenciales se pueden convertir en un magnífico instrumento de inclusión y de generar igualdad de oportunidades», se ha felicitado a la nueva presidenta de los rectores, Eva Alcón, presente también en Málaga. “¿cuántas personas no han podido tener estudios ya lo largo de su vida profesional tienen necesidades y van a cumplir ese sueño? ¿O obtuvieron personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad probable no iban a poder a una formación y ahora sí?”.

La idea es crear una ventanilla única digital en la que presentarse a la oferta de microcredenciales universitarias, forma que un interesado pueda hacer búsquedas inteligentes y matricularse casi de forma inmediata si cumple el perfil. Además, pretende promover el Permiso Individual de Formación (PIF), que existe, que permite al trabajador ―con autorización de la empresa― dedicar parte de su jornada laboral a cursar une reciclaje con acreditación oficial reconocida, en este caso los microcredenciales . Ahora la empresa puede bonificarse por el costo salarial del tiempo que el empleado se ausente (hasta 200 horas laborables por año natural o curso lectivo).

hola mesa

Los gobiernos autonómicos deben incluir las microcredenciales en suspensión de financiación, pero a la gran estas pueden convertirse en una pequeña tabla de salvación de las universidades públicas, que en su mayoría están infrafinanciadas. El negocio de los cursos de formación lleva años en manos de universidades privadas, que lanzan cursos propios sin ninguna acreditación oficial y una calidad en algunos casos muy mejorables. De hecho, un decreto ministerial de reconocimiento de los campus obligará a que el 50% de los alumnos de una universidad sean de grado para frenar el negocio a veces descubierto en esos campus, que un juicio del ministerio están concebidos para vender esta formación continuada con un sello universitario. Además, el decreto de organización de las enseñanzas universitarias de 2022, obliga a que todos los títulos propios tengan un responsable de plantilla y una programación aprobada: que no se dé gato por liebre.

El Ministerio de Universidades tiene una estructura mínima y sabe que para poner en marcha este ambicioso plan los campus tienen que entrar en programas de recualificación de otros departamentos y comunidades, sobre todo en sectores y actividades estratégicas en la que falte personal calificado o haya necesidades de profesional del reciclaje.

Y en este camino, las universidades no pueden identificar solas las necesidades de recualificación del mundo laboral, por lo que para que el programa no fracase es necesario mjorar el diálogo de estas con las micro, pequeñas y medianas empresas. Los cursos podrán coproducirse con otras universidades. El ministerio no olvida que la inteligencia artificial puede ayudar a diseñar la oferta, detectando conocimientos, habilidades y competencias que tengan una alta demanda no cubierta en los sectores productivos.

Además, el ministerio pretende elaborar documentos y videos que explican a la ciudadanía adulta ya los empleadores que son las microcredenciales y para que sirven. Y se tiene que formar a los profesores, acostumbrados a formar a un joven de entre 18 y 24 años, sin la experiencia previa de unos trabajadores ya curtidos.

En un segundo escalalón, tras esta formación de menos de 150 horas, la intención es que los interesados ​​puedan dar el salto con un título o máster universitario relacionado con el campo que domina. En Estados Unidos, la South New Hampshire University (SNHU) ha multiplicado en 18 años por 64 antiguos alumnos (de 2.800 a 180.000) ofreciendo unas microcredenciales a distancia que se pueden encadenar hasta lograr un título. Subirats ha apuntado esta posibilidad, pero no se recoge en ninguna legislación.

Estas certificaciones tendrán que quedar reflejadas en el nuevo Europass, una versión estandarizada de los currículum vitae que sirve para encontrar trabajo en toda la zona euro.

Como ocurre en los campus públicos, los campus diseñarán cursos a la carta de las empresas interesadas en formar a sus empleados en algo muy específico. L’intención es que estos 50 millones sean solo el punto de arranque y que los trabajadores conciencien de la necesidad de recciclarse Durante toda su vida profesional o formare en nichos de empleo sin cubrir.

Apertura de las aulas en varios frentes

Conoce más sobre EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook allá Gorjeoo apuntarte aqui para recibir boletín semanal.

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado