Las ONG califican el arresto de opositores en Nicaragua como "persecución judicial"

La acusación más reciente fue emitida este martes por la Fiscalía de Nicaragua contra el periodista Carlos Fernando Chamorro, crítico de Ortega.

En la imagen, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (d).  EFE / Jorge Torres / Archivo

En la imagen, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (Archivo).Jorge Torres | EFE

Las organizaciones sociales Urnas Abiertas y Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Never Again calificaron este miércoles de «persecución judicial» la detención de varios líderes políticos y sociales de la oposición nicaragüense, investigados por presunta traición o lavado de dinero.

Las denuncias e investigaciones contra el grupo de opositores, en su mayoría líderes de la disidencia, son «evidencia de persecución judicial, guerra legal o lawfare, que se ha utilizado como estrategia represiva desde mayo con el objetivo de eliminar toda competencia electoral, utilizando la vía judicial». Poder con fines extrajudiciales a favor de los intereses del Ejecutivo «presidido por Daniel Ortega, dijo Urnas Abiertas.

La más reciente acusación fue emitida este martes por la Fiscalía de Nicaragua contra el periodista Carlos Fernando Chamorro, crítico de Ortega, por los presuntos delitos de blanqueo de capitales, bienes y activos, apropiación indebida y retención y manejo abusivo.

Chamorro está siendo investigado en el caso contra la ONG Fundación Violeta Barrios de Chamorro, liderada por su hermana Cristiana, quien fue detenida en junio pasado tras mostrar su interés en ser candidata a la presidencia.

«La Policía y la Fiscalía, en complicidad con el Poder Judicial, actúan de manera arbitraria e inconstitucional con acusaciones que confirman el estado de terror que tiene como objetivo silenciar a la sociedad que exige libertad, verdad, justicia y el derecho a vivir en democracia», dijo. , por su parte, el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más.

El Colectivo también condenó la decisión estatal de ordenar detenciones por 90 días de opositores, quienes sufren «aislamiento equivalente a tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes, sin comunicación con sus familiares y su defensa, en consecuencia, son verdaderos secuestros que violan todos sus derechos. «

Urnas Abiertas relacionó las acciones legales con las elecciones del 7 de noviembre, en las que Ortega busca su tercera reelección consecutiva y la segunda junto a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Según Urnas Abierta, Ortega ha provocado «la erosión de las condiciones necesarias para un proceso electoral libre, justo, creíble, legítimo, transparente y observado».

Por tal motivo, calificó de «urgente que la comunidad internacional avance hacia el desconocimiento de las elecciones de 2021 y el indicio de que el Gobierno de Nicaragua no tiene legitimidad de origen».

Por su parte, el Colectivo insistió en «el cese de la persecución y aplicación de leyes inconstitucionales y arbitrarias y la plena libertad de los más de 150 presos políticos en Nicaragua».

En las elecciones de noviembre, Ortega, que gobierna desde 2007 después de haberlo hecho entre 1979 y 1990, jugará 42 años de dominio de la política en Nicaragua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *