La llorona del 25 de agosto de 2021

“Se necesitan buenos ejemplos para los bebés desde el momento en que sueltan los senos de sus madres hasta bien entrada la adolescencia. Todos los niños necesitan una buena crianza […]»

Dejemos de tonterías, para mí la corrupción de estos jóvenes profesionales, que invadieron la sociedad panameña desde hace 30 años, comienza en casa y no es una cuestión exclusiva de pobreza o riqueza, ya que casi todos estos «pelagatos» que actualmente reaparecen en el Un firmamento de corrupción nacional con apellidos influyentes, buenas familias o simplemente marginales, se han formado gracias a los comportamientos aprendidos o vistos desde muy pequeños en sus hogares. Defectos que, muy probablemente, son reforzados continuamente por padres y familiares muchas veces sin darse cuenta. Entonces veamos y discutamos algunas causas que abren el camino para que ocurran actos indebidos, primero en el hogar y luego en la vida pública, yo diría que estas fiebres se originan cuando los niños conviven naturalmente con el egoísmo, la falta de solidaridad entre la familia, los golpes de la férula y la grave falta de respeto hacia los ancianos.

Una vez que el corrupto está formado, y más preparado académicamente que un tamal chiricano, encuentra dos zonas de vida perfectas para sobrevivir y triunfar en libertad, la primera zona es el mismo Estado, lo que, naturalmente, provoca una macro de corrupción que afecta a los tres económicos. Sectores, a todos los niveles, algunos economistas le han dado dos nombres: el mal necesario y también el aceite para las vías del tren. La otra área de la vida para el desarrollo de los nuevos corruptos es la micro-corrupción que vivimos a diario y en la que estoy seguro que tanto tú como yo estamos sumergidos en la guacha sin darnos cuenta y que Se muestra al rojo vivo con nuestra forma de actuar y pensar: ¿será que el Estado nunca castigará a oligarcas criminales ni a extranjeros, o será? Aquí no pasa nada, seguimos comprando lotería, a pesar de …, los votamos y su mecenazgo se paga con impuestos, aplaudimos los contratos de las minas y los puertos del Canal, etc.

Psiquiatras y sociólogos jubilados, junto con muchos viejos de carreras encomiables, coinciden conmigo en que el ser humano nace o se corrompe muy fácilmente sin duda. Por lo que es obligatorio que muchos de estos elementos consentidos por sus familiares sean corregidos a tiempo.

Se necesitan buenos ejemplos para que los bebés no suelten los pezones de sus madres hasta bien entrada la adolescencia. Todos los niños necesitan una buena crianza, salvo el regocijo y el maltrato, no tanto de una mano firme y rígida o enérgica como la del emperador ruso Iván el Terrible que, debido a que uno de sus hijos le desobedeció, le aplastó la cabeza con la punta de su bastón. , y luego se fue llorando y mentalmente afectado durante meses.

La tolerancia constante es parte de la clave y un poco de suerte en la crianza de los hijos. Fíjate en la mirada quejosa de cualquier niño, de dos o tres años, que ve a otro «pela’ito» gracioso con un celular o un juguete caro y te darás cuenta de que tendrás que apurarte para detenerlo para que no lo roba. , o consolarlo pronto, para que no le forme una rabieta espectacular, con gritos espantosos, tirándose al suelo a revolcarse de rabia con espumas en la boca, donde sea que esté, en los mercados, en las iglesias, incluso en el Transmilenio que los he visto. La mayoría de las veces, el niño mimado obtiene un consentimiento que puede convertirlo en un futuro en un delincuente sin empatía, insolente, sin importancia y taimado.

Los padres con hijos corruptos, que han sido capturados por la justicia, no sufren ni tienen dolor, que esta fiesta esté preparada para que cada nuevo escándalo ocluya el de sus hijos. Mientras tanto, eso sí, escuchar antes de acostarnos a dormir esa música de Wagner llamada Cabalgata de las Valquirias, que adorna magistralmente el camino de nuestro curioso holocausto tropical, que nos sumergirá para siempre en un subdesarrollo revuelto con el reguetón y otros íconos de nuestra ignorancia supina.

Economista, escritor de modales.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *