Más de 22 mil estudiantes eligen universidades oficiales

Alrededor de 22.677 nuevos estudiantes se han matriculado en universidades oficiales, aumentando la matrícula que estos centros de estudios contemplaban antes de la pandemia.

Un porcentaje de ellos emigró de universidades privadas en busca de matrículas más baratas o gratuitas.

En el caso de la Universidad de Panamá, por ejemplo, en el primer semestre de este año la matrícula llegó a 87 mil estudiantes a nivel nacional, mientras que en el segundo hubo una matrícula de 77.767 estudiantes, según datos proporcionados por Nereida Herrera, secretaria general de esta casa de estudios.

En la Universidad de Chiriquí (Unachi), según la rectora, Maestra Etelvina Medianero de Bonagas, este año se matricularon 5.500 alumnos adicionales a los 14.500 que ya tenía la universidad, que suman 20.500.

En la Universidad Tecnológica de Panamá ingresaron este año 4.700 nuevos estudiantes universitarios, de los cuales 1.880 provinieron de entidades privadas.

La Universidad de las Américas (Udelas) logró un aumento en la matrícula en 2021 con respecto a 2020 y 2019, de aproximadamente 1.200 estudiantes, es decir, de 10.500 pasó a recibir 12.700 estudiantes (ver tabla).

Hasta el momento, las universidades oficiales han abierto de par en par la puerta a quienes no pueden costear sus estudios en la oferta privada porque la mayoría de las actividades se realizan de forma virtual.

Sin embargo, estas cinco universidades enfrentarán un verdadero desafío el próximo año cuando el Ministerio de Salud autorice personalmente el regreso, pues debido a las medidas de bioseguridad, los centros se quedarán sin aulas suficientes para atender a los miles de estudiantes que prefirieron esta oferta. “Cuando lleguen las clases presenciales, difícilmente podremos acomodarlas porque no tenemos la infraestructura. En cualquier caso, podríamos solicitar un permiso a las escuelas del Ministerio de Educación para atender a los chicos para que puedan continuar sus estudios ”, indicó Medianero de Bonagas. Entre las alternativas que considera Uncahi, analizan que ciertas carreras siguen siendo virtuales, mientras que aquellas que requieren laboratorios y prácticas son las presenciales.

Cada universidad adaptará sus instalaciones en función de su presupuesto y capacidad. “En las aulas hay 25 o 40 alumnos, no se puede mantener la concentración por problemas de distanciamiento físico. Estamos trabajando en el tema de la división de la sala, dependiendo del grado que puedan tener los alumnos en persona y dos veces de manera virtual ”, explicó Juan Bosco Bernal, rector de Udelas.

Abrir espacio para los estudiantes en las aulas implica pedir al Ministerio de Economía y Finanzas que aumente el presupuesto de las universidades. «El aumento de la matrícula implica que cubramos una demanda de profesionales y técnicos», agregó Bernal.

“Sí hay aulas, pero hay 40 y 50 alumnos por grupo, si hay menos no hay suficientes aulas”, dijo Herrera de la Universidad de Panamá.

Los individuos sufren bajo

Por otro lado, las universidades privadas están experimentando una matrícula muy lenta o baja para el próximo semestre.

Este medio realizó una encuesta en algunas universidades privadas y la mayoría asoció el descenso de la matrícula, o retrasos en los pagos, a la situación económica del país, que, si bien comienza a mostrar signos de recuperación, no alcanza para pagar los estudios.

«La matrícula ha sido motivo de preocupación últimamente porque ha bajado un 50% de lo que debería haber sido», dijo el profesor Orlando Allard, decano de la Facultad de Ciencias Empresariales, Logísticas y Marítimas de la Universidad Santa María La Antigua (USMA). Sin embargo, agregó que el tema del registro ha mejorado incluso superando años anteriores (2018-2019). “Es el paso de la inscripción a la inscripción lo que no se materializa del todo”, explicó Allard.

En el primer trimestre del año, la USMA registró una disminución en la matrícula de aproximadamente el 20%. Ese no fue el único dolor de cabeza, sino la delincuencia que el expresidente de la USMA, Juan Planells calculó en un 50%.

Las universidades privadas que lograron superar la crisis de la pandemia tienen dos cosas en común: arreglos de pago o reducción de matrícula y adaptación efectiva a la modalidad virtual.

“Al principio había incertidumbre, algunas universidades tenían que realizar acciones solidarias en la matrícula, y después de tres meses había gente que no podía cumplir con la cuota de pago, así que mientras volvían a encarrilar pagaban”, dijo José Alberto Nieto. rector de la Universidad Metropolitana de Educación, Ciencia y Tecnología (Umecit).

«La modalidad virtual ha afectado mucho la planta física y la parte de la conectividad con los docentes», agregó Nieto. En el caso de Umecit, la pandemia no afectó la inscripción. El secreto era la solidaridad con el bolsillo de los estudiantes y permitirles pagar «según sus posibilidades, los estudiantes han sabido manejarlo con un plan flexible», dijo Nieto.

La caída de la matrícula continúa “porque la gente no se recupera económicamente. Ahora tienen que pagar sus compromisos bancarios y ahorrar en educación. No pueden sacrificar vivienda, comida, reducen transporte, pero reducen gastos en educación porque lo consideran un gasto no prioritario ”, explicó Mirna De Crespo, rectora de la Universidad Latina.

En la Universidad de Columbus hubo un retiro de un número interesante de estudiantes en marzo de 2020. “Pero cuando observaron que la situación de crisis de salud persistiría por mucho más tiempo en todo el mundo, estos estudiantes decidieron reactivar en su matrícula y en sus estudios; por eso hemos recuperado nuestra matrícula habitual ”, afirmó el rector Joaquín Del Villar.

Durante los periodos de esta bajada o disminución de la matrícula por causa de una pandemia, «nos ocasionó serios problemas económicos para poder cumplir con todos nuestros compromisos económicos con los diferentes acreedores y proveedores», añadió Villar.

Algunas universidades no lograron saltar a la virtualidad. Se vieron obligados a suspender las clases porque o no tenían las plataformas o sus profesores no estaban capacitados para hacerlo.

La efectividad de la formación virtual es incierta, no existe una evaluación o medición científica hasta el momento que demuestre el éxito. El verdadero indicador de la preparación de los estudiantes sigue siendo el mercado laboral.

Para agilizar el ingreso a las universidades, la ministra de Educación, Maruja Gorday, dijo a La Estrella de Panamá que están trabajando con “una alianza de 15 universidades públicas y privadas que nos han brindado 15 mil plazas para reforzar y capacitar a los egresados ​​de el tercer trimestre, una cifra que representa el 50% de los egresados ​​”.

Cada universidad realiza sus propios estudios a través de encuestas o encuestas a estudiantes y profesores.

Se estima que las clases presenciales en las universidades comenzarán el próximo año, aunque cada una es libre de elegir la fecha de inicio. Todo dependerá del control sanitario y de la capacidad de las universidades para ofrecer instalaciones seguras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *