Más de 40.000 personas han desaparecido en rutas migratorias desde 2014

Alrededor de mil más han perdido la vida o han desaparecido en el mar en diferentes naufragios, el más grave de los cuales ocurrió el pasado mes de abril.

Migración

Los migrantes esperan salir de Colombia para continuar su viaje a través de Darién hacia América del Norte.Archivo / La Estrella de Panamá

Más de 40.000 personas han fallecido o desaparecido desde 2014 en las diferentes rutas migratorias alrededor del mundo, recordó hoy el proyecto «Migrantes Desaparecidos», gestionado a través de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

En un comunicado difundido en redes sociales con motivo del Día Internacional de las Personas Desaparecidas, este programa dependiente de la ONU advirtió que miles se han quedado sin respuesta y sin los medios para conocer la suerte de sus seres queridos, de quienes ha sido quitado. incluso el derecho a la tumba.

«Familias que se han quedado sin noticias, luchando por encontrar respuestas que tal vez no reciban», dijo.

Miles de estos migrantes murieron al naufragar precarias embarcaciones fletadas por mafias transregionales dedicadas al lucrativo contrabando de personas, cuyas huellas se pudieron rastrear hasta que se hundieron en las aguas, pero miles más lo hicieron en «embarcaciones fantasma» imposibles de seguir, según el programa.

21 MUERTOS LA ÚLTIMA SEMANA EN EL MEDITERRÁNEO CENTRAL

El viernes pasado, una mujer y cuatro hombres se ahogaron cuando la precaria embarcación neumática fletada por las mafias locales con la que intentaban llegar a la isla italiana de Lampedusa naufragó frente a las costas de Libia, en el último naufragio fatal reportado en la Ruta Llamada del Mediterráneo Central. , se considera uno de los más mortíferos del mundo.

Según la controvertida Guardia Costera libia, cuyo financiamiento y supuestos vínculos con mafias locales son denunciados por organizaciones no gubernamentales internacionales, otros 30 migrantes fueron interceptados y devueltos a puerto a pesar de que Libia es considerada «un país inseguro».

Una vez desembarcados, recibieron primeros auxilios antes de ser entregados a las autoridades judiciales para ser trasladados a los centros de detención.

Una semana antes, al menos 17 personas se ahogaron cuando otro bote inflable se hundió frente a la ciudad costera de Zawara, cerca de la frontera con Túnez y uno de los principales centros de operaciones de las milicias armadas locales dedicadas al contrabando, principalmente de personas, pero también de armas, alimentos. , combustible y otros productos.

Más de 22.000 personas han sido interceptadas este año en la ruta migratoria del Mediterráneo central cuando intentaban viajar irregularmente a Europa en embarcaciones precarias fletadas por bandas rentables en Túnez y el oeste de Libia.

Alrededor de mil más han perdido la vida o han desaparecido en el mar en diferentes naufragios, el más grave de los cuales ocurrió el pasado mes de abril, cuando 130 personas que pedían ayuda se ahogaron frente a las costas de Libia.

Solo este agosto, un centenar de personas han perecido en tres naufragios frente a Libia, un país sumido en el caos y la guerra civil desde que en 2011 la OTAN contribuyó militarmente a la victoria de los heterogéneos grupos rebeldes sobre la dictadura de Muammar al-Gaddafi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *