Mujeres rurales aprenden sobre cultivos en la Escuela Campo del Mides

En la provincia de Coclé, el Ministerio de Desarrollo Social enseña a las mujeres rurales a plantar y cosechar sus alimentos a través de cuatro escuelas

Mujeres aprenden en Coclé sobre agricultura sostenible, MIDES

Un grupo de 40 mujeres rurales aprende sobre agricultura sostenible en una de las cuatro «escuelas de campo» de Mides.Cedido



En la remota comunidad de Río Chique Quije, en la provincia de Coclé, un grupo de 40 mujeres rurales asiste a la Escuela de Campo “Una Luz en el Camino”, administrada por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides), tres veces por semana. para aprender sobre agricultura sustentable y lograr cultivos amigables con el medio ambiente.

La iniciativa que comenzó el pasado mes de julio con un plan piloto beneficiará a cientos de mujeres de los programas Mides, quienes serán capacitadas en parcelas demostrativas para la producción de sus propios alimentos.

La Escuela Campo no es un centro de estudios ordinario con aulas, pupitres y pizarrones sino que es un campo abierto de más de una hectárea de terreno, que cuenta con cuatro tinajas de tilapia y parcelas demostrativas de arroz, maíz, camote, ñame, mandioca, frijoles. , judías verdes, tomate, pimentón, calabaza y otros productos.

En Coclé hay cuatro centros o escuelas que están permitiendo a más de 400 familias de comunidades vulnerables abordar la agricultura de subsistencia con técnicas agrícolas que garantizan altos rendimientos en espacios reducidos. Mientras que en todo el país hay más de 200 escuelas administradas por Mides donde más de 6.000 mujeres están aprendiendo a producir sus alimentos en sus propios entornos.

Estos centros cuentan con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y con $ 3 millones en fondos de Mides, con los que ayudan a las mujeres a tener un rol protagónico en la promoción de la seguridad alimentaria del país.

El currículo académico es diverso en la Escuela Campo, allí las mujeres aprenden a hacer y usar máquinas artesanales como el “raspador”, una herramienta que se hace con tablas y clavos que cuadran el terreno donde se sembrará el arroz. Mientras están en las tinas de tilapia aprenden a conocer todo sobre el potencial que tienen los proyectos de acuicultura.

La ministra de Mides, María Inés Castillo, calificó estas Escuelas como espacios donde las mujeres se empoderan y adquieren competencias que fomentan una economía doméstica dinámica para promover el desarrollo social en las zonas rurales de todo el país.

Castillo explicó que los cursos están enseñando a las mujeres temas específicos como los efectos nocivos que tiene el uso de sustancias químicas en suelos y cultivos, la importancia de contar con técnicas de alto rendimiento y el acceso a semillas certificadas que garanticen buenas cosechas. Pero, sobre todo, está enseñando a las mujeres que es posible migrar del bienestar a esa movilidad social que es buena para el país.

“Es una política de Estado que está poniendo a las mujeres en el centro y que se apalanca con la oferta de todas las instituciones encargadas de garantizar la seguridad alimentaria del país. Esto permite que las ´Escuelas Campos´ sean un vivero de emprendimientos sostenibles capaces de permanecer en el tiempo ”, enfatizó el ministro.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *