El primer vuelo chárter para impulsar el

Pueden manifestarse al costado de la calle o como hacen los trabajadores de Japón, que comienzan a producir mucho más para mostrar su descontento con algo ”.

La sociedad panameña está sumida en un problema global que es la pandemia. Todos sus ciudadanos quieren salir adelante, que las cosas mejoren y que el país recupere la vitalidad económica. En los últimos meses, sin embargo, hay personas a las que no se les ocurre mejor forma de expresar sus quejas que afectar a otros ciudadanos. Los cierres de la Panamericana por parte de miembros de la comunidad Ngäbe Buglé son constantes. Exigen reparaciones a sus carreteras, pero la protesta se hace cerrando la Panamericana. No es el MOP ni una institución gubernamental que no los resuelve, sino los ciudadanos que transitan por esta importante ruta y quienes mueven la economía. Esta semana, miembros de algunos grupos cerraron varias vías de la ciudad, afectando la llegada a la escuela de estudiantes, trabajadores a sus puestos o personas que acudieron al hospital. El motivo del cierre se debió a la «no privatización de la Caja de Seguridad Social». La protesta es un derecho, pero eso no da derecho a afectar la vida de cientos de otras personas. Pueden manifestarse al costado de la calle o como hacen los trabajadores de Japón, que comienzan a producir mucho más para mostrar su descontento con algo. Allí siempre se les ocurre una consigna que dice «solo el pueblo salva al pueblo», pero con estas protestas es todo lo contrario, porque no los «salvan», los afectan. No hay razón para esos constantes obstáculos. ¡Simple como eso!

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *