Hallan restos humanos en el tren de aterrizaje de un avión estadounidense que salía de Kabul

«[…] Prestar […] fue asesinado […], […] por la intrepidez de enfrentar militarmente -desde una posición obrera- al coloso del norte, poniendo en riesgo sus intereses globales en el istmo «

El pasado 18 de agosto, 136 años después del engaño montado contra Pedro Prestán para justificar su asesinato, tras el incendio en la ciudad de Colón, resultado del desigual intercambio de balas y bombas, entre las fuerzas de este héroe y las del naciente imperio estadounidense. con sus escuderos locales. La evidencia habla de que un incendio en la ciudad no le convenía a Prestán. A los inversores gringos, eso sí, para ocultar el proyecto francés o simplemente para generar un proceso de expulsión de familias trabajadoras, como el que se ha impulsado en los últimos 30 años.

En efecto, las disputas entre liberales y conservadores, como narrativa puesta en primer plano para la comprensión de nuestra historia, contribuyen a camuflar las profundas causas sociológicas que estimularon los procesos de subdesarrollo a los que se opusieron patriotas como Prestán, Victoriano Lorenzo y más tarde, otros como Juan. Navas Pájaro y Antonio Yepes De león. El papel de todos ellos se entiende científicamente en el marco de las contradicciones entre las clases sociales actuales y emergentes en los siglos XIX y XX.

El origen social de Prestán fue el de la clase trabajadora. Nace en una familia que depende de su capacidad para trabajar, no de los ingresos o la explotación de otros para vivir. Está vinculado a trabajos privados, trabajo informal y empleo público, como docente de escuela en el distrito de Santa Isabel. En el ejercicio de su profesión de abogado atendió las necesidades de protección jurídica de los autónomos, pequeños propietarios y asalariados… clase obrera pura. Esto, dice de su identidad de clase, al no entregarse a la defensa de los potentados de Colón o del resto del istmo. Prestán, fue coincidente y consistente en venir y servir solo a las clases trabajadoras.

En la historia oficial fue acusado de liderar una manada de criminales extranjeros – chinos y negros – para incendiar la ciudad atlántica. Revelando aquí no solo el racismo de las élites, sino también el encubrimiento que estos trabajadores vieron en Prestán como su defensor legal y político ante las clases dominantes igualmente extranjeras y pro-extranjeras … pero explotadores de nuestra riqueza y fuerza laboral estacionados en el istmo .

Como liberal, de la corriente radical, este patriota, aunque su objetivo era crear un estado nacional basado en un mercado interno robusto, consideró la participación de artesanos, pequeños propietarios y asalariados de una industria nacional en ese estado. Las luchas en las que participó este dirigente cartagenero-colonial fueron prestigiosas por la defensa de estas clases sociales frente a los excesos de los latifundistas y comerciantes monopolistas, quienes, durante la mayor parte del siglo XIX, se vistieron de partidos conservadores; a finales de este y en el siglo XX, las diferencias con los «liberales» se desvanecían; cada vez más, estos pertenecían a las mismas clases explotadoras que los «conservadores».

Este último resulta de la conjunción del papel que juega la impronta imperial en América Latina y el Caribe, en algunos casos inglesa; en otros, franceses o alemanes, y en Colombia y nuestro istmo, el norteamericano fortalecedor no de conservadores y liberales “moderados” “per se”, sino coincidiendo con el desarrollo de un gran capital imperial en detrimento del capital nativo.

Así, el proyecto de los liberales se ha visto truncado desde el siglo XIX por el poder de las empresas monopolistas de Estados Unidos, que está claramente en alza en el continente. Por tanto, la oposición de intereses entre los líderes liberales y conservadores en Panamá, Colombia y toda América Latina y el Caribe se acaba borrando paulatinamente.

No por casualidad, tanto Prestán como, más tarde, Victoriano Lorenzo, ambos «liberales», fueron abandonados a su suerte por sus líderes de la época. Ambos recibieron una advertencia por atreverse a enfrentarse al Imperio del Norte, que desde los Tratados Mallarino-Bidlank (1846), ya había impuesto directamente su criterio y presencia en nuestro istmo, protegiendo sus intereses a través del papel antidesarrollo y rendidor que desempeñaba el clases. terratenientes y comerciantes monopolistas en Colombia en general y en nuestro istmo en particular.

Ergo, Prestán no fue asesinado por su probada mística que sedujo a innumerables militantes de las clases trabajadoras coloniales y extranjeras. Tampoco por sus concepciones «liberales radicales», sino por la intrepidez de enfrentar militarmente -desde una posición obrera- al coloso del norte, poniendo en riesgo sus intereses globales en el istmo.

Sociólogo y docente de la UP.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *