Penélope Cruz, radical y sin filtros en la nueva comedia de Cohn y Duprat

La flanquea el dúo antagónico formado por Antonio Banderas y Óscar Martínez como dos actores de gran prestigio que firma para su película.

Penélope Cruz

Penélope CruzEFE

Penélope Cruz sorprende con su personaje más excéntrico y divertido, un director de cine con métodos poco ortodoxos, en la nueva comedia de los argentinos Mariano Cohn y Gastón Duprat que reflexiona sobre los egos y la «idiotez» en el mundo del arte y entra hoy a competencia en el Festival de Venecia. .

La flanquea el dúo antagónico formado por Antonio Banderas y Óscar Martínez como dos actores de gran prestigio a los que firma para su película y cuyas personalidades explosivas y egocéntricas en permanente competencia darán lugar a situaciones delirantes.

«Con este personaje me he dado permiso para pasar unos meses en la cabeza de un ser que no tiene ningún tipo de filtro, a quien no le importa lo que piensen los demás de ella», dijo Cruz a Efe, generalmente muy comedida ante los periodistas. .

«No es una persona feliz ni amable, ni siquiera creo que sea una buena persona, pero ha sido muy divertido intentar ponerme en su lugar», agregó la actriz. «Un personaje como este solo se puede hacer defendiendo su realidad al cien por cien porque no contempla la realidad de los demás, lo único que cuenta es su verdad y eso es lo que hace a alguien tan estúpido».

La trama comienza cuando un empresario multimillonario (José Luis Gómez) en busca de trascendencia y prestigio social decide realizar una película que deje su huella y para ello contrata a los mejores: la famosa cineasta Lola Cuevas (Cruz), el actor de Hollywood Félix Rivero. (Banderas) y el actor de teatro radical Iván Torres (Martínez).

Los ensayos para el rodaje se convierten en una sucesión de ensayos más diabólicos de lo que Cuevas ve como actos artísticos en sí mismos y que no hacen más que tensar la cuerda entre los dos actores.

Pese a los guiños que contiene el guión a la trayectoria real de sus protagonistas, Banderas asegura que el personaje no tiene nada que ver con él.

“Para mí los actores son seres muy vulnerables que usan todas las armas que la vida les ha dado para sobrevivir, la película es una metáfora de la vida en general, la jungla en la que estamos todos, los periodistas también, y los políticos ni siquiera saben tú. cuento ”, ha opinado en declaraciones a Efe.

«Tenemos una comedia muy inteligente que reflexiona sobre la hipocresía, la forma en que nos vemos y básicamente habla de idioteces», concluyó Banderas.

El tercer vértice del triángulo lo forma el argentino Oscar Martínez, quien protagonizó la aclamada película anterior del dúo Cohn-Duprat, «El ciudadano ilustre», en la que interpretó a un escritor ganador de un premio Nobel y ganador de un homenaje.

Ahora es un actor con un fuerte discurso ético que se cree por encima del bien y del mal. «Y eso mismo lo condena», dice Martínez, «él es muy inconsciente de su propia naturaleza (…), tiene una ideología que lo justifica, que es su guarida, pero obviamente es un mediocre que tiene una profunda envidia. de Félix «.

Los tres actores han estado en el proyecto desde el principio, de hecho todo empezó con las ganas de trabajar juntos, según el director Gastón Duprat. «Armamos esta idea, ellos transfirieron sus experiencias, que en algunos casos están en el guión», dijo.

La otra idea de partida, agrega su hermano el guionista Andrés Duprat, fue hablar sobre el universo de los actores en su interior, sobre cómo trabajan con las emociones.

“No se trata tanto de cómo se hace una película sino de cómo hacen los actores, qué recursos utilizan, cómo transmiten emoción … el mundo de la actuación es muy rico en situaciones que nos gustan: contradicciones y egos explosivos en competición”.

En cuanto a la obra de Penélope Cruz, Mariano Cohn destaca que fue muy compleja y sofisticada. “No es una directora de cine convencional, es una artista conceptual, de vanguardia y la línea en la que tenía que trabajar era muy fina”, dice.

“Cada ejercicio que propone este director es una actuación, el reto era cómo asombrar con el siguiente ejercicio, como un motor B12 que no deja de proponer ideas y consumir combustible, ese era el reto y Penélope lo hacía de maravilla”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *