Ross Gelbspan, un periodista de investigación cuyos informes sobre el cambio climático expusieron una campaña de desinformación por parte de cabilderos del petróleo y el gas para sembrar dudas sobre el calentamiento global (un negacionismo adoptado por funcionarios republicanos y, en algunos casos, información de medios de comunicación crédulos) murió el 27 de enero en su casa en Boston. Tenía 84 años.

La causa fue una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, dijo su esposa, Anne Gelbspan.

La carrera de Gelbspan incluyó informes sobre disidentes en la Unión Soviética y el acoso del FBI a críticos nacionales, y su interés en la crisis climática, al igual que con esos otros temas, surgió de una sensación de indignación porque intereses poderosos estaban suprimiendo información necesaria para la democracia.

«No he abordado el tema del clima porque amo los árboles, los tolero», dijo en YouTube el año pasado. «Me metí en este tema porque me enteré de que la industria del carbón estaba pagando a un grupo de científicos debajo de la mesa para que dijeran que no le estaba pasando nada al clima».

En un artículo de portada de 1995 para la revista Harper’s titulado «The Heat Is On», que amplió en un libro del mismo título de 1997, Gelbspan arrojó luz sobre un grupo de científicos a quienes los grupos carboníferos y petroleros habían pagado para decirles a legisladores y periodistas que la globalización El calentamiento no era una amenaza seria. Sacó un memorando de 1991 del lobby de los combustibles fósiles que pedía una estrategia para “reposicionar el calentamiento global como una teoría y no como un hecho”. En una conferencia de prensa, el presidente Bill Clinton mostró el libro y dijo que lo estaba leyendo.

En “The Heat Is On” (1997), Gelbspan citó a un grupo de científicos a quienes grupos petroleros y carboneros habían pagado para decirles a legisladores y periodistas que el calentamiento global no era una amenaza seria.Crédito…Libros basicos

«En ‘The Heat Is On’, Ross fue el primero en desacreditar seriamente la campaña de las compañías de petróleo y carbón para promover y financiar una narrativa pseudocientífica de negación», dijo Robert Kuttner, coeditor de la revista The American Prospect, en quien colaboró ​​el Sr. Gelbspan, dijo en un correo electrónico. «Combinó una profunda preocupación por nuestro futuro compartido con la pasión y la habilidad de un reportero de investigación tenaz».

Gelbspan escribió en Harper’s que un destacado escéptico climático, Richard S. Lindzen, del MIT, hablando en nombre de un grupo de presión del carbón, testificó en 1994 en una audiencia gubernamental que una duplicación de las emisiones de carbono en el próximo siglo habría causado temperaturas más altas. no aumente más que unos insignificantes 0,3 grados centígrados. Desde ese testimonio, el planeta ya se ha calentado 0,86 grados Celsius, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

En un segundo libro, “Boiling Point” (2004), Gelbspan fue duro con su propia profesión, acusando a los periodistas de pereza al caer en una “negación artificial” de la industria de los combustibles fósiles.

Muchos periodistas, dijo, se sintieron debilitados por su espíritu imparcial, lo que añadió un falso equilibrio a las historias que reflexivamente incluían a escépticos del clima.

«Durante muchos años, la prensa ha concedido a los ‘escépticos’ tanto peso como a los científicos convencionales», escribió. “La cuestión del equilibrio no es relevante cuando el enfoque de una historia se basa en hechos. En este caso, lo que sabemos sobre el clima proviene de la colaboración científica más grande y rigurosamente revisada por pares de la historia”.

En “Boiling Point” (2004), Gelbspan fue duro con los periodistas, acusándolos de pereza al caer en una “negación artificial” de la industria de los combustibles fósiles.Crédito…Libros basicos

En su reseña de «Boiling Point» en el New York Times, Al Gore, el candidato presidencial demócrata de 2000, escribió: «Parte de lo que hace que este libro sea importante es su crítica a la cobertura de los medios estadounidenses sobre el calentamiento global durante las últimas dos décadas».

Pero los principales objetivos de Gelbspan siguieron siendo empresas como Exxon Mobil, que financió la negación de la ciencia climática, y funcionarios que apoyaban a la industria, en su mayoría republicanos, como el presidente George W. Bush, que se postuló para la Casa Blanca prometiendo limitar las emisiones de carbono resultantes de la electricidad. fábricas, luego renunció bajo la presión de la industria meses después de su mandato. Ese mismo mes, su administración se retiró del Protocolo de Kioto, un acuerdo de los países industrializados para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

(El año pasado, el Wall Street Journal reveló que documentos recientemente descubiertos mostraban que Exxon estaba tratando de enturbiar hallazgos científicos que podrían dañar su negocio incluso después de que la compañía dijera públicamente que dejaría de financiar think tanks y científicos que restaban importancia a las amenazas al clima).

“Es una experiencia desgarradora”, escribió Gelbspan, “ver cómo el planeta se desmorona pieza por pieza ante un rechazo persistente y patológico”.

Gelbspan, periodista y editor durante 31 años antes de dejar el periodismo diario para centrarse en los libros, trabajó para The Philadelphia Bulletin, The Washington Post, The Village Voice y The Boston Globe.

En 1971, pasó tres semanas en la Unión Soviética para una serie de cuatro capítulos que se emitió en The Voice. “Fue un viaje muy aleccionador”, recordó más tarde, describiendo cómo entrevistó a disidentes políticos en apartamentos con micrófonos ocultos, memorizó sus notas antes de destruirlas para que no fueran confiscadas y fue interrogado durante seis horas por la KGB antes de que le permitieran irse. Moscú. . La experiencia fue un despertar “a la brutal realidad de la vida en un estado totalitario”, dijo.

Gelbspan se unió al Globe en 1979. Como editor de proyectos especiales, supervisó una serie sobre la discriminación laboral contra los afroamericanos en el área de Boston, que ganó un Premio Pulitzer en 1984 por periodismo de investigación especializado local. Aunque los Pulitzers se otorgan a periodistas y periódicos, The Globe nombró a Gelbspan “co-receptor” del premio por la creación y edición de la serie.

En 1991 publicó otro libro, «Robos, amenazas de muerte y el FBI», una investigación sobre lo que llamó acoso federal encubierto de críticos de las políticas de la administración Reagan en Centroamérica.

Ross Gelbspan nació el 1 de junio de 1939 en Chicago, hijo de Eugene Gelbspan, que dirigía una empresa de suministros de cocina, y Ruth (Ross) Gelbspan. Obtuvo una licenciatura en filosofía política del Kenyon College de Ohio en 1960.

Mientras cubría la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano en 1972 en Estocolmo, conoció a Anne Charlotte Broström, originaria de Suecia. Se casaron al año siguiente. Pasó 25 años como defensora sin fines de lucro de viviendas de bajo costo para familias sin hogar en Massachusetts.

Además de su esposa, le sobreviven sus hijas, Thea y Johanna Gelbspan, y una hermana, Jill Gelbspan.

Al principio de su artículo sobre el calentamiento global, Gelbspan leyó el trabajo de algunos escépticos del clima y, por un tiempo, se convenció de que no existía ninguna crisis. Luego conoció a James J. McCarthy, profesor de oceanografía de Harvard y destacado experto en clima que se desempeñó como copresidente del Panel de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Convenció a Gelbspan de que los escépticos estaban equivocados.

“Cuando le pregunté a McCarthy si el cambio climático representaba una amenaza realmente seria”, recordó Gelbspan en YouTube el año pasado, “me respondió lo más lenta y claramente posible: ‘Si este clima inestable que estamos empezando a ver comenzó hace 100 años, el planeta nunca podría sustentar a su población actual’”.

Al reflexionar sobre su reportaje medioambiental, Gelbspan añadió que sentía «al mismo tiempo la sensación de asombro de un joven y la desesperación de un anciano».

“Yo era periodista”, continuó, “y ante mi tristeza por nuestro fracaso humano colectivo, mi única respuesta fue mirar la realidad a los ojos y escribir sobre ella”.