Se acaba el tiempo para encontrar supervivientes en Haití tras 7 días del terremoto

Según los últimos datos facilitados por Protección Civil, 52.953 viviendas fueron destruidas por el fuerte terremoto y 77.000 resultaron dañadas

Un soldado haitiano y miembros de la Brigada Internacional de Rescate de Topos trabajan en la búsqueda y rescate de sobrevivientes en una zona afectada por el terremoto de hoy, en Les Cayes

Un soldado haitiano y miembros de la Brigada Internacional de Rescate de Topos trabajan en la búsqueda y rescate de sobrevivientes en una zona afectada por el terremoto de hoy, en Les CayesEFE

Con la culminación de una semana el sábado después del terremoto de magnitud 7,2 que sacudió el sur de Haití, las posibilidades de encontrar con vida a víctimas de deslizamientos de tierra están disminuyendo, mientras crece la desesperación en la población más afectada y, con ella, el saqueo de camiones de comida.

Las autoridades no han actualizado las cifras de víctimas desde el miércoles, y presumiblemente han variado entre los 2.189 muertos, 12.268 heridos y 332 desaparecidos reportados en ese momento.

UN ATISB DE ESPERANZA QUE FALSA

La posibilidad de encontrar con vida a cuatro personas bajo los escombros de una casa en la ciudad de Les Cayes, la más afectada por el terremoto, mantuvo este sábado a cientos de curiosos observando el trabajo de los experimentados voluntarios en el rescate de la brigada Los Topos, de México. .

La brigada, integrada por ocho expertos y apoyada por dos rescatistas haitianos, comenzó a trabajar en el lugar a las 21:00 horas del viernes luego de detectar a cuatro posibles sobrevivientes a través de un escáner, pero luego de 16 horas de arduo trabajo se retiraron del lugar.

Antes de realizar una última lectura, el equipo cedió el paso a las máquinas para retirar parte de los escombros y poder adentrarse un poco más en lo que quedaba de la estructura con el localizador de vida para confirmar los «presuntos positivos», ya que el dispositivo La búsqueda puede verse alterada por varios factores.

El líder del grupo, Luis Alba, se mostró optimista sobre las posibilidades de encontrar personas con vida «y más en el caso de los haitianos, que son muy duros», dijo a Efe.

«Ya está comprobado en el terremoto de 2010, que después de más de una semana salieron viejas y salieron estudiantes, salieron maestros. Por supuesto, tenemos toda la fe en eso», dijo el especialista, quien insistió en que sí. No quiero generar falsas esperanzas.

Esta vez no ha habido final feliz, pero los topos no se desaniman y hoy iniciarán una nueva operación de búsqueda en otro edificio derrumbado sin detenerse a descansar, ya que el tiempo juega en contra de los posibles supervivientes.

BOTINES DE AYUDA HUMANITARIA

También se acaba el tiempo para miles de personas que requieren ayuda humanitaria, situación que ha provocado el saqueo de camiones, ocurrido este viernes y sábado.

El Gobierno haitiano condenó este sábado «con vehemencia» los ataques, así como los actos de saqueo, en las áreas de Camp-Perrin, Duchity, Rivière Glace, contra camiones de la organización Food For The Poor que transportaban ayuda humanitaria ese día. de ayer.

El viernes también hubo al menos un intento de asalto a otro vehículo pesado del Programa Mundial de Alimentos (PMA), y este sábado la población más desesperada siguió saqueando alimentos por la fuerza.

En la escuela Saint Jean des Cayes, una turba violenta desnudó un camión sin distintivos que contenía agua mineral, pasta y leche condensada, entre otros artículos, y, en presencia de cámaras, arrojó botellas de vidrio a los periodistas.

Varias organizaciones humanitarias y gobiernos de diferentes países continúan enviando ayuda que llega con demasiada lentitud para paliar las necesidades de tanta gente, en un país con gran parte de su población desnutrida.

LA TIERRA SIGUE TAMBIENDO

Después de siete días, las réplicas, de diversa intensidad, aún se notan en Les Cayes, y muchas familias continúan durmiendo en la calle a pesar de que sus casas no han sido completamente destruidas.

Toldos y carpas caseros, hechos con palos, telas y plásticos, continúan albergando a personas en toda la ciudad, especialmente en los alrededores del estadio Gabion, donde se ha instalado un campamento que desde el terremoto ha albergado a cientos de personas que se han quedado sin hogar.

Según los últimos datos proporcionados por Protección Civil, 52.953 viviendas fueron destruidas por el fuerte terremoto y 77.000 sufrieron daños, mientras que 650.000 personas necesitan ayuda humanitaria urgente.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *