Hallan restos humanos en el tren de aterrizaje de un avión estadounidense que salía de Kabul

«Para el resto del mundo civilizado, que está indignado por el hecho de que a las mujeres se les prohíbe incluso sonreír, solo podemos decir en solidaridad: todos somos Afganistán»

Es inadmisible que una potencia militar lleve a cabo una invasión a otro país con el pretexto de restaurar el orden o la democracia, como ya ha sucedido en múltiples ocasiones. Generalmente, estas acciones siempre llevan ocultas bajo el velo hipócrita del «humanismo» otros objetivos que tienen más que ver con el control geopolítico y los recursos naturales del país invadido.

Afganistán fue invadido por la ex Unión Soviética en los años ochenta a pedido de un gobierno que respondía a las pautas ideológicas de esta potencia. Sin embargo, como tal acción no redundaba en interés de Estados Unidos, patrocinaron a los combatientes talibanes para librar una guerra interna contra el gobierno afgano y contra la presencia militar soviética. Esta ayuda a los talibanes y otras fuerzas, que luego fueron clasificadas por Estados Unidos como grupos terroristas, se estima en miles de millones, que incluían tecnología militar de última generación, incluso para derribar los sofisticados helicópteros de la Unión Soviética. como se pudo ver en la película Rambo III.

Está claro que Afganistán es un país con riquezas naturales y energéticas aún inimaginables, pero quizás su mayor valor radique en el hecho de que se ubica dentro de una zona estratégica de gran importancia, tanto para las potencias occidentales como para la Rusia y China de hoy. .

Cuando el gobierno talibán se salió de control para Estados Unidos, como Osama Bin Laden, quien fue pieza clave para los estadounidenses en su lucha contra la ex URSS, entonces Estados Unidos decide ocupar militarmente este país para perseguir a los terroristas responsables de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Tras veinte años de ocupación por parte de EE.UU. y sus aliados de la OTAN en Afganistán, estos países se dan cuenta de que están en un pantano que implica la fuga de miles de millones de su presupuesto y deciden negociar con los talibanes, dando así la espalda a sus antiguos aliados.

De manera hipócrita y como ya es su costumbre en los asuntos internacionales, el actual presidente Joe Biden justifica la salida de sus tropas de Afganistán argumentando que su objetivo nunca fue instaurar la democracia, sino minimizar los grupos terroristas radicales que pudieran constituirse en una amenaza futura.

«[…] Afganistán es un país con riquezas naturales y energéticas aún inimaginables, pero quizás su mayor valor radique en el hecho de que se ubica dentro de una zona estratégica de gran importancia, […]»

Rusia y China también juegan a la pelota e intentan sacar algo para lucrar con esta rotunda retirada de la OTAN y hacen un guiño a los talibanes, prometiendo ayuda a cambio de «dejarse domesticar», descartando todo el pasado de terror que este grupo estableció en Afganistán. cuando estaban en el poder.

Rusia, China y los aliados de Estados Unidos parecen preocuparse poco por el hecho de que los talibanes, argumentando sus interpretaciones religiosas, cometen crímenes de lesa humanidad contra ancianos, niños y principalmente mujeres; los que no dudan en asesinar por cualquier gesto que en nuestros países se hubiera considerado un derecho de género, como ir a la escuela y la universidad.

En nuestros sistemas de justicia, cuando un hombre golpea, maltrata psicológicamente o le quita la vida a una mujer, la ley se aplica rigurosamente y las personas involucradas son condenadas a cadena perpetua. Un hombre que odia a las mujeres se clasifica como misógino y los que cometen múltiples asesinatos contra las mujeres se denominan psicópatas. Esto nos lleva a la conclusión de que los talibanes no son más que un grupo de misóginos y mentalmente alienados que justifican sus acciones poniendo a Dios en su camino.

Cualquiera que dude del terror que sienten los afganos normales hacia los talibanes sólo tiene que mirar las imágenes de personas que corren aterrorizadas hacia los aviones en los que se “posan”, incluso si tienen que morir desde grandes alturas una vez que despegan.

La ONU finalmente se pronunció sobre las múltiples violaciones de derechos humanos que se están cometiendo contra la población de mujeres, especialmente en este país oriental por parte de los talibanes, pero todo quedará en condena simbólica. Al resto del mundo civilizado, que está indignado por el hecho de que a las mujeres se les prohíbe incluso sonreír, solo podemos decir en solidaridad: todos somos Afganistán.

Socióloga y profesora panameña.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *