En la sociedad religiosa y agrícola de los Estados Unidos del siglo XIX, el sol era el día de la cosecha y del esparcimiento y de los milagros, del mercado. Muchos necesitan un día de viaje en sus carruajes para trasladar al elector, lo que excluye también los lunes y jueves. Entre las opciones disponibles, Marte finalmente se convirtió en el día electoral por excelencia. Además del Día de los Presidentes y de los Parlamentos Legislativos (el primer martes después del primer lunes de noviembre, para evitar las elecciones del día 1, feriado de observación), hay otros martes que han entrado en las últimas décadas como clave electoral. Si está cubierto por Supermartes, el día en que varios estados votan en las primarias presidenciales. Esta fue la prueba de las batallas decisivas por la nominación. Este año no será así. Tanto Donald Trump, en el Partido Republicano, como Joe Biden, en el Partido Demócrata, tuvieron que arreglárselas en el supermercado menos disputado de la historia.

Biden lleva los casos solo, ya que normalmente se reúne con los presidentes en el cargo. La peculiaridad de las primarias de este año es el canto que también es fruto del partido opositor, donde Trump ha ejercido un dominio incontestable, pesando en su pinchazo en la capital de este domingo. La nominación de ambos parece inevitable y las preocupaciones apuntan a certificar los votos de este martes en 15 estados.

Ninguno de los dos puede asegurar la nominación matemáticamente, ni simplemente ganando todos los delegados en el juego según las convenciones de la verdad. Para superar la sombra de la mitad más uno de los delegados habrá que esperar al menos hasta otros martes: el 12 de marzo (en el caso Trump) y el 19 de marzo (para Biden). Pero si las predicciones se hacen realidad, el resultado será indiscutible.

Ha tenido años electorales en los que acudió a las Supermartes con las espadas en alto en ambos partidos. Esta vez no hay nada. Entre los participantes anteriores, Biden ganó 10 estados en 2020 y obtuvo 726 delegados, pero Bernie Sanders ganó otros cuatro, incluido California, y obtuvo un total de 505 delegados. Ese día se llevó a cabo la postulación del actual presidente, pero fue un día de alta tensión, con triunfos ajustados.

Resultados ajustados en ocasiones anteriores

En 2016, había emoción por un doble partido. En el Partido Demócrata, Hillary Clinton ganó en Estados Unidos (486 delegados) por cuatro Sanders (321 delegados). Y en el Partido Republicano, Trump llegó a 11 estados, pero Ted Cruz llegó a tres más y Marco Rubio, a uno. De hecho, Trump registró sólo 256 de los 600 delegados generales. Así fue que en la votación dos semanas después, en la que votaron cinco estados, se los llamó Supermartes II, lo que soldó con triunfos algo más claro -aunque no aplastante- de Clinton y Trump.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Aún más emocionante fueron los Supermarts demócratas de 2008, una pelea de perros entre Barack Obama y Hillary Clinton, que casi se quema hasta las cartas. Obama ganó en 13 estados, y Clinton en 10, pero el número de delegados fue aún mayor: de 847 a 834. Además, ese año votó en más estados que nunca, porque llamó Gigamartes o Tsunami Martes, entre otros apelativos. Del lado republicano, con 21 estados en juego, John McCain se ha convertido en nuevo; Mitt Romney está impuso en usted y Mike Huckabee en cinco.

Los Supermartes también han sido lo más discutido del momento, al menos en uno de los dos partidos, en todas las carreras presidenciales desde que triunfó el concepto en la década de la Ochenta del siglo pasado. El único precedente comparable al actual es el de 1996, cuando el entonces presidente, Bill Clinton, no tenía rival en el Partido Demócrata, y el republicano favorito, Bob Dole, venció en todos los estados. Sin embargo, en aquella ocasión votó solo en Estados Unidos, lo devolvió con mérito y no tuvo más que incertidumbre, por lo que el principal rival de Dole, Pat Buchanan, se sumó a las victorias anteriores en New Hampshire y Luisiana.

Este año, además, las reglas del departamento de delegados republicanos favorecen a Trump. En varios estados, el candidato obtiene todos los delegados si obtiene más del 50% de los votos (algo que probablemente sucederá en todos los partidos si solo tienes dos candidatos). Entre los lugares donde el ganador se lo lleva todo está California, donde se adjudica la mayoría de los delegados (169). En Texas (161) el sistema también es alcalde, también en parte estatal y en parte distrital. Trump tiene una amplia gama de ambos.

Hubo un total de 2.429 delegados en la Convención Nacional Republicana del 15 al 19 de julio en Milwaukee, Wisconsin. Para asegurar la nominación, Trump necesita 1.215 delegados. Tenemos 270 y el martes estaban en el juego 874, por lo que como mínimo habrá que esperar a los 161 delegados de cara al 12 de marzo.

Por el lado del Partido Demócrata, Biden debe obtener 1.968 delegados comprometidos de los 3.934 totales de la convención para asegurar la nominación en agosto en Chicago (Illinois). Son 206 de los 208 que han sido juzgados y estos martes puntuaron 1.420. Como el calendario demócrata es más antiguo que el republicano, no será posible superar el requisito umbral hasta el 19 de marzo, incluso si se logra en todos los estados.

Los votantes de ambos partidos citaron estos cambios en Alabama, Arkansas, California, Colorado, Maine, Massachusetts, Minnesota, Carolina del Norte, Oklahoma, Tennessee, Texas, Utah, Vermont y Virginia. Además de esos 14 Estados, en el caso republicano hay camarilla en Alaska y en el Partido Demócrata se conocen los resultados de Iowa (que vota exclusivamente por el partido desde el 12 de enero) y también se celebran las primarias en el territorio de Samoa Americana.

Sigue toda la información sobre las elecciones en Estados Unidos nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_