Donald Trump ganó con Holgura estos martes las primarias republicanas de Michigan, pero una vez después de haber atrapado una serie de daños en un intento de frenar el pago de los numerosos 355 millones de dólares que un junio neoyorquino le impuso la semana pasada por fraude continuó en su negocio. Curiosamente, el candidato republicano a la presidencia en noviembre ya ha ganado 454,2 millones, mientras que la multa aumenta hasta los 112.000 dólares diarios. Pero, según un auto provisional dicho hoy, el ex presidente debe aportar la totalidad del concepto de compromiso, y no los escasos cien millones que presentó para intentar frenar la contra, aunque sea temporalmente.

Como la mayor parte de su fortuna está compuesta por bienes raíces, su liquidez es limitada y el expresidente eventualmente vende algunas de sus propiedades para hacer frente al pago. O mejor recurrir a socios y partidarios, como bancos e inversores extranjeros en los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Arabia Saudita, amigos multimillonarios en EE UU y algunos bancos no registrados en Nueva York, que se citan como los prestamistas más probables. Los buenos oficios de su tiempo, Jared Kuhsner, en las petromonarquías del Golfo -fuego del artificio de las llamas Amores de Abraham- darán ahora resultado de gran ayuda si consiguen finalmente salir del trance legal. Sus honorarios legales, que se dispararon, también restauraron su situación financiera.

La decisión del asociado de juegos Anil Singh, de la División de Apelaciones de Nueva York, aún no ha sido confirmada por el tribunal de apelaciones del estado. Ante las dificultades financieras, Singh aceptó la petición de Trump de suspender parcialmente la decisión del juego de prohibirle dirigir cualquier empresa de Nueva York o pedir prestado a los bancos del estado durante tres años.

Así, la millonaria en efectivo, multada por fraude civil -exagerar su patrimonio neto y el valor de sus bienes raíces para involucrar a los prestamistas durante una década-, continúa activa, y el republicano tiene un plazo de sólo 30 días para satisfacer a su novia. Si se confirma la insolvencia de Trump -la falta de liquidación, el mejor argumento-, las autoridades podrían embargar parte de su patrimonio, como anunció la semana pasada la fiscal general de Nueva York, la demócrata Letitia James, cuyo equipo ha instruido la causa. Después de afrontar un juicio civil, ni Trump ni sus hijos siquiera condenaron a los condenados, enfrentando sanciones penales.

El fracaso de estos millonarios también permitirá a Donald Trump Jr. y Eric Trump, sus hijos alcaldes, seguir el rumbo del negocio familiar, aunque cada uno tendrá la oportunidad de depositar más de cuatro millones de dólares o asegurarse una novia con esa capacidad de cumplir con éxito su compromiso. propias apelaciones.

La oficina de impuestos James cree que nada impide que Trump consiga la novia de una aseguradora, aunque uno de los abogados del magnate afirma que los bonos requieren dinero real y ese es el mayor handicap. El plazo de 30 días para que Trump satisficiera a su novio comenzó el 23 de febrero, porque tendrá que pagar antes del 25 de marzo, justo cuando comienza la selección del jurado para otro jugo, en este caso penal, porque Caso Stormy DanielsEl pago de un hijo a una actriz porno para comprar su silencio sobre una relación extramatrimonial antes de las elecciones de 2016. Como en el resto de los jugos que guarda pendientes, tres más penales y dos civiles, entre ellos fraude empresarial, Trump se declaró inocente.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.