El primer vuelo chárter para impulsar el

“En el segundo sorbo, enredado entre los fideos de la sopa, se le escapó un trozo de pollo por la garganta. De repente el almuerzo se convirtió en un escenario de angustia «

La pandemia permitió que mis relaciones sociales decayeran. El encierro me llevó a filtrar la relevancia de algunos de ellos, entre otros, para prescindir de las redes sociales y en particular de aquellos grupos de «wasap» que no me dejaban dormir. Eliminé varios grupos tóxicos y la acción me ha traído alivio, descanso reparador y ha sacado los malos pensamientos de mi sistema. Los especialistas en salud mental ya me han recomendado que elimine lo nocivo, evite el consumo de desinformación, agresividad y basura mediática. Me he sentido libre, ligero y feliz. El torrente de la pandemia arrastró a quienes no me aportaron nada y sacó a relucir lo valioso y sustantivo de mi vida.

La semana pasada retomé mi intención de exaltar esas relaciones que COVID-19 no arrastró al olvido. Decidí reunirme en un restaurante local para compartir un almuerzo. Karla y yo hicimos una cita y fuimos puntuales para honrar esos valores rescatados en la pandemia. Karla sonriente y radiante, y tras sus gafas brillaba la alegría que la caracteriza. Compartimos algunos bocadillos antes de comenzar. Como siempre, la mesa es el escenario más gratificante para ella. La mesa y compartir la comida es siempre un acto, si no el más ancestral, el que refuerza los lazos sociales entre los invitados, sin embargo, tiene el potencial de convertirse -de repente- en un escenario de terror.

La charla giró en torno a la gratitud por estar vivo en una pandemia, la seguridad en el hogar, el privilegio de ver crecer a los niños, el teletrabajo, la enseñanza en pantalla, los problemas de salud mental y otros temas. El tema del Código Electoral y de los diputados de la Asamblea – desmoralizante – no fue el tema del almuerzo. Los camareros sonrientes trajeron el menú, vertieron agua y empezó el asunto. El cardápio sugirió algunas propuestas. Opté por unos aperitivos para compartir y una sopa. A lo largo de los años me he perfeccionado para obtener caldos, humeantes, fragantes y ligeros. Ya he descubierto que el metabolismo de mi cuerpo funciona mejor para mí con alimentos ligeros, más verduras y menos carnes rojas. Karla acertó con un plato oriental, también saludable y de colores brillantes.

Henry Heimlich era un médico de origen norteamericano y se graduó, como algunos panameños que conozco, de la Universidad de Cornell. Heimlich recibió su título de médico en 1943 y es reconocido como quien creó, en 1974, una estrategia para el tratamiento de personas que, en algún momento, se encuentran asfixiadas por una obstrucción traqueal. La operación se conoce mundialmente como la Estrategia Heimlich, por su nombre. La Estrategia de Heimlich se incorpora a nivel mundial como procedimientos validados, junto con la reanimación cardiopulmonar, como métodos efectivos para salvar vidas.

Llegó la comida. Me declaro amante de las especias y mi sopa no puede prescindir de los aromas y sabores del chile. Bebí un sorbo del plato humeante. En el segundo sorbo, enredado entre los fideos de la sopa, un trozo de pollo se le escapó por la garganta. El almuerzo se transformó de repente en una escena de angustia. No podía respirar y escupí un poco de sopa sobre la mesa. Karla no entendió lo que estaba pasando, otros comensales del lugar se levantaron de sus mesas y escaparon, inquietos y sin ganas de intervenir en la escena. El camarero se acercó tratando de ayudar dándome una palmada en la espalda. Me estaba agotando con el esfuerzo de respirar y ordenar mis pensamientos mientras trataba de entender lo que estaba sucediendo. Todo fue confusión, sudor y fluidos añadidos a la escena. Donde no sé, aparecieron los paramédicos y no supieron muy bien qué hacer para que volviera a respirar. Según la Cruz Roja y la Asociación Estadounidense del Corazón, recomiendan dar palmadas en la espalda o meter un dedo en la garganta. Opté por lo último, combinado con un reflejo de tos que logró expulsar el trozo de pollo, que voló en una línea elíptica que fue seguida por la mirada de los seis especialistas en emergencias, los camareros del restaurante y por supuesto, de Karla, quien … luego aliviado – estaba mirando desde el otro lado de la mesa. Todos respiramos y volví a la realidad.

Para aquellos de ustedes que no estén familiarizados con la estrategia de Heimlich, la describo aquí. Abrace a la persona por detrás con ambos brazos. Toma tu pulgar con tu mano y cierra el puño. Luego, apoye el puño con el pulgar sobre el abdomen, en un punto a medio camino entre el ombligo y el final del esternón. Luego ponga la otra mano encima y presione con fuerza hacia arriba y adentro. Una vez realizada la maniobra, verifique si la persona ha logrado expulsar el objeto que la estaba asfixiando.

No hay cifras concretas, pero encontré como referencia que, desde que se adoptó, solo en los Estados Unidos se han salvado unas 100.000 vidas. Me uno a los números y la lista de los que se han beneficiado de ella, incluidos Ronald Reagan, Cher, el ex alcalde de Nueva York, Edward Koch, los actores Elizabeth Taylor, Goldie Hawn, Walter Matthau, Carrie Fisher, Jack Lemmon y Marlene Dietrich. Clint Eastwood salvó con ella al director de un torneo de golf en California, que se había quedado atrapado con un trozo de queso.

Terminé el almuerzo -respirando y tranquilo- con una infusión de frutos rojos y manzanas, para luego confirmar que de la intensa experiencia surge entre los dueños de restaurantes, administradores de centros comerciales, personal paramédico, agentes de seguridad, la oportunidad de capacitar, para que puedan entender cómo un puño y un apretón en el lugar correcto, en el momento adecuado, pueden salvar vidas. Tú que me lees, te invito a entender, practicar e integrar la Estrategia Heimlich en tu colección y con ella, aumentar la posibilidad de salvar una vida, la tuya o la de alguien más.

Ingeniero

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *