Una generación de estadounidenses se pregunta por qué lucharon en Afganistán

Unos 800.000 jóvenes estadounidenses han luchado en la guerra de Afganistán desde su inicio tras los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Jeremiah Knowles, quien fue un

Jeremiah Knowles, que era un «muchacho de 19 años» cuando en 2008 comenzó a trabajar como analista de inteligencia en la base militar de Camp Phoenix en el este de Kabul.EFE

¿Valió la pena tanto sacrificio? Esa es la pregunta sin respuesta que se está haciendo una generación de soldados estadounidenses ante el ascenso al poder de los talibanes y la destrucción del modelo occidental de sociedad que intentaron construir en Afganistán.

Unos 800.000 jóvenes estadounidenses han luchado en la guerra de Afganistán desde su inicio tras los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Según el Pentágono, 2.352 han perdido la vida y más de 20.000 resultaron heridos, aunque las cifras podrían ser mayores debido a la dificultad de contar suicidios y problemas de salud mental.

Chris Velázquez es uno de los nombres detrás de los números. Estuvo en la provincia afgana de Helmand entre marzo y diciembre de 2009, pero a su regreso dejó la Infantería de Marina y durante casi una década estuvo lidiando con el miedo y la ansiedad del síndrome de estrés postraumático, alimentado por el abuso de drogas.

Con los años, se dio cuenta de que su experiencia en Afganistán fue una «pérdida de vidas y tiempo» no solo por el daño que sufrió, sino porque cree que Estados Unidos no entendió Afganistán y ocupó el territorio durante casi 20 años tratando de construir una nación sin éxito.

SIN MISIÓN Y SIN PLAN DE ESCAPE

“Mucha gente, muchos veteranos de guerra creen que detrás de eso habría como un ‘gran plan’ sobre lo que estaba pasando, pero no se dieron cuenta de que, en realidad, detrás de todo solo había un grupo de personas tratando de hacer conjeturas”, reflexiona en una conversación con Efe.

Considera que Washington nunca tuvo clara su misión y, por lo tanto, no le sorprende el caos que rodea la evacuación de ciudadanos estadounidenses y colaboradores afganos.

De la misma opinión es Jeremiah Knowles, que era un «muchacho de 19 años» cuando en 2008 comenzó a trabajar como analista de inteligencia en la base militar de Camp Phoenix en el este de Kabul y famoso por ser uno de los objetivos preferidos de los talibanes. para llevar a cabo atentados suicidas.

Casi nunca salió de la base, pero en una ocasión le ordenaron que fuera a un pueblo a recolectar información de inteligencia.

Les dijo a los lugareños que iba a «revisarles la vista», pero en realidad se dedicó a hacer exámenes de retina y tomar sus huellas dactilares para ponerlas en una base de datos que usaba Washington para identificar a los afganos, en caso de que fueran detenido.

«Cualquier ayuda a la población civil se hizo para servir a los intereses de Estados Unidos», dice a Efe Knowles con un punto de amargura.

Y así, poco a poco, llegó a la conclusión de que la guerra era «inútil». «Solo trabajamos con la versión de Afganistán que era favorable a Occidente, pero no trabajamos con el pueblo afgano», observa ahora.

SUBIDAS Y BAJADAS

Otros, sin embargo, tienen una visión diferente y creen que la guerra tuvo dos caras: una positiva con el debilitamiento de Al Qaeda y una negativa con un rastro de muertes.

En Facebook, el teniente general James «Jim» Slife, jefe del Comando de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea, consideró que vivió «altibajos», con momentos de triunfo como la muerte de Osama Bin Laden en 2011 y otros amargos como los «innumerables» soldados que envió al campo de batalla y que, en algunos casos, nunca regresaron.

«Como a muchos, me cuesta entender todo esto», confesó hace unos días el teniente general, que entre 2002 y 2011 estuvo «entrando y saliendo» de Afganistán constantemente.

Slife no está solo entre los principales comandantes militares estadounidenses que han dedicado gran parte de sus carreras a la guerra en Afganistán.

El propio secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd J. Austin III, que dirigió a los soldados en el campo de batalla entre 2003 y 2005, reconoció recientemente en una conferencia de prensa que la caída de Kabul ante los talibanes es algo «muy personal» para él.

«Esta es una guerra en la que luché, que dirigí. Conozco el país. Conozco a la gente y conozco a quienes lucharon junto a nosotros», dijo Austin.

Casi 6.000 militares estadounidenses permanecen en Afganistán con el objetivo de asegurar el aeropuerto de Kabul y permitir que los ciudadanos estadounidenses y sus colaboradores afganos huyan.

En total, junto con Estados Unidos, otros 51 países, incluidos socios y aliados de la OTAN, han participado en la guerra de Afganistán.

Además de vidas estadounidenses, la guerra ha dejado 66.000 soldados y policías afganos muertos, además de unos 47.200 civiles muertos y otros 2,5 millones que han tenido que huir de sus hogares, según datos de la ONU y la Universidad de Brown, dedicada a investigar la situación. costos del conflicto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *