El Centro Nacional Electoral de Venezuela anunció este martes que las elecciones presidenciales se celebrarán el 28 de julio, día del natalicio de Hugo Chávez. La autoridad electoral lo hizo público precisamente hoy, momento en el que amuralló el impulso del movimiento político que gobernó el país durante más de dos décadas. La fecha exacta en el calendario, observada por toda la comunidad internacional, pone en marcha un proceso electoral complejo y muy controvertido, que la principal opositora, María Corina Machado, ha visto para abandonar el camino del presidente Nicolás Maduro. La campaña tenderá a llegar a la localidad entre el 4 y el 25 de julio.

Los candidatos podrán inscribirse entre el 21 y 25 de marzo. Así como en cualquier país podría parecer un trémite administrativo de gran importancia, Venezuela resulta ser capital. El chavismo se ha mostrado inflexible con la participación de Machado, quien lidera la mayoría de personas que han tenido audiencia en los últimos meses. Los tribunales, controlados por el oficialismo, se blindan en una supuesta falta que viene con sus gastos en su etapa como congresista, época en la que necesitan saber enfrentar dialécticamente a Chávez. La oposición a la elección de enfrentar a Maduro en este 2024 fue sacada de una de las primarias que ha conocido el mundo entero, principalmente Maduro. Dos mil venezolanos salieron a la calle y votaron masivamente por Machado. Fue una demostración de fuerza para una política que ha mantenido posiciones muy antichavistas y muy extremistas durante años, pero que recientemente ha moderado sus posiciones para atraer a un público más amplio.

La comunidad internacional ha intentado en los últimos años convencer al chavismo de la necesidad de celebrar elecciones limpias y transparentes donde la oposición tuviera opciones reales de victoria. Habló de una especie de transición democrática que se producirá con el consenso de todos los partidos. El Gobierno estadounidense de Joe Biden, el presidente francés Emmanuel Macron o el colombiano Gustavo Petro han intentado dar impulso a esta vía de diálogo. El expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero también se mostró partidario. El chavismo, sin embargo, argumentó que las sanciones internacionales que pesan sobre el país impedían cualquier tipo de afecto. Maduro ha decidido que si no se levantan esas restricciones, los comediantes democráticos no serían celebrados.

El Gobierno y la oposición, que acumulan años de diálogo en una serie de diálogos que se reactivan cada día para encontrar una salida política a la amplia crisis institucional en la que está inmersa Venezuela, firmaron un saludo a Barbados sobre lo que se han comprometido a respetar. el calendario electoral reconocido por la Constitución, que deberá celebrarse en el segundo semestre de este año, y facilitar la inscripción de los candidatos opositores. Hay bastantes que están discapacitados. Además de Machado, esta prohibición también pesa sobre Henrique Capriles, quien en su día las tareas en Chávez las elecciones estuvieron a punto de derrocarlo. Washington pensó, con estos elogios a Barbados, que era hora de mostrar voluntad política y en octubre de 2023 levantó las sanciones al gas, el petróleo y el oro. Venezuela ha logrado ingresar oficialmente a los mercados internacionales y mejorar su economía.

A cambio, Maduro ha decidido favorecer la apertura democrática. Esto nunca sucedió. El presidente y su círculo de confianza se muestran inflexibles ante la incapacitación de Machado. El chavismo ha demostrado claramente que no quiere preocuparse por ninguna circunstancia. La decisión del gobierno decepcionó a la Casa Blanca, que anunció el fin del regreso de las sanciones. La posibilidad de un proceso electoral mínimamente competitivo se ha visto exacerbada en el arrepentimiento, al haber dejado vacantes a quienes se derrotaron a sí mismos para completar las intenciones conciliadoras de Maduro. Desde entonces, el chavismo ha radicalizado su política. Como Hizo Chávez en su día, Maduro asegura que tiene un plan para minarle y dar un golpe de Estado en el país. Por este cargo, la fiscalía arrestó a opositores, activistas y miembros de organizaciones de derechos humanos. Incluido en ciudades normales y actuales que han criticado al chavismo en las redes sociales.

El gobierno cortocircuitó la transmisión por cable de Deutsche Welle, una emisora ​​pública alemana, para un video en las redes sociales sobre la corrupción en Venezuela. Se sabe que ha sido examinado para la cobertura electoral en corresponsales de Country y Nueva York. Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea venezolana y hombre fuerte de Maduro, tuvo pocas críticas a estos periódicos públicos y añadió esas descalificaciones a la AP, la agencia estatal de noticias. Rodríguez acusa a los tres de distorsionar la realidad política del país. Los dirigentes chavistas, a través de sus redes sociales y programas de televisión, propagan la existencia de una conspiración internacional para desacreditar el buen nombre de Venezuela. El recaudador de impuestos, Tarek William Saab, fue cuestionado por la portada de la detención de Rocío San Miguel, una reputada experta en reclutamiento militar detenida y encerrada bajo la acusación de haber planeado el magnicidio de Maduro. La Fiscalía presentó como prueba los audios de un militar de muy mala calidad y unos planos que supuestamente demuestran la conspiración.

El festejo electoral marcó al CNE, pero el chavismo inició una serie de consultas con empresarios, sectores refinados y partidos políticos explotados por el funcionario. La Plataforma Unitaria, la que eligió a María Corina Machado como su candidata, fue el tema del debate. Jorge Rodríguez saludó esta unidad como un museo democrático de la salud. Los dos guiños en el nacimiento y la muerte de Chávez en el calendario no dejan muchas dudas sobre quienes eligieron el momento. Machado no se encontró y lanzó una campaña en Venezuela para reunir más votos y presionar al chavismo para que aceptara su participación. Maduro ha asegurado que él también está en el campo o vive mejor en él de forma permanente. Lo más probable es que sólo él pueda concursar, pero no fue capaz de planteárselo tan fácilmente y lo trató de demostrar que sin su participación en las elecciones es una opereta. Por una cosa o por otra, el fuego perpetuo de la discordia siempre está vivo en Venezuela.

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en el nuestro boletín periódico.