Preloader

Nuestro sitio web utiliza cookies. Una cookie es un pequeño archivo de texto que se almacena en tu ordenador o dispositivo móvil cuando visitas nuestro sitio. Las cookies nos permiten recordar tus preferencias y ofrecerte una experiencia personalizada.

Ceremonia de apertura paralímpica en honor a los atletas afganos

Ceremonia de apertura paralímpica en honor a los atletas afganos

La bandera de Afganistán aparecerá en la ceremonia de inauguración de los Juegos Paralímpicos de Tokio, que se celebrará hoy, como muestra de solidaridad con los deportistas de este país que no podrán estar en el evento deportivo.

Un representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) portará la bandera afgana en la ceremonia que tendrá lugar en el Estadio Olímpico de Tokio, según anunciaron ayer funcionarios de la organización.

Se trata de «un gesto de solidaridad» con los deportistas de un país que no podrán estar en Tokio por la situación en su país luego de que los talibanes tomaran el control de la capital, Kabul, según informó este lunes el presidente del Comité. Paralímpico Internacional (ICC), Andrew Parsons, en una conferencia de prensa.

Los organizadores esperan que la presencia de la bandera sea «un mensaje de paz» para el resto del mundo, explicó Parsons en su comparecencia ante los medios en Tokio en vísperas de la inauguración de los Juegos Paralímpicos, que tendrán lugar en Japón. capital. hasta el próximo 5 de septiembre.

Taekwondo Zakia Khudadadi y el atleta Hossain Rasouli habían planeado estar en Tokio en representación de Afganistán, pero no podrán hacerlo debido al cierre de vuelos comerciales desde el aeropuerto de Kabul y la compleja situación de seguridad en su país.

Khudadadi, que se convertiría en la primera mujer en representar al país de Oriente Medio en los Juegos Paralímpicos, publicó un video en las redes sociales la semana pasada pidiendo ayuda para participar en los Juegos de Tokio.

Esperanza afgana

El que competirá en la capital japonesa es el nadador Abbas Karimi (24 años), nacido en Afganistán pero que formará parte del equipo de refugiados porque dejó su país a los 16 años.

Karimi, que nació sin brazos, tuvo una infancia difícil debido a su discapacidad en Kabul y esa circunstancia la llevó a practicar kickboxing desde los 12 años, disciplina que la ayudó a intentar fortalecerse y defenderse en la escuela en todo. las humillaciones a las que fue sometido.

Nadando encontró refugio. Su hermano construyó una piscina de 25 metros para la comunidad cerca de su casa en Kabul.

“Tenía 13 años cuando salté al agua por primera vez. Tenía mucho miedo, pero así es como empecé. Día a día lo encontré más interesante y aprendí a nadar. Me encanta el agua desde que era niño. A veces mis amigos y yo ni siquiera íbamos a la escuela, íbamos al río y saltamos con la ropa puesta. El río no era profundo y cuando salíamos nos secamos la ropa al sol ”, confiesa.

Sin esperanzas en Afganistán, decidió irse solo a los 16 años. Primero a Irán, con varios incidentes durante la travesía, y luego a Turquía, donde permaneció en diferentes campos de refugiados para menores y comenzó a competir en natación.

En 2015, Mike Ivers, un ex entrenador de lucha libre, lo vio en un video a través de las redes sociales e hizo todo lo posible para llevarlo a Estados Unidos, que aceptó su entrada al país luego de mediar en las largas negociaciones del Comisionado de la ONU para los Refugiados de Alto. .

Con cierta estabilidad personal pudo comenzar a dedicarse a su verdadera pasión, la natación. En 2017 ganó la medalla de plata en los 50 metros mariposa, clase S5, en el Campeonato del Mundo celebrado en México.

Su historia comenzó a escribirse con la nueva vida que comenzaba a tener en Estados Unidos. Entrenando seis días a la semana en el Complejo Acuático Carter, en Fort Lauderdale (Florida), su perseverancia, trabajo y fuerza de voluntad lo han llevado a cumplir su sueño de participar en el mayor escaparate del deporte paralímpico.

No lo hace defendiendo la bandera de su país, sino la del equipo de refugiados del que forma parte junto a tres sirios (el nadador Ibrahim Al Hussein, la lanzadora Alia Issa y la piragüista Anas Al Khalifa), el taekwondo burundés. el jugador Parfait Hakizimana y el lanzador de disco iraní Shahrad Nasajpour.

Son el segundo equipo que representa a los más de 80 millones de refugiados del mundo en unos Juegos Paralímpicos y que se amplía a seis miembros después de que solo dos compitieran en Río.

La refugiada cubana Ileana Rodríguez, quien participó en representación de Estados Unidos en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, es la jefa de misión del equipo.

Karimi, entrenada por Marty Hendrick, llega a Tokio con ambición. “No solo voy a competir. No me gusta perder. Quiero subir al podio para hacer felices a todos los refugiados del mundo ”.

Desde que salió de Afganistán a la edad de 16 años, solo ha regresado una vez. “Regresé en 2019 por once días para estar con mi madre porque mi padre había fallecido. Lloré mucho ”, dice Karimi, quien aún recuerda las palabras que le dijo su padre antes de fallecer, relacionándolas con sus éxitos en la piscina.

“Sabía cuando naciste que ibas a ser algo especial. Entre todos mis hijos eres el único que puso mi nombre en la cima del mundo ”, confesó el nadador afgano, en declaraciones recogidas por el Comité Paralímpico.

A lo largo de los años, Abbas Karimi tiene clara su filosofía. “Cuando muera quiero que la gente sepa que Abbas Karimi, que nació sin brazos, nunca abandonó sus sueños y sus metas. Creo que puedo hacer algo para cambiar el mundo y eso es ser campeón paralímpico ”.

(Abbas Karimi participará el 27 de agosto en el 50 mariposa y el 30 de agosto en el 50 espalda).

By Samuel Suarez

Relacionados