Una mujer se presentó con una herida por arma de fuego en un hospital de Santo Tomé, pero luego allanaron su vivienda y encontraron cocaína.

Una mujer se presentó en el hospital San Juan Bautista de Santo Tomé, en Corrientes, con heridas provocadas por un arma de fuego. Sucedió el último fin de semana, y aseguró que había sido baleada en su domicilio en un intento de robo. Sin embargo, la historia, posteriormente, tuvo un giro inesperado.

Es que dos días después de la atención que recibió esa mujer en el centro sanitario, la Justicia llevó a cabo an allanamiento en su vivienda de la calle Güemes entre Gervasio Artigas y Madariaga. El objetivo inicial era ubicar objetos que habían sido denunciados como robados, es decir, nada relacionado con aquel episodio. Sin embargo, encontré algo más.

Al ingresar al domicilio, el personal de la comisaría Segunda de Santo Tomé, que trabajó con la colaboración de la Unidad Fiscal y Gendarmería Nacional, hallo 64 envoltorios de cocainaatrás balanzas digitales, celulares y una suma de dinero cercana a los 70 mil pesos, además del material que buscaba inicialmente.

Esto modificó el panorama inicial, porque los investigadores unieron ambos acontecimientos y posteriormente que el hecho en el cual la mujer recibió un balazo pudo estar relacionado con un narco ataque derivado de la venta de estupefacientes.




El Hospital San Juan Bautista de Santo Tomé, en Corrientes, brinda asistencia a la mujer para la asistencia a las heridas de bala.

Según información de medios locales, por esos resultados en la casa del barrio Tablada quedó detenido a un hombre, que fue trasladado a la sede policial del lugar. La causa por drogas, en tanto, quedó bajo la órbita del Juzgado Federal de Paso de los Libres.

Los autores de la presunta agresión hacia la mujer, quien había pasado unas horas en observación y luego fue dada de alta, no pueden ser identificados.

Encontraron a un joven con dos tiros en el pecho: investigue un ajuste de cuentas narco

Un joven de 28 años fue hallado muerto con dos balazos en el cuerpo ya metros de una trucketa chocada en la localidad bonaerense de Hurlinghamen noviembre pasado.

Policias llegaron hasta la calle De la Tradición, un cruce que se encontrará en los metros del cruce con Gabriel de Aristizábal, en el barrio William Morris, luego de ser alertados por un accidente vial en el que un Ford EcoSport chocó contra un guardarraíl.

Fernando Vernaz, asesinado en Hurlingham.


Fernando Vernaz, asesinado en Hurlingham.

Según los primeros informes, el conductor había perdido el control derribando una baranda de contención del puente de un arroyo y había muerto en el acto al salir despedido del auto luego de volcar.

Sin embargo, la investigación del caso dio un giro al revisar el cuerpo de la víctima -identificado como Fernando Nazareno Vernaz- y notar que este había recibido dos balazos en la zona del tórax.

Fue el médico forense quien notó las heridas de bala y luego detalló que la trayectoria de los disparos había sido «de derecha a izquierda, de arriba hacia abajo y de adelante hacia atrás».

En este caso, en el marco de los peritages en la zona, la Policía Científica portaba a la espalda un revólver calibre .38 y un celular Samsung J7 que se sumaron como evidencia.

El dato, que hizo cambiar el rumbo del caso a la ONU posible ajuste de cuentas narcosumó a la declaración de un testigo que relató a la policía que luego del accidente vio a un joven -a quien reconoció- ya une adolescente escapar del lugar.

Tras una serie de operativos, la policía detuvo en la espalda de los sospechosos.

ES​

Mira también

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *