El primer vuelo chárter para impulsar el

“Es la pandilla, el epicentro del crimen y la reincidencia criminal. Aquí es donde tienes que atacar el crimen, antes de entrar a la cárcel y después de cumplir tu condena «.

Para redactar el texto «Cómo evitar la reincidencia criminal de las bandas organizadas que salen de las cárceles de Panamá», auspiciado por Senacyt y la UC, fue necesario conocer algunos aspectos generales que explican el concepto de reincidencia criminal; de tal manera que se debe comprender y corregir cualquier posibilidad de contrarrestar sus efectos sobre la persona privada de libertad, que una vez cumplida su condena, vuelve a cometer el mismo delito y regresa a la cárcel. Para ahondar más en la investigación, tuve que entender que el delito de narcotráfico es uno de los más dinámicos en Panamá, por lo que no es de extrañar escuchar que 3,265 personas fueron vinculadas al narcotráfico en 2020, las cuales fueron incautadas en Panamá. 2020, 84, 87 toneladas de drogas.

Panamá es utilizada por grupos transnacionales de narcotráfico como puente para transferir la droga producida en Colombia y su principal destino es Estados Unidos / Europa. Aquí entran en juego las pandillas nacionales, ligadas a cárteles internacionales, que realizan: blanqueo de capitales, tenencia / almacenamiento de drogas, comercialización, narcotráfico, tumbes, sicarios, narcotráfico. Sometidos a vecindarios “rojos” / marginados, estos jóvenes aprenden y perfeccionan tales actividades, viven con su pandilla y generalmente son capturados y penalizados en las cárceles.

Reincidencia delictiva, entendida como la reincidencia de un acto delictivo por parte de un individuo que previamente ha sido sometido a una intervención delictiva, según la ONU, la tasa global de reincidencia es del 70%, en Panamá es del 65%. En un país que muestra 18.728 internos, contenidos en 19 cárceles, donde tres cárceles, La Joya, La Joyita y La Nueva Joya tienen 11.502 detenidos, el 60% del gran total, determino enfocar la investigación en La Joyita, Pabellón 14, que alberga a 800 detenidos y donde la tasa de reincidencia delictiva, determinada por el delito de drogas, es del 65%.

Este pabellón es dominio de Bagdad, tiene plena autoridad en los pabellones que controla, como comunicación permanente con los barrios marginados de su control y con su socio internacional. Tiene constante enfrentamiento con otras pandillas.

El preso en el pabellón 14, una vez cumplida su condena, sale y trata de reintegrar a su barrio, comunidad, familia, pero es rechazado por todos, le temen y lo aíslan de la vida cotidiana de ese entorno vecinal. Sin embargo, una vez cumplida su condena, demuestra su «profesionalismo» en el delito de drogas una vez que ha pasado por la «prisión universitaria» y muestra su espíritu vengativo con todo su entorno social, su nuevo código ético y moral, posesión de armas. y su adicción a las drogas y al alcohol. Regresa a su pandilla y sufre una movilización controlada, el cuidado continuo y permanente de su vida, apoyando a su nueva familia y perfeccionando su mercado de ventas, incluso si hay enfrentamientos violentos con otras pandillas.

Este análisis lleva a la conclusión de que el problema de la reincidencia delictiva no está en la cárcel, por más programas de resocialización que allí se desarrollan, el delito se comete en el barrio «rojo», donde la pobreza y la marginalidad hacen que este individuo, desde temprana edad edad, únete a la pandilla en busca de un ingreso que te permita atender las necesidades primarias de tu familia (el 67% de los adolescentes que son detenidos pertenecen a pandillas, se iniciaron en el delito de drogas entre los 12-14 años, los 16 % de estos adolescentes en conflicto tienen entre 9-11 años, 85% consumen drogas y 65% ​​inician entre 7-15 años). Es la pandilla, el epicentro del crimen y la reincidencia criminal.

Aquí es donde se debe atacar el crimen, antes de ingresar a la cárcel y después de cumplir su condena. Debe existir una unión integral de todos los elementos que puedan impedir que el joven se una a la pandilla, como después de cumplir su condena, que implica la iglesia, asociaciones sociales / cívicas, ONG, junta comunal, alcalde, gobernador, policía, empresa privada. y las familias; todos juntos deben construir un espacio propicio para el regreso del preso al barrio y comunidad. Mantenerlo alejado del narcotráfico y las pandillas es el objetivo fundamental.

Economista

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *