Rey Dimas, una historia de lucha y superación en el deporte de las pesas

Esta es la historia del primer representante de Panamá en la disciplina de parapowerlifting en los Juegos Paralímpicos, así fueron sus inicios y su llegada al evento más alto del deporte mundial. Dimas compite mañana a las 9:00 AM

Rey Dimas

Rey Dimas en entrenamiento con su entrenador Máximo Víquez durante la burbuja que sostuvo en un hotel de la localidad, antes de viajar a Japón con la delegación panameña.Astrid Chang

“Empecé en el deporte por necesidad. Fue necesario cambiar mi prótesis. Un contacto me dijo que a través del deporte adaptado habría la posibilidad de obtenerlo y fue así como entré a formar parte del Comité Paralímpico de Panamá, quien me ayudó y al mismo tiempo me motivó a incursionar en la disciplina del parapowerlifting ”, comparte. Rey Dimas, de 35 años, quien buscará defender los colores de Panamá y llevarse una medalla a casa en los Juegos Paralímpicos Tokio 2020 + 1.

Su competencia tendrá lugar este 27 de agosto, a las 21:00 horas (hora local), en las instalaciones del Foro Internacional de Tokio.

“Mi objetivo es mejorar mi marca personal, dar el cien por cien y sobre todo dejar en alto el nombre de mi país”, dice.

Desde que Rey inició su carrera como paratleta en 2017, su evolución ha sido paulatina. Ha participado en el Mundial de Parapowerlifting México, en 2017, 120 kg; En el Paracentroamericano Nicaragua 2018, en los 130 kg ganó la medalla de oro; y en la Copa del Mundo de Parapowerlifting Colombia 2018, en la categoría de 150 kg.

Además, ha estado en la Copa del Mundo de Parapowerlifting de Kazajstán 2018, 153 kg. También en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019, donde ocupó el cuarto lugar en su categoría y en el Mundial de Parapowerlifting Bogotá 2021, donde obtuvo medalla de plata.

En marcha

Su preparación en medio de la pandemia ha sido un reto que Dimas ha sabido superar, ha transformado sus carencias en su mayor fortaleza. En medio de un encierro estricto y ante la falta de equipo para ejercitarse, esto no disminuyó sus ganas de seguir preparándose para sus próximos compromisos.

“Tuve que adaptarme a muchas cosas y ser creativo para entrenar. Recuerdo que una vez un amigo me dijo: ‘los deportistas en Panamá se hacen de verdad’ y la realidad es que así es. Los centros de alto rendimiento son necesarios entre tantas cosas, pero si te gusta el deporte, tienes que reinventarte sin importar la adversidad ”, dice.

El caso es que la necesidad agudizó su ingenio, desde su casa improvisó un banco con cajas de cerveza y utilizó otros elementos distintos a las pesas para mantenerse en forma. Su esposa fue parte de este proceso, quien lo acompañó en todo momento.

Dimas también se vio afectado por el covid-19, luego de dar positivo, su principal preocupación era su familia, no perder el ritmo, pero una vez que se recuperó, volvió a entrenar.

“En la pandemia, prácticamente tuve que ser mi terapeuta, mi fisioterapeuta, mi nutricionista. Admitió que no fue fácil, pero creo que cuando quieres salir adelante las excusas están en un segundo plano ”, reflexiona.

Vida personal

El deportista panameño a los cinco años fue intervenido quirúrgicamente por una malformación. «Mi madre dijo que después de esa operación, donde me amputaron la pierna izquierda, nunca volvería a ser el mismo».

Lejos de esa realidad, sucedió lo contrario. Dimas recuerda su infancia, a través de la voz de su madre, quien lo describe como un niño inquieto y con muchas ganas de jugar.

«Siempre quise hacer las cosas que otros niños hacían a pesar de mi discapacidad, me portaba mal, era travieso (risas)».

Rey creció en el barrio de San Isidro, en San Miguelito, donde ser fuerte era su única opción, no había otra. “De niño solía decir que tenía muchas desventajas, no solo por mi altura, sino también por mi discapacidad. Tuve que aprender a defenderme y jugar entre otras cosas. Siempre tuve en la mente que tenía que entrenar porque no quería que alguien me golpeara, quería estar físicamente fuerte por si tenía que defenderme ”.

Actualmente a sus 35 años, dice que su mayor inspiración a la hora de entrenar y competir es su hijo, pero sobre todo su madre. “Mi madre es una mujer de carácter fuerte, es una mujer correcta y, aunque en el pasado yo andaba mal, nunca me formó así, en mi caso fue difícil por el barrio donde crecí. «

Hoy Rey es barbero y en paralelo lidera su carrera como deportista. “Recuerdo cuando le conté a mi mamá sobre el parapoderlifting, al principio ella no lo entendió, pero poco a poco vio mis logros y el nombre de su hijo en el periódico. Llenarla de orgullo ha sido muy especial para mí ”, dice.

Siendo el primer paratleta panameño en representar al país en esta disciplina en los Juegos Paralímpicos, su objetivo es seguir inspirando a otros a emprender este deporte.

“Me gustaría que esta disciplina creciera y apoyara un deporte más adaptado. Antes ignoraba el tema, pero desde que entré al deporte, esto ha impactado mi vida de manera positiva. Quiero que la sociedad vea a las personas con discapacidades más allá de una lesión o una amputación. Mi deseo es que ya no seamos discriminados y que vean que nosotros también podemos aportar a la sociedad ”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *