La llorona del 25 de agosto de 2021

“La FAO reafirma que la Cooperación Sur-Sur y la Cooperación Sur-Sur Triangular pueden contribuir a lograr sistemas agroalimentarios más saludables, sostenibles y equitativos […]

Sin cooperación entre países no hay desarrollo global y se frustra el mayor objetivo de la Agenda 2030: no dejar a nadie atrás.

Desde la década de 1970, los países han adoptado medidas de apoyo mutuo de forma bilateral y multilateral, con el intercambio mutuo de conocimientos, experiencias, recursos técnicos y financieros, lo que conocemos como Cooperación Sur-Sur (CSS); o con un tercer socio, que apoya iniciativas entre dos o más países, denominada Cooperación Triangular Sur-Sur (CSST).

Tanto la CSS como la CSST son un vehículo importante para acelerar el desarrollo humano, debido a sus modalidades de cooperación flexibles y cambiantes, tales como diálogos de políticas, intercambio de conocimiento, intercambio de tecnología e innovación, financiamiento, aprendizaje entre pares e iniciativas regionales, entre otros.

Hoy, 12 de septiembre, se conmemora el Día de las Naciones Unidas para la Cooperación Sur-Sur (CSS), y en este marco, la FAO recuerda la importancia de compartir soluciones de desarrollo, en este caso relacionadas con la agricultura y los sistemas entre países, así como acciones colectivas. que promueven sus objetivos de desarrollo individuales y compartidos.

La FAO, durante las últimas dos décadas, ha promovido acciones de Cooperación Sur-Sur Triangular (CSST), como una modalidad clave de implementación para catalizar el desarrollo agrícola, la seguridad alimentaria, el desarrollo rural, la reducción de la pobreza y la nutrición.

Esto comienza por reconocer los importantes avances, conocimientos y experiencias que han acumulado los países del sur global, y que se traducen en valiosos aportes para otros países que enfrentan mayores desafíos para avanzar o consolidar los logros hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En América Latina, países como Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba, Ecuador, México y Uruguay han compartido soluciones de desarrollo con otros países en asuntos relacionados con el trabajo de la FAO; y también algunos países de Centroamérica, como El Salvador, Guatemala y Honduras, tienen soluciones interesantes para compartir con otros países.

Con la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, se ha puesto cada vez más énfasis en la CSS y la CSST como un medio para implementar los ODS. La Agenda subraya específicamente la necesidad de movilizar recursos a través del CSST y fortalecer estas asociaciones en temas como el desarrollo de capacidades, la ciencia, la tecnología y la innovación.

Esta herramienta ha ganado un mayor énfasis en los marcos de desarrollo global posteriores, incluido el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, el Acuerdo de París, en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y la Agenda de Acción. de Addis Abeba sobre Financiamiento para el Desarrollo. Este último subrayó la necesidad de recursos financieros adecuados y sostenidos –públicos, privados, instituciones financieras, bancos de desarrollo nacionales y multilaterales y otros– para cumplir con los ambiciosos objetivos de la Agenda 2030.

Además, la Segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre CSS (BAPA + 40) de 2019 ha dado impulso y ha proporcionado una hoja de ruta para la CSST. El documento final reconoció el importante papel que juega la Cooperación Sur-Sur para acelerar la implementación de la Agenda 2030 y erradicar la pobreza en todas sus formas y dimensiones.

Actualmente, y en el marco de la Cumbre de Sistemas Alimentarios, la CSST cobra especial importancia como medio para contribuir a los países cuyos sistemas agroalimentarios no logran desarrollar su potencial en todo el conjunto de ODS; y que, además, se ven más afectados después de que el COVID-19 haya exacerbado aún más las debilidades y vulnerabilidades estructurales existentes de sus sistemas alimentarios.

La FAO reafirma que la Cooperación Sur-Sur y la Cooperación Sur-Sur Triangular pueden contribuir a lograr sistemas agroalimentarios más saludables, sostenibles y equitativos que apoyen nuevos modelos de producción, aumenten la sostenibilidad y la inclusión en los sistemas agroalimentarios, mejorando la gestión y el uso de los recursos. , residuos y subproductos a lo largo de la cadena de suministro de alimentos.

Oficial de Cooperación Sur-Sur de la FAO para América Latina y el Caribe.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *