La llorona del 25 de agosto de 2021

“La red vial en Panamá, con más de 15 mil kilómetros de caminos de concreto, pavimento asfáltico, calles con tratamiento superficial y caminos de penetración sin revestimientos especiales, requiere mantenimiento permanente”

Todos los países del mundo necesitan una red vial adecuada para su desarrollo. El progreso acaricia tus lares cuando las calles, avenidas y carreteras están bien construidas y mantenidas.

En los últimos años hemos visto un deterioro de las calles de Panamá, que llama poderosamente la atención y nos obliga a preguntarnos qué pasa en el MOP. En el pasado, el éxito de un gobierno se limitaba al trabajo oportuno de la CAM y el MOP que construían y reparaban carreteras, aeropuertos y muelles. Pero parece que se ha olvidado, porque ahora solo importan las grandes obras y nadie se fija en los detalles, como tapar los baches de una calle.

Resulta que, para cubrir un bache, el MOP ha estructurado la Dirección Nacional de Mantenimiento y desde allí se entregan las pautas a las direcciones provinciales para controlar el deterioro de las calles. Esta gestión implica que los inspectores salgan de su oficina y verifiquen el estado de las calles, para programar y solicitar la cantidad de materiales que necesitarán, según el grado de deterioro de estos.

El asfalto es un material que se desgasta progresivamente y por zonas. Si el área es pequeña, el espacio está cubierto. Pero si el área es grande, entonces es necesario colocar una alfombra de asfalto que mida entre 5 y 10 centímetros de espesor, dependiendo de la intensidad del tráfico de la calle. El ciclo de vida del asfalto bien colocado es de entre 5 y 7 años con un mantenimiento adecuado. El deterioro de una calle se acelera con el tiempo debido al drenaje, el tráfico pesado o condiciones extraordinarias y ocasionales. La clave es poder tapar los huecos a tiempo y salvar el resto del buen material. Pero si el desgaste es considerable, la única alternativa es parchearlo con una carpeta y darle al pavimento 5 o 7 años más de vida.

Lo fundamental aquí es entender que para prolongar la vida útil de una carretera es necesario un buen plan de mantenimiento. No hay calle en el mundo que dure indefinidamente sin mantenimiento adicional o carpetas de refuerzo. Simplemente, hay que darle manutención y eso se ha perdido en Panamá. En un momento hubo planes de mantenimiento. En la Transístmica, por ejemplo, se logró ampliar el nivel de servicio y hoy existen áreas con hasta 10 centímetros de plegado. Lo mismo en via España, donde la carpeta se encuentra en varios lugares encima de la misma acera. Cuando eso ya no funcione, la capa de asfalto debe retirarse y rehabilitarse nuevamente.

Hay casos sorprendentes de carreteras que estaban bien construidas y que, con el tiempo, por falta de mantenimiento, se perdieron. Un ejemplo es el de Mariato – Quebro – Flores, construido por CUSA hace varios años, donde se mantuvo por 5 años y luego se paró el ciclo programado y hoy vemos los resultados. Un camino de más de cien kilómetros, estropeado porque no se cumplió un plan de mantenimiento. Lo mismo sucedió con los caminos de Tonosí, Cacao y todo el sector de las playas de Santa Fe, caminos bien construidos, pero que fueron abandonados y hoy son intransitables. Y por no hablar de las calles internas de El Valle de Antón, convertidas en un verdadero sello de ineptitud y una tarjeta de vergüenza por parte de las autoridades del MOP.

Claramente, el MOP no está haciendo su trabajo. Durante años se intentó crear un fondo vial para el mantenimiento de las carreteras, algo que ya tienen incluso Nicaragua y El Salvador, con mecanismos de recaudación automática a través de impuestos a los combustibles y peajes a los usuarios. La red vial de Panamá, con más de 15 mil kilómetros de caminos de concreto, pavimento asfáltico, calles con tratamiento superficial y caminos de penetración sin revestimientos especiales, requiere un mantenimiento permanente. Durante muchos años el MOP dependió de la CAM para este trabajo, luego durante la dictadura se apoyó en Acción Cívica de la Guardia Nacional, y más recientemente recibió ayuda de Fuertes Caminos, con decenas de pelotones de soldados estadounidenses que construyeron y equiparon calles, puentes. y escuelas.

Se establece que un dólar invertido en mantenimiento equivale a tres dólares gastados en rehabilitación, aritmética básica que no se puede entender en el MOP. Por lo tanto, lo primero que debe hacer el ministro es un inventario de las carreteras que necesitan reparación urgente y luego desempaquetar los anteproyectos de ley para crear de inmediato el fondo vial. Solo entonces estarán los mecanismos para crear las tripulaciones y poder cubrir los huecos. Estamos seguros que no solo el país recuperará el buen estado de sus calles, sino que los funcionarios también recuperarán el orgullo de sentirse útiles en un ministerio como el MOP.

Empresario

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *