Hallan restos humanos en el tren de aterrizaje de un avión estadounidense que salía de Kabul

«¿Cómo combatimos la desinformación? Investigar, escuchar y viceversa. Aquí hay algo para empezar. Ted Talk (2017) de Tristan Harris:» Cómo un grupo de empresas controla miles de millones de mentes todos los días «. […], «El dilema de las redes» (2020), un documental de Netflix […]»

Cuando solo escuchamos lo que nos parece correcto y «cancelamos» aquello con lo que no estamos de acuerdo, estamos destruyendo los cimientos de nuestra democracia. Y así, cada uno de nosotros se encierra en su propia realidad paralela, sin ver las infinitas posibilidades que existen más allá de las distracciones tecnológicas.

La desinformación nos ha polarizado tanto que hemos comenzado a atacar incluso a nuestros propios familiares. Además, las redes sociales nos han insensibilizado hasta el punto de manipular nuestro comportamiento. ¿Cómo hemos permitido esto?

Hoy preferimos gastar nuestro tiempo y energía en Twitter, Instagram y WhatsApp, en lugar de tener conversaciones incómodas en la vida real sobre política o religión. Este es un error muy grave para empezar, porque al evitar conversaciones que son cruciales para nuestro desarrollo, nos encerramos en nuestra propia burbuja mental. Al final, hablar con alguien con quien no estamos de acuerdo es la mejor manera de aprender algo nuevo. Y siempre aprendemos algo sobre nosotros mismos.

Ahora bien, cerrar nuestro pensamiento es una decisión consciente. Pero también hay otros factores inconscientes en los que las redes sociales juegan un papel clave. El problema radica específicamente en cómo se diseñan las plataformas de red, que generan dinero en función del tiempo que los usuarios pasamos en ellas.

«Los mismos modelos comerciales están diseñados específicamente para mantenernos adictos y agresivos, así como para polarizarnos y desinformarnos», dijo Tristan Harris, especialista en ética tecnológica y ex director de ética del diseño en Google.

Al igual que Harris, decenas de desarrolladores de plataformas, generalmente ya desconectados de diferentes gigantes tecnológicos, han salido a revelar la verdad. Por ejemplo, han revelado que todo lo que vemos en las redes sociales está controlado por algoritmos.

No me lo estoy inventando, lo aseguran peritos y en declaración jurada en las audiencias del Capitolio, que se vienen realizando desde 2020. Las sesiones están grabadas y disponibles en el “Comité de la Judicatura” en la sección de “Audiencias” del Senado de los Estados Unidos. Todo está disponible en Internet.

Ahora, los expertos aseguran que las redes están matemáticamente personalizadas para hacernos ver “posts” e “historias” de tal manera que, aunque dos hermanos estemos en la misma casa, con dos celulares diferentes, y al mismo tiempo decidamos busque las mismas noticias En Google, siempre veremos resultados de búsqueda diferentes.

Resultados personalizados, que determinarán nuestro comportamiento durante el resto del día. Noticias que nos llevarán a sentirnos tan enojados que cualquier interacción podría ser un detonante de una amenaza o agresión física. Además, creeremos que estamos haciendo un esfuerzo consciente en nuestras decisiones y convicciones, cuando en realidad los algoritmos deciden mantenernos en nuestra propia “realidad”.

Es decir, todas las publicaciones a nuestro alcance alimentarán nuestras “convicciones”. Pero solo de manera positiva, es decir, no abrirán espacio para el cuestionamiento, incluso si está respaldado por pruebas.

Ahora, supongamos que estoy convencido de que el Cambio Climático es real y que es la mayor amenaza que enfrenta mi generación. Por otro lado, supongamos que mi hermana está en contra del Cambio Climático y cree que es una teoría de la conspiración.

Ambos estamos de acuerdo y Google «Cambio climático». Así como una noticia de la BBC, respaldada por científicos, podría aparecer en Instagram para mí, afirmando que el nivel del mar subirá, si no evitamos que la temperatura del planeta suba X grados centígrados; Mi hermana recibirá un artículo de Fox News, asegurando que el Cambio Climático es una invención de «las élites» o «la nueva izquierda».

Así como cualquiera de nosotros puede ser seducido por las teorías de la conspiración, ambos somos igualmente vulnerables, ya sea que nos quedemos en nuestra propia burbuja mental, consciente o inconscientemente. Creemos que sacamos lo mejor de un producto que es gratis, cuando en realidad el producto somos nosotros mismos.

Las redes son la forma más fácil de distraernos de los problemas que tenemos que resolver hoy. El cambio climático es uno de ellos y, como todas nuestras responsabilidades sociales, ya no podemos postergarlas.

¿Cómo combatimos la desinformación? Investigar, escuchar y viceversa. Aquí hay algo para empezar. Ted Talk de Tristan Harris (2017): «Cómo un grupo de empresas controla miles de millones de mentes todos los días». O, para quienes gustan de Netflix, «The Network Dilemma» (2020), un documental de Netflix realizado por desarrolladores de plataformas como Facebook y Google.

Estudiante de Ciencias Políticas, Periodismo y Relaciones Internacionales.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *