La OIM insta a redoblar la cooperación para abordar el flujo migratorio sin precedentes en Panamá

Durante años el Darién ha sido atravesado por migrantes de todo el mundo que viajan a América del Norte.

La Organización Internacional para las Migraciones

Darién, la densa selva que sirve de frontera natural entre Colombia y Panamá, es una de las rutas migratorias más peligrosas del mundo.EFE

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) pidió este viernes «redoblar» la cooperación para atender el creciente flujo migratorio en Panamá, que en 9 meses de este año recibió a 91.300 personas que atravesaron la peligrosa selva del Darién, cifra que triplica el récord de 2016. .

«Existe una necesidad urgente de redoblar la coordinación entre los gobiernos y la cooperación internacional para dar respuesta a las necesidades humanitarias de la población en tránsito», dijo el Jefe de Misión de la OIM en Panamá, Santiago Paz.

El funcionario recordó que «el Pacto Mundial para una Migración Ordenada, Segura y Regular recomienda la cooperación entre los Estados para poder responder de manera inmediata y coherente a las necesidades de los migrantes en condiciones de vulnerabilidad, y esta necesidad es especialmente evidente en el tapón de Darién».

Darién, la densa selva que sirve de frontera natural entre Colombia y Panamá, es una de las rutas migratorias más peligrosas del mundo, tanto por las características de una selva como por la presencia de grupos del crimen organizado que ya la han utilizado. por tráfico de drogas y armas.

Durante años ha sido atravesado por migrantes de todo el mundo que viajan a Norteamérica, con picos de tráfico entre 2015 y 2016, luego de viajeros cubanos, y ahora con la movilización de decenas de miles de haitianos.

Paz señaló que poder dar respuesta «a las necesidades de los migrantes que transitan irregularmente por Panamá plantea desafíos muy importantes, especialmente en relación a la existencia de fondos para hacerlo».

El gobierno panameño, recalcó el funcionario internacional, creó «una infraestructura física e institucional para albergar temporalmente a la población en tránsito y atender las necesidades humanitarias de esta creciente población migrante».

En el caso de Darién, existen dos estaciones de recepción migratoria (ERM), «donde los migrantes acceden a alojamiento y alimentación y donde se monitorean los posibles casos de covid-19». Estos fueron construidos con el apoyo técnico de la OIM y otras organizaciones internacionales.

LAS CIFRAS DE LA POBLACIÓN EN MOVILIDAD

Entre enero y septiembre de 2021, un total de 91.300 personas cruzaron el Darién en su viaje hacia América del Norte, lo que «triplica el récord registrado en 2016», dijo la OIM con base en datos del Servicio Nacional de Migración (SNM) de Panamá. .

La mayoría eran haitianos (56.600), muchos de ellos acompañados de menores, seguidos de cubanos (12.800), venezolanos (1.500), así como nacionales de países asiáticos y africanos, entre ellos Bangladesh, Senegal, Ghana, Uzbekistán, India y Nepal. dijo el organismo internacional en un comunicado.

Las cifras revelan un aumento en el número de migrantes venezolanos que cruzan el Darién, con 1.529 entre enero y septiembre de este año frente a 66 en 2017, y también de menores, ya que hace cuatro años representaban el 2% y en los primeros 9 meses de este 2021 alcanzó el 20%.

A Norteamérica (Estados Unidos, Canadá o México) están viajando familias enteras de haitianos, con hijos nacidos en Chile o Brasil, países en los que se habían asentado hace años, e incluso con bebés nacidos durante el viaje.

Los migrantes pasan con frecuencia por países de América del Sur y «hacen el cruce en condiciones de alta vulnerabilidad y están expuestos a riesgos a lo largo de la ruta migratoria, particularmente en el Darién Gap», dijo Paz.

Estos movimientos migratorios se desaceleran durante la temporada de lluvias, entre mayo y julio, pero las cifras de este año muestran un aumento a pesar del clima, lo que plantea riesgos adicionales para los viajeros por el aumento del caudal de los ríos, indicó la OIM.

El director del instituto forense panameño, José Vicente Pachar, dijo a Efe este miércoles que en Darién se han registrado «alrededor de 50 muertes de migrantes» en lo que va de año.

Solo a fines de septiembre pasado una decena de migrantes haitianos perdieron la vida luego de ser arrastrados por un río crecido en la provincia de Darién, según investigaciones de las autoridades panameñas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *