La tristeza de agosto y septiembre de 1954

Plaza pública

Buenas tardes amigos … Juan del Istmo no hablará hoy de política, ni de asuntos legales o económicos, mucho menos de temas superficiales o sonrientes, de esos que surgen por sí mismos cuando hay alegría en el alma, y ​​la alegría es saliendo por los labios. Porque la muerte está a la vuelta de la esquina. Y poco es cuando la muerte, al acecho, pone su voluntad inexorable en seres que no dan nada a la familia, la comunidad o la República. Pero en este viaje, que se prolonga desde hace varias semanas, está liderando a los mejores y sembrando un gran dolor de espinas. Y cuando hay mucho dolor, la charla ruidosa en la plaza pública no es apropiada …

Primero fue Octavio Méndez Pereira, quien cayó, una mañana de sábado (14 de agosto de 1954), de un corazón cansado ya fatigado de llevar tantos ideales.

Y esa muerte inesperada cuando el maestro estaba en plena batalla, nos hizo olvidar pequeños resentimientos. Porque estos desaparecen rápidamente cuando se impone la pena a los espíritus como reparación tácita, como arrepentimiento mudo. ¡Qué golpe, y qué vacío, y qué llorar con lágrimas sinceras! La Universidad, como de un solo golpe, se quedó sin su Rector y su numen, y su guía constante y certera para los grandes días. El país se quedó repentinamente sin uno de sus hijos más ilustres. La cultura panameña perdió en un solo segundo, en esas primeras horas de ese sábado siniestro, a su campeona más galante, a su exponente más ilustre. Y la juventud, que siempre tiene grandes gestos, se echó el cadáver sobre sus hombros y lo condujo por el camino lleno de sol y dolor, como diciendo a todos con orgullo: “La muerte nos lleva para siempre. Pero aquí estamos planteando más que el despojo físico, su grandeza, su idealismo, su afán de superación, su amor por la Universidad y por la patria ístmica… ”.

Nota del editor: Este escrito fue publicado en el diario «El País» dirigido por Samuel Lewis Arango, el 8 de septiembre de 1954; en la columna titulada “Plaza Pública” que escribió el Dr. José Issac Fábrega bajo el seudónimo de Juan del Istmo. Fábrega, quien fue director de La Estrella de Panamá en la década de 1930. Durante su vida, fue un ejemplo de virtudes cívicas, un hombre público de impecable integridad, un educador dedicado, un promotor de la historia, las letras y la cultura nacional. Entregó relevantes aportes a la vida nacional como diputado a la Asamblea Nacional, ministro en las carteras de Relaciones Exteriores y Educación, miembro de la Asamblea Constituyente que aprobó la Carta Constitucional de 1946 y profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad. de Panamá. Además, fue miembro de la Academia Panameña de la Lengua y miembro de la Academia Panameña de la Historia, miembro correspondiente de la Real Academia Española y con sus notables cualidades intelectuales realizó importantes aportes al desarrollo del sentimiento de identidad nacional. . La Organización de las Naciones Unidas lo nombró miembro del Comité Mundial de Libertad de Prensa y, en 1948, fue candidato a la presidencia de la República, en esta nota recoge la tristeza que abrumaba a la sociedad panameña en la década de 1950, antes de la muerte súbita. de dos figuras estimadas. El eterno rector magnífico de la Universidad de Panamá y el protagonista de uno de los boleros más reconocidos en la historia de la música universal, “Historia de un Amor”.

Luego, con semanas de media (6 de septiembre de 1954), fue Mercedes Casanovas de Eleta. Y aunque Juan del Istmo no la conoció personalmente, sí conoce muchos detalles: Veintisiete años de vida, y virtudes y más virtudes, en el alma. Una belleza de apariencia suave, contornos suaves, luz suave, como un amanecer que comienza. Una dulzura infinita. Un sentido profundo y santo de ser mujer, esposa y madre. Una de esas formas de ser femeninas inconscientes que hacían decir en los viejos tiempos: «¡Qué gran dama!» Y junto a todas esas virtudes, la fortuna, que tuvo y aceptó sin estridencias, con una clara sencillez cristiana. Y aún más, mucho más que la fortuna, el amor de un marido, siempre lleno de un sano orgullo de ser dueño de un ángel, y de unos niños pequeños, y de una pareja de viejos nobles que habían tenido toda la vida absortos y concentrados. en eso su hermoso fruto extraordinario.

Y un día, es decir anteayer, cuando el tercer hijo acababa de salir del útero joven hacia el presunto hogar que ya comenzaba a tomar la forma de un robusto tronco panameño, he aquí, la muerte al acecho llegó en un Aspecto poco común de la poliomielitis fulminante, y tomó a la mujer excepcional, como le agradó poner, en ese escenario del súbito y cruel secuestro, toda una estela de trágicos trazos negros.

Pero la muerte – hay que aclararlo – no quitó las virtudes, ni la memoria. Porque el recuerdo permanece para el marido como inspiración perpetuamente envolvente, y para el anciano, que creó y cultivó este milagro de la mujer, como consuelo permanente. Y las virtudes quedarán para los niños. Que es mucho que decir. Porque Juan del Istmo ha escuchado mucho exclamar estos días: «¡Qué clase de niños ilustres deben ser esos niños de Merceditas Casanovas de Eleta …!»

La muerte ha existido desde hace varias semanas, no llega suavemente sino en un golpe de tragedia. La muerte está esparciendo un gran dolor, porque en estos días ha dispuesto sacar lo mejor de ellos. Y cuando hay muerte y hay dolor, la charla bulliciosa en la plaza pública no es apropiada. Tranquilizarse…

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *