Lo que esconde la caja de Pandora

Con la sensación de déjà vu, nos llega otro tráiler de Hollywood (o Washington): Pandora’s Box. Invitamos al lector a nuestra conferencia hace cinco años (2016): «Papeles de Panamá: la conspiración», en la que describimos cómo la CIA armó la red de los «Papeles de Panamá», interviniendo en la oficina de Mossack-Fonseca y utilizando el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (CIPI, o ICIJ en inglés) (Julio Yao «Papeles de Panamá: una conspiración occidental I, II y III», La Estrella de Panamá, 13 de septiembre de 2017).

Estados Unidos, laguna fiscal

El ICIJ, financiado por George Soros -de las “revoluciones rosadas” – Rockefeller y AID, nunca ha criticado a Estados Unidos, sus aliados anglosajones o sus paraísos fiscales. No en vano Dmitri Peskov, portavoz presidencial de Rusia, ha dicho que, en la caja de Pandora, “falta la laguna fiscal offshore más grande del mundo”, en referencia a Estados Unidos, ya que el pez más grande del planeta nada en esa laguna y que Like criaturas de las profundidades, no resisten la luz del sol.

Pandora iguala la cantidad de documentos robados por la CIA a Mossack-Fonseca en 2016 en 11/12 millones. Pero si hubiera 190 periodistas del ICIJ, Pandora ahora recluta a 600, aunque nadie podrá ver u oler siquiera esos documentos desde lejos, lo que requerirá una montaña de idioteces para creerlo al pie de la letra.

Luchar contra la corrupción es un deber, pero ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio es un engaño, una estafa contra la sociedad. La falsa lucha contra la corrupción se convierte en sanciones unilaterales, crímenes de lesa humanidad prohibidos por la ONU, como la lista Clinton, la lista Engel de Estados Unidos contra Centroamérica, y los «gaffos» multicolores que nos acusan sin derecho a apelar.

¿A quién denuncia Pandora en Panamá?

El expresidente Ernesto Pérez Balladares (1995-1999) autorizó la primera Oficina Comercial de la República Popular China para disgusto de Taiwán y Estados Unidos. A través de su canciller Jorge E. Ritter, EPB negoció con John Negroponte un Centro Multinacional Antinarcóticos (CMA) que los panameños rechazamos: dos delitos imperdonables para Washington.

El ex presidente Ricardo Martinelli (2009-2013) no debería tener dificultades con Estados Unidos, ya que le hizo importantes favores. El 15 de julio de 2013, Martinelli impidió que un barco auxiliar de la RPD de Corea cruzara el Canal de la Mancha. El buque, procedente de Cuba, fue detenido por Estados Unidos en alta mar, en franca violación del Acuerdo Marítimo de la ONU (Convemar) y en clara violación del Tratado de Neutralidad que exige el tránsito expedito a los buques auxiliares de todos los Estados. , al igual que el «Chong Chon Gang». Las sanciones de la ONU a Corea del Norte sobre armas no podían invocarse para contradecir la neutralidad del Canal, que tradicionalmente se transitaba en dicho barco.

«Luchar contra la corrupción es un deber, pero ver la paja en el ojo de otro y no la viga en el propio es un engaño, una estafa de la sociedad».

Martinelli confesó: «Cuando la CIA me pidió que detuviera un barco norcoreano que venía de Cuba, no parpadeé».

Martinelli huyó a Estados Unidos, pero fue extraditado a Panamá, donde enfrenta cargos de soborno de Odebrecht, quienes tienen a sus dos hijos en Guatemala a punto de ser extraditados a Estados Unidos.

Roma no paga a los traidores

Como dijo el cónsul Escipión: «Roma no paga a los traidores». Pero la nueva Roma no aclaró a qué traidores se refiere, pero lo que sí es obvio es que Washington es sumamente ingrato (Julio Yao, «Un presidente al servicio de la CIA», Red Voltaire, 18 de mayo de 2018).

El expresidente Juan Carlos Varela hizo contactos con China cuando era vicepresidente y canciller de Martinelli. Pero fue su decisión de establecer relaciones con China el 13 de junio de 2017, sin el consentimiento del embajador o procónsul de Estados Unidos, John Feeley, lo que le valió una condena fulminante de Roma, perdón, de Washington.

Taiwán quemó la bandera panameña tanto aquí como en Taipei, y aún esperamos sus disculpas (Julio Yao, “Creo que Estados Unidos puede intentar una especie de golpe suave en Panamá”, Sputnik, China, Panamá y Geopolítica, Editora Chen, 2021, págs. 154-156).

Desde entonces, manadas de altos funcionarios militares y civiles estadounidenses han pasado por Panamá que han ofendido y calumniado a China y han presionado al gobierno de Laurentino Cortizo (2019-2023) para enfriar las relaciones panameño-chinas y frustrar importantes proyectos para Panamá.

Tienen a Varela subiendo y bajando las escaleras de las oficinas judiciales, mientras Washington se lleva todo tipo de concesiones monopolísticas e inconstitucionales de Panamá. ¿Es esto o no un golpe tierno, una forma de guerra legal?

Ausencias notables

Sorprende la ausencia de tres presidentes. La caja de Pandora no cita a la expresidenta Mireya Moscoso (1999-2004) ni al expresidente Martín Torrijos (2005-2009), ni al presidente Laurentino Cortizo (2018-2023).

El primero tuvo que ser investigado por decenas de millones de dólares donados por Taiwán y depositados en cuentas offshore en Bélgica. La expresidenta le hizo grandes favores a Washington: permitió la remilitarización de Estados Unidos y el libre ingreso a Panamá de sus fuerzas militares en contra de la esencia del Tratado de Neutralidad. Lo que para nosotros es traición nacional, para Estados Unidos es incienso en su altar. Desde ñapa, Moscoso indultó ilegalmente al confeso terrorista Luis Posada Carriles, un favorito de Washington, a pedido del general Colin Powell, por lo que la comunidad “cubanoamericana” entregó a Moscoso un lujoso Cadillac blindado. Roma no paga a quienes la traicionan, pero sí recompensa a sus leales servidores.

El expresidente Martín Torrijos se hizo amigo del asesino de su padre, George Bush y, siguiendo sus instrucciones, decidió no abrir relaciones con China Popular. Bush iba de incógnito en un viaje de pesca en Bahía Piñas, provincia de Darién, y lo acompañaba su canciller, Samuel Lewis Navarro, testigo del vergonzoso veto imperial.

El tratado de neutralidad, abajo

Durante el período Torrijos, el 5 de diciembre de 2008, el destructor “Almirante Chabanenko”, el buque insignia de la flota rusa del Mar del Norte que visitaba la región, se preparaba para cruzar el Canal. Era la primera vez en 60 años que un buque de guerra de la URSS o Rusia llegaba por la ruta interoceánica. Sin embargo, cuando llegó a su puerto de atraque, se encontró con que un buque de guerra estadounidense estaba ocupando su lugar, por lo que el «Chabanenko» tuvo que perder muchas horas en el Pacífico, alterando seriamente su horario.

Esta fue una segunda violación del Tratado de Neutralidad, que requiere no obstruir el tráfico. Torrijos, como siempre, ni siquiera se enteró, porque para eso está el asesor estadounidense de la Presidencia de la República.

¿Y el presidente Cortizo? Su canciller, Erika Mouynes, dijo en Washington a fines de septiembre que Panamá aspira a ser el «socio estratégico más importante de Estados Unidos en la región». El señor Daleep Singh, viceministro de Seguridad Nacional de Estados Unidos, en una gira por Panamá, Colombia y Ecuador, acaba de dar su consentimiento al afirmar que, en efecto, «Panamá es el socio estratégico más importante de Estados Unidos en la región».

Muy bien, gracias, pero ¿qué hacemos entonces con la neutralidad de Panamá y el Canal?

El autor es analista internacional y exasesor de política exterior de la República de Panamá.

MISIÓN Y VISIÓN

Pensamiento Social (Pesoc) está conformado por un grupo de profesionales de las ciencias sociales que, a través de sus aportes, buscan promover y satisfacer necesidades en el conocimiento de estas disciplinas.

Su propósito es presentar a la población temas de análisis sobre los principales problemas que la aquejan y contribuir a las estrategias de los programas de solución.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *